Adaptándonos a los cambios en las cadenas de suministro

Las cadenas de suministro son un ente en constante evolución por lo cual se requiere de un enfoque flexible y un permanente monitoreo del entorno para su adecuado diseño y operación.

Un elemento en común en la mayoría de las áreas de cadena de suministro, como logística, compras, planeación o inventarios, es que cuando las cosas se hacen bien, pasan desapercibidas, es la forma natural de operar, pero cuando algo sale mal, el impacto es tan grande y evidente que todos lo ojos de la organización, y posiblemente de una parte de la sociedad, se enfocan en resaltar la falla.

Un caso muy sonado es el de KFC en el Reino Unido, que a inicios del 2018 tuvo un problema con el suministro de pollo fresco para aproximadamente 900 restaurantes de la cadena, lo que ocasionó el cierre de las operaciones, con la consecuente pérdida de ventas. El impacto fue tal, que el equipo de relaciones públicas decidió publicar una página completa en un periódico local para minimizar el daño a la marca.

Sabemos que cuando una tarea repetitiva es realizada por una persona, está sujeta al posible error natural, a la voluntad  así como a su disponibilidad. La consistencia y la capacidad de identificar patrones de un sistema, es muchas veces superior a la de una persona, además, los equipos electrónicos no realizan falsas promesas o inventan excusas sobre su conducta.

Si en el caso de KFC se hubiera utilizado un tecnología como el Internet de las Cosas, IoT, la información sobe la falta de producto hubiera sido transmitida de forma oportuna a las personas correctas y seguramente se hubieran podido implementar acciones de contingencia.

La capacidad de los equipos de procesos grandes cantidades de información en tiempo real, les permite analizar la información para asegurar que las situaciones anormales son identificadas y notificadas de forma oportuna.

Otras transformaciones que están ocurriendo en las cadenas de suministro, es el cambio del origen de las fuentes que proveen ciertos componentes y que en términos generales se pueden clasificar en tres: Offshoring, Nearshoring y Reshoring.

Offshoring se refiere a mover procesos de manufactura o servicios a otros continentes, principalmente con la finalidad de aprovechar menores costos locales. Para tener éxito en ese tipo de suministro, es importante seleccionar partes de baja complejidad, alto volumen y que incorporen baja transferencia de propiedad intelectual.

El gran reto con estas compras es que se debe tratar con múltiples culturas, marcos legales, zonas de tiempo e idiomas. La velocidad de cambio a las modificaciones solicitadas por los clientes es muy limitada debido a que se consume mucho tiempo en la comunicación y la toma de decisiones  y además los proveedores no tienen siempre los recursos financieros y físicos para establecer rigurosos sistemas de control de procesos. Como si esto fuera poco, en algunos casos aparecen “costos escondidos” que no fueron visualizados al hacer la contracción inicial.

Cuando nos referimos a Nearshoring, significa que se ha movido una operación a un país cercano a la fuente original. Generalmente, se aplica a productos de baja complejidad y alto volumen, y se buscan tener ventajas en el costo sin una alta complejidad logística.

Aunque posiblemente los conflictos culturales y legales serán menores que en el Offshoring, es algo que debe ser atendido desde el inicio de la decisión de relocalización, junto con los temas asociados con la calidad de los materiales adquiridos.

Por último, Reshoring se refiere a regresar al país original operaciones de negocio que habían sido enviadas a otro país. Para mucha gente, esto puede significar el reconocimiento de un error o un fracaso, pero no tiene por qué ser así, ya que los cambios en las condiciones locales y en el país de suministro, así como modificaciones en los patrones de demanda, pueden ser argumentos suficientes para un cambio en la decisión sobre el mejor lugar para el suministro.

Un gran promotor del Reshoring es la automatización de tareas, que hace que los beneficios de bajo costo en la mano de obra ya no sea significativo, o que los requisitos de calidad y tiempo de respuesta puedan ser satisfechos de mejor forma cuando la empresa tiene control directo del trabajo.

Asociado a esta decisión, viene una mejora en los tiempos de respuesta, los inventarios y la capacidad de hacer modificaciones demandadas por los clientes. Los retos del Reshoring se pueden encontrar en la disponibilidad de mano de obra calificada o el incremento inicial de los costos por las inversiones en las nuevas tecnologías.

Finalmente, una herramienta básica para mantener a la empresa adaptable y flexible es la visibilidad. La visibilidad tiene 3 grandes orígenes: la necesidad de centrarse en el nuevo cliente, el reto de tener que entregar pequeñas cantidades con mayor frecuencia en más lugar y finalmente, la existencia de nuevas tecnologías que permiten un nuevo proceso de colaboración dentro de la cadena.

Se puede considerar que existen  tres enfoques para alcanzar la visibilidad:

  • Utilizar proveedores de portales que permiten consolidar la información de los miembros de una red.
  • Rastreos en tiempo real de las operaciones, sobre todo en el transporte con el uso de geo-referencias.
  • Los creadores de visión, que no se limitan a saber dónde están las cosas sino que buscan entender dónde estarán.

La visualización está soportada en tecnologías en desarrollo y  seguirá siendo una herramienta crítica para la capacidad de adopción de la organización, por lo cual su evolución merece de un monitoreo permanente y formal.

 

Más detalle sobre estos temas pueden ser consultados en las siguientes publicaciones : A self-correcting supply chain on the horizon, escrito por Delany Martinez,  Managing Global Supply Chains: A Shore Bet, escrito por Karen M. Kroll y publicado en Inbound Logistics en Julio del 2018 y Next-generation visibility: What will it take to get there?  escrito por Fabrizio Brasca.

Voices (2)

  1. Víctor Manuel García:

    Buenisimo material!

  2. Amintore Confalonieri:

    Los cambios en la Cadena de Suministro tienen tres nombres: Digital Transformation, Big Data y AI

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.