Alertas de cambio en la Cadena de Suministro

Saber cuándo cambiar es muy importante pero saber cómo cambiar es la verdadera clave para lograr que las cadenas de suministro se adecuen a las nuevas demandas del mercado. Conozcamos 5 señales de que una cadena debe cambiar y 5 elementos claves para un cambio exitoso

Estamos inundados de información sobre la necesidad de cambiar los modelos de negocio ante las nuevas demandas del mercado y la nueva tecnología disponible, por lo que una publicación como la realizada por Kinaxis llamada “Five signs your supply chain needs to change” resulta muy interesante de analizar para responder a estos retos.

El éxito nunca está garantizado, pero cuando se tiene una clara visión, un equipo comprometido, un fuerte liderazgo, los procesos correctos y la tecnología adecuada, existen mayores probabilidades de lograr un cambio real sin muchas complicaciones. Algunas estadísticas indican que sólo el 55% de los proyectos de gestión de cambio son exitosos y solo el 25% mantiene su éxito en el largo plazo.

Cuando se falla en la implementación de un cambio organizacional tecnológico de procesos, el coso presupuestado se dispara y se genera una mala disposición por parte de los afectados. El cambio real proviene de hacer las cosas diferente y no simplemente pretender hacer mejor lo que se viene haciendo.

Mientras más holística sea la visión del cambio, se incrementan las probabilidades de éxito, y conforme la organización adquiere la habilidad para cambiar como parte de su rutina cotidiana, la organización logrará cambios en menor tiempo y con mayor profundidad.

Kinaxis identifica cinco señales de que nuestra cadena de suministro tiene que cambiar aun antes de que se presenten algunos problemas. La simple presencia de una de estas señales, es suficiente para empezar a actuar y retomar la dirección correcta.

La primera señal de que debemos cambiar es cuando se presenta el pensamiento de silo, esto se identifica cuando cada departamento dentro de la organización sólo se preocupa por sus propios resultados y objetivos. Los procesos, la gente y las funciones se enfocan en diferentes prioridades que van más allá de lo relevante para la cadena de suministro. Como consecuencia de esto, la comunicación y la colaboración entre los departamentos se rompen y esto es percibido inmediatamente por el consumidor.

Como segunda señal, tenemos la ejecución descentralizada, las operaciones a nivel unidad de negocio o planta busca satisfacer sus necesidades específicas sin que ninguna coordinación con el resto de la organización. Esto ocasionó una falta de alineación entre el corporativo y sus organizaciones y entre ellas mismas por lo cual, algunos esfuerzos se duplican, otros se dejan de hacer, por lo que los flujos de información, materiales y dinero se ven afectados negativamente.

La falta de involucramiento ejecutivo es el síntoma de que existe una tercera señal sobre problemas en la cadena. Los líderes se conforman con marcar la dirección, pero no se involucran en el día a día para poder hacer los ajustes necesarios y mantener una moral positiva en el grupo. Un claro ejemplo es cuando se establecen elevados objetivos arbitrarios que sólo consiguen desmotivar al grupo.

Cuando la administración sólo se hace en base a números, pero se descuidan otros aspectos, la calidad del trabajo en equipo empieza a mermar y a largo plazo se ven afectados los resultados.

Posiblemente el signo más evidente de que es necesario un cambio, lo representa un mal desempeño del sistema integral de información. El crecimiento de la globalización y la volatilidad, requiere de nuevos enfoques hacia la planeación y ejecución, que tienen como alimento fundamental la información contenida en las bases de datos. Cuando la información es incorrecta, incompleta, desactualizada y además desconectada, es prácticamente imposible tomar buenas decisiones.

Recolectar una gran cantidad de información para solamente almacenarla, sirve absolutamente para  nada, se necesita sistemas capaces de integrar y procesar la información de forma tal que la organización responda ágilmente a los cambios de su entorno.

El quinto síntoma es también relacionado con las herramientas tecnológicas, y éste se manifiesta cuando se descubre que las herramientas actuales han alcanzado el límite de su capacidad y no pueden ser escalables fácilmente. Construir una cadena en base a hojas de cálculo, no es conveniente para los retos presentes y futuros.

Reconocer mediante alguno de estos síntomas u otros la necesidad de cambiar, es sólo el primer paso, la adopción de los nuevos enfoques para opera la cadena de suministro requiere de una efectiva gestión de cambio.

Se considera que hasta un 39% de los empleados muestran resistencia al cambio, siendo su principal inquietud su seguridad laboral. Por naturaleza nos resistimos al cambio ya sea quedándonos quietos o con pequeños actos de sabotaje, pero existe una tendencia a pensar que resulta más atractivo quedarnos como estamos.

Cuando el cambio además es específicamente sobre nuevas tecnologías, la gente se cuestiona sus competencias, así como también la nueva carga de trabajo que implica el uso de estas herramientas y el temor de que no sean adecuadas a la realidad de la organización.

El cambio no es privativo del personal operativo, una tercera parte del comportamiento de la gerencia no apoya al cambio y esta falta de compromiso se transmite al resto de la organización que busca en sus líderes respuestas a sus inquietudes.

La mayoría de los autores del tema de gestión del cambio, coinciden en que una clara visión y una abierta y frecuente comunicación con todos los afectados por el cambio, son  los pilares esenciales para lograr el compromiso y los resultados. Si a esto le sumamos una sólida planeación y ejecución de la implementación de las nuevas tecnologías, estaremos abonando a un cambio positivo en corto tiempo.

Los cinco pasos esenciales para facilitar un cambio exitoso son:

  • Construir una visión irresistible para la mayor parte de la organización y comprometerse con ella.
  • Contar con líderes respetados por la organización y con el nivel de autoridad requerido. Hay que garantizar que ellos tengan disponible todo el soporte necesario.
  • Construir un equipo de apoyo motivado, comprometido y con el poder suficiente para generar el cambio.
  • Identificar detalladamente los afectados por el cambio, evaluar el impacto que el cambio tiene sobre ellos e involucrarlos a lo largo de todo el proceso.
  • Estructurar una comunicación detallada que promuevan el diálogo abierto y genere una fuerte alineación con los objetivos.

Las empresas tenemos que hacer del cambio una competencia central de nuestro personal.

Estemos conscientes que proceso de cambio y adopción de nuevas tecnologías no ocurrirá  de la noche la mañana, no existen soluciones mágicas ni genéricas. El cambio requiere de tiempo, esfuerzo y compromiso pero hay que tener presente que las recompensas de todo este arduo trabajo, tienen un efecto permanente en la salud de la organización y de todo su entorno.

 

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *