El reto de la logística inversa

Entendemos por logística inversa al proceso de planeación, implantación y control del flujo de materias primas, materiales en proceso y productos terminados, así como el de su información relacionada; desde el punto de consumo hacia el punto de origen con el objeto de recuperar el valor de los materiales o asegurar su correcta eliminación.

Tendemos a pensar que la logística inversa es tarea de otros, que es algo en lo que nosotros no podemos participar y por lo tanto no debemos preocuparnos. Sin embargo, esto no es así, el poder efectuar correctamente un enfoque integral de logística inversa requiere la participación de múltiples funciones de la organización. Entre las que deben tener una participación más activa se encuentran:

Alta dirección: La logística inversa no tendrá éxito si no se definen claras políticas de responsabilidad social corporativa y se asignan recursos para su cumplimiento. No se logra por decreto, se logra por compromiso y acción.

Finanzas: Debe suministrar información para garantizar que el proceso es rentable o tiene un bajo costo asociado. Muchas veces, no se pone atención a este tema suponiendo que tendrá un alto costo o que es una mala inversión.

Diseño: Los productos deben ser diseñados tomando en cuenta los principios de sostenibilidad a lo largo de todo su ciclo de vida, desde la introducción, pasando por el mantenimiento y uso sin dejar de considerar el final de su vida útil. Para esto, es importante aprender de las experiencias de los recalls de nuestros propios productos y de organizaciones similares. En caso muy importante para esto lo representa el diseño del empaque.

Mercadotecnia: Creando conciencia de los clientes sobre la necesidad de actuar con una visión sustentable, así como también definiendo mecanismos prácticos y accesibles para retorno de mercancía a centros donde se pueda disponer adecuadamente de ellos. En algunos casos, es posible encontrar o desarrollar mercados secundarios para productos que aún tienen vida útil, lo cual promueve los procesos de recolección, reparación y puesta en operación.

Logística: Para muchos, es el área responsable de esta tarea considerando que aparece en el nombre del proceso, pero como hemos visto, es sólo un jugador más del ciclo. Su contribución fundamental se concentra en el desarrollo de políticas y procedimientos para la recolección y disposición de empaques y materiales en desuso de forma rentable. No debemos dejar a un lado, el desarrollo de los sistemas de información que permiten conocer la existencia de estos materiales y poder llevar un control detallado, físico y financiero, de los mismos.

Suministros: Las acciones asociadas con la logística inversa van más allá de lo que se puede hacer en los productos terminados, la empresa es responsable de influir en las prácticas de diseño y manufactura de sus proveedores para promover en ellos práctica sostenibles. Es también una responsabilidad tradicional del área de suministro tomar acciones sobre la disposición de materiales sobrantes que deben ser manejados bajo una filosofía de logística inversa.

La logística inversa da mucho más allá de “hacer lo moralmente correcto”, se ha vuelto o un requerimiento legal en muchos países y bien manejado puede convertirse en una fuente de ingresos que la construcción en imagen favorable de la organización ante la sociedad

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *