“Aguas” con el agua

Imaginar un futuro donde el agua sea un recurso escaso por el cual se paguen altos precios parece una escena de una película de Hollywood, pero si no hacemos algo contundente en el corto plazo, esto puede ser parte de nuestra realidad industrial y personal

The Guardian publicó un artículo, de Katherine Purvis, llamado  “Determining Water’s True Value In The Supply Chain”  que me pareció una señal de alerta que no debemos ignorar en las cadenas de suministro.

Dependiendo de nuestra ubicación geográfica y posición social, podemos considerar al agua como un recurso infinito o como algo escaso, que debe ser fuertemente atesorado. Tal vez, por escuchar tantas noticias acerca de las inundaciones causadas por las lluvias, o por una simple “cómoda” ignorancia, para un parte de la población mundial el agua es un recurso prácticamente infinito, pero la verdad es que esto no es así.

El agua no solo se usa para el consumo humano de forma directa, es esencial para regar los campos que alimentan a la población, así como para manufacturar productos que forman parte de la vida cotidiana. El cambio climático, el crecimiento de la población, la concentración urbana y la mala administración del agua, están generando faltantes de este líquido alrededor del mundo. Recomiendo consultar nuestros post llamados: “El cambio climático y su impacto en las cadenas de suministro” y “Juntos por un mejor ambiente

Una predicción del banco mundial, indica que para 2050, la escases del líquido impactará fuertemente el PIB de países de Africa, Asia Central y el Medio Oriente.

En un foro organizado  durante la Semana mundial del agua, se determinó la necesidad de que cada persona, país y empresa conozcan el verdadero valor del agua a los largo de las cadenas de suministro

Obviamente, un recurso se valora más cuando se deja de tener, pero entonces es posiblemente demasiado tarde, se requiere conocer previamente el costo asociado con su entrega y su impacto en aspectos sociales, ambientales y económicos.

A pesar de que la agricultura es el mayor consumidor de agua, paradójicamente es a la vez el mayor contaminador de ella, y es posiblemente, el sector económico que tiene menos recursos para pagar por ella. Es urgente introducir técnicas de irrigación más eficiente.

Pero la eficiencia no solo se requiere en el campo, también debe ser introducida en las operaciones y procesos industriales, por ejemplo en la industria textil, que ha movido su producción a países donde existe alta disponibilidad de agua, pero están generando una alta contaminación. El foco de estas industria es reducir el costo de la energía y las sustancias químicas, en sus prioridades no aparece el agua como una prioridad, sin embargo, el usar procesos para mejorar el uso  del agua puede generar recuperación de sustancias químicas y mejor uso de la energía, lográndose un doble beneficio.

Ta vez para darle su justo valor al agua esta debería tener un precio mucho más alto, que generar flujos de inversión para su adecuado manejo y recuperación. Debemos reconocer que hablar de hacer dinero con el agua y si su administración debe ser realizada por el gobierno o por la iniciativa privada,  son un tema tabú en muchas sociedades, pero curiosamente, en las regiones más pobres del planeta, se paga hasta 10 veces más por el agua que lo que se paga en una toma casera.

La preocupación con relación al agua debe cambiar de enfoque, el lugar de preguntarnos ¿Cuánto estamos pagando por ella?,  debemos preguntarnos ¿Qué podemos hacer para garantizar su suministro?. Tenemos que enfocarnos en las oportunidades que existen debido a la mala administración que tenemos el día de hoy.

Existen industrias que tienen una dependencia casi total del agua para operar, pero en menor medida, todas las industrias requieren de ella y es una responsabilidad de todas hacer el mejor uso de este recurso.

Me cuesta trabajo pensar que en el futuro tenderemos una categoría de compras llamada “Agua”, y que su precio se cotizará en algún mercado de valores y será administrado como hoy lo hacemos con los metales preciosos. Un escenario que hemos visto en muchas películas, pero que de no tomar las medidas adecuadas, puede ser una terrible realidad.

Déjanos tu opinión es muy importante para nosotros. También no olvides suscribirte a nuestro resumen semanal en esta liga síguenos en nuestras redes YouTube,  Twitter y en Linkedin.

 

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *