Agilidad e Innovación

Hay dos conceptos que deben integrarse rápidamente dentro del rediseño de la función de compras, esquemas de trabajo ágiles y una priorización de la innovación. Lo interesante es que si se atacan de forma conjunta ambos temas los resultados pueden potencializarse de manera relevante.

La obsesión por controlar a las compras ha hecho que muchas organizaciones desarrollen procedimientos inflexibles para controlar al área. En un mundo tan incierto y frágil, las decisiones de compras no pueden ser siempre realizadas bajo reglas fijas, ya que la nueva visibilidad alcanzada con la tecnología facilita la rápida toma de decisiones.

Tener un marco general de control es algo adecuado, pero con un mercado que demanda respuestas inmediatas a sus demandas no podemos continuar operando con una figura de un policía que supervisa todo por lo que debemos generar una función con una nueva agilidad.

Algunos de los cambios que están ocurriendo en el área para promover esta agilidad son:

  • Trabajar bajo un enfoque “ágil” para satisfacer las necesidades de los clientes, esto implica generar ideas que se prueban rápidamente, y mediante prueba y error se construyen soluciones adecuadas a las nuevas necesidades. Compras deberá ser parte de tribus y escuadrones que buscan generar soluciones innovadoras para el mercado.
  • Generar una mayor tolerancia a las fallas. La base del pensamiento ágil es la experimentación, se deben retar los procesos actuales y premiar la eficiencia.
  • Trabajar con los proveedores bajo contratos ágiles. Los cortos tiempos de respuesta al mercado hacen que las empresas tengan que utilizar múltiples fuentes de suministro y los volúmenes de consumo cambien de acuerdo a disponibilidad. También esto ayuda a reducir el riesgo. En algunos casos, la velocidad de respuesta deberá llevar prioridad sobre el bajo precio.
  • Utilizar “smart contracts”. Esto es una aplicación del Blockchain que permite mantener un registro inviolable del desempeño de las partes en la operación de un contrato.

En otro tema complementario al cambio del área, frecuentemente pensamos en la innovación como un problema de desarrollar internamente nuevas capacidades, pero bajo las actuales condiciones el valor puede ser desbloqueado al ampliar y profundizar las conexiones comerciales. Una ventaja competitiva es aprender a usar todas las superioridades que ofrecen los miembros de nuestro ecosistema, incluyendo proveedores, clientes,  y recursos abiertos y pensar en términos de una red de valor extendida.

Si consideramos que hace menos de 100 años, en 1928, Henry Ford operaba la planta de River Rouge prácticamente 100% integrada de forma vertical, con más de 100,000 empleados y ésta era considerada como “la gran” ventaja competitiva, resulta difícil pensar que en las fábricas actuales las personas están pasando de ser los transformadores a manejadores de robots y de seguidores de órdenes a creadores y a administradores de relaciones colaborativas con otros colaboradores para diseñar el trabajo que deben hacer dichos robots. Este nuevo panorama laboral demanda nuevas capacidades y nuevos modelos de compensación.

Otra referencia relevante en los negocios viene de hace 20 años cuando Michel Porter publica su famoso libro “Competitive advantage” en donde afirma que la clave para el éxito a largo plazo era el dominar la cadena maximizando el poder de regateo con los proveedores, clientes, nuevos entrantes y bienes sustitutos. Bajo los nuevos modelos la competitividad no se basa en los activos o en el control directo de las capacidades, sino en lo que la empresa puede acceder. El talento la tecnología y la información de nuestro ecosistema.

Tal vez el primer proyecto de “open spaces” para una verdadera innovación se dio en 2005 con el llamado “The Cancer Genoma Atlas” en donde un investigador llamado Jean Claude Zenklusen entiende que al compartir sus datos abría las posibilidades para encontrar nuevas correlaciones y soluciones. Un caso empresarial similar lo realizó una minera llamada Goldcorp que pudo encontrar nuevas formas de explotar viejas minas y bajar sus costos en múltiplos de 10 al trabajar de forma abierta con sus ecosistemas.

Otro caso digno de considerar proviene de una de las industrias más cerradas, la farmacéutica y es cuando Eli Lilly crea en el 2001 “The innocentive Platform”, buscando soluciones a 21 viejos problemas, ofreciendo premios de 20 a 25 mil dólares. Diecisiete años después, InnoCentive es una empresa independiente con más de cien mil solucionadores de problemas, que extendió masivamente sus capacidades mucho más allá de lo que pudo lograr internamente.

Actualmente, prácticamente lo mejor de cada cosa se encuentra afuera de tu organización y la ventaja competitiva ya no se encuentra en la punta de la cadena de valor, sino en el centro de las redes.

La posición preferencial de compras para integrar la innovación de los proveedores, le permite convertirse en un generador de ventajas  incrementales o disruptivas, esto implica:

  • Enfocarse en mejoras continuas sobre productos o servicios existentes
  • Crear innovaciones radicales que transforman mercados o industrias existentes hasta crear nuevas

Para lograr esto es necesario crear conexiones con las personas correctas y tener la capacidad para identificar, evaluar, ejecutar y transformar las operaciones y los procesos de negocio. Abrir a la organización a una fuente masiva de innovaciones por parte de los proveedores es algo que se debe atender de forma inmediata. Según un estudio del 2015 de “Hackett Group” las áreas de compras consideraban ser deficientes en la habilidad para ejecutar la innovación y la importancia que se le daba a la innovación guiada por los proveedores iba en decremento.

La innovación en sí y su gestión se basa en el adecuado manejo de información, acelerar la digitalización de compras será un impulso esencial para el mejor desempeño del área, el comprador debería pasar la mayor parte de su tiempo buscando fuentes de ventaja competitiva y no en su escritorio llenando papeles para cumplir procesos que solo persiguen un mayor control interno.

Para mayor detalle, puedes revisar How To Create An Agile Supply Chain escrito por  Jonathan Webb, Innovation Isn’t About What You Control, But What You Can Access, escrito por Greg Satell e  Innovation Isn’t About What You Control, But What You Can Access. The Procurement View, escrito por Bertrand Maltaverne.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.