Del “Big Data” al “Sospechosismo”: La importancia de la información en suministros

Tenemos que reconocer que la materia prima básica de un profesional en suministros es la información. En innumerables ocasiones el comprador no tiene contacto físico con el material que se adquirió o presencia la entrega del servicio contratado.

En los últimos meses, se ha escuchado mucho hablar acerca del “Big Data” que no es más que la gran cantidad de datos que se generan en las transacciones comerciales del día con día y que mediante el uso de herramientas analíticas permite identificar relaciones que a simple vista eran difíciles de encontrar. Así por ejemplo, se puede identificar la edad, el género, el perfil socioeconómico y la frecuencia de compra del consumidor de un cierto producto o servicio, lo que permite que las empresas sean más precisos en su publicidad, políticas del precio y manejo de inventarios en la búsqueda de un alto nivel de servicio.

En el caso de los suministros, el “Big Data” se asocia con el análisis de gasto, ya que a través de un análisis detallado de esta información se puede conocer quiénes son los usuarios que demandan un producto o servicio, con qué frecuencia lo hacen, junto con que otros productos o servicios lo demandan, agregar eso se adquieren y quienes son los proveedores que los suministran. Todo esto es esencial para el diseño de una adecuada estrategia de suministros.

Es innegable que el adecuado análisis del “Big Data” un marca la diferencia entre las empresas es se mantendrán competitivas y las que no podrán sobrevivir en el mercado debido a la parte de decisiones oportunas y adecuadas.

Sin embargo, más allá del “Big Data” existe otro tipo de información crítica para el adecuado trabajo del personal de suministros que generalmente no se encuentra dentro de los grandes sistemas informáticos sino que se encuentra escondida o insinuada en fuentes de información pública o privada o en conversaciones cotidianas.

El profesional en suministros debe saber leer entre líneas, anticipar situaciones desarrollar modelos de pensamiento deductivos que determinan prepararse para situaciones que ponen en riesgo la continuidad del suministro o los niveles de precio.

Una pequeña nota en un periódico que menciona problemas laborales en una mina en un país africano puede representar para el comprador una señal de alerta sobre la disponibilidad de una materia prima crítica dentro de su cadena de suministro y puede requerir una investigación más detallada del caso o el inicio inmediato de una serie de acciones preventivas.

El anuncio de que un competidor está evaluando la adquisición de un proveedor que es común para ambos, puede ser suficiente para desencadenar una serie de estrategias de mitigación de riesgo por parte del profesional de suministros.

Cada comprador, debe desarrollar con el tiempo fuentes de información directas e indirectas que le permitan monitorear a los mercados, reguladores y proveedores clave de su cadena de suministro. Basado en esa información, debe desarrollar el “instinto” que le permita traducirla en acciones específicas que le permita garantizar el suministro oportuno y al menor costo total.

La información no tiene precio, invertir todos los días tiempo para recopilar información clave es un hábito que todo profesional en suministros debe desarrollar a lo largo de su carrera.

From big data to “sospechosismo”: The importance of information in supply

Everybody is talking about big data and its effect on companies’ profitability, but sometimes in supply the most powerful information is hidden on ordinary news. The information doesn't have a price; investing time every day to gather key information is a habit that all professionals have to develop during their careers.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *