Aplicaciones de la Inteligencia artificial

La inteligencia artificial no es seguramente todo lo que pensamos pero seguramente puede hacer más por nuestras organizaciones de lo que creemos. Es una tecnología que ha llegado para quedarse y utilizada adecuadamente generará ventajas competitivas sostenibles para muchas organizaciones.

Cuando escuchamos la palabra inteligencia artificial, tendemos inmediatamente a tomar como referencia al cerebro humano, y esto nos lleva a no tener claridad sobre lo que realmente representa esta nueva herramienta tecnológica.

La inteligencia artificial es la capacidad de una computadora de desarrollar operaciones análogas al aprendizaje y la toma de decisiones de lo que hacen los humanos. La inteligencia artificial ayuda a las máquinas a aprender de la experiencia, ajustarse a nueva información y desarrollar tareas de forma similar que como las realiza un humano.

El avance de la inteligencia artificial es impresionante, pero aún está muy lejos de lo que un cerebro humano puede hacer. Un sistema de aprendizaje profundo, Deep Learning,  corriendo con 16,000 procesadores  logra aprender a identificar figuras de gatos con un 75% de exactitud después de haber analizado 10 millones de imágenes, lo que en el caso de un niño es una tareas prácticamente inmediata. Una red inteligente, es capaz de conectar unos cuantos millones de nodos, cuando un cerebro humano puede tener 100,000 millones de sinapsis.

La importancia de la inteligencia artificial para los negocios radica en los siguientes seis puntos:

  • Automatiza el aprendizaje y el descubrimiento de relaciones en los datos de las operaciones cotidianas. No solo se mecanizan las tareas frecuentes de alto volumen, se busca mejorar la confiabilidad y consistencia de los procesos. Los procesos interactuarán con las personas para maximizar el aprendizaje y ser mejores.
  • Se puede agregar inteligencia a los productos. Estos serán capaces de mejorar su desempeño, no solo en los que se utilizan ambiente productivo laboral, sino también en aquellos que son parte de la vida personal.
  • La inteligencia artificial permite que los algoritmos aprendan progresivamente. Esto permite que su desempeño sea mejor con el paso del tiempo gracias a contar con una mayor cantidad de información.
  • El nivel de análisis de los datos es más profundo y completo. Cuando se usan redes neuronales, se pueden revisar diferentes niveles de relaciones de la información. Si el modelo aprende de los datos, a mayor cantidad de datos, mejores resultados.
  • La exactitud alcanzada por la inteligencia artificial no era posible hace unos pocos años. Aplicaciones comerciales como Alexa o Google, son capaces de aprender rápidamente y mejorar su desempeño.
  • Se puede sacar el máximo provecho de los datos. La capacidad de una empresa de generar algoritmos propietarios, se vuelve una ventaja competitiva que debe ser protegida y explotada. Si pensamos que las respuestas están en los datos, la prioridad es saber cómo recolectarlos, analizarlos pero sobre todo como explotarlos. La combinación entre los datos y las herramientas de análisis serán un diferenciador competitivo relevante en el mercado.

En el caso específico de la función de Compras, la inteligencia artificial tiene un amplio campo de aplicación. Más de la mitad de los profesionales en cadena de suministro, abastecimiento y finanzas, indican que sus organizaciones están considerando hacer inversiones en el tema en los dos siguientes años.

Cuatro contribuciones específicas en las que la inteligencia artificial puede ayudar a los compradores a trabajar de forma más inteligentes, mejor y más fácil son:

  1. Procesos más inteligentes. El uso de la inteligencia artificial puede mejorar en la anticipación de eventos de riesgos, identificar posibles incumplimientos de proveedores o detectar situaciones fraudulentas. Algunas organizaciones están utilizando “machine Learning”, que es un tipo de inteligencia artificial con mayor uso de la estadística, para un mejor análisis del gasto y de los contratos, lo que se traduce en oportunidades de ahorro y mejoras de la eficiencia.
  2. Automatización de tareas de poco impacto. La idea es que tareas que consumen horas o días, puedan ser realizadas en minutos o segundos, por ejemplo las tareas de procesamiento de facturas o aprobaciones de órdenes de compra. Las tareas rutinarias de verificación serán delegadas a un asistente virtual digital. El tiempo liberado deberá ser invertido en tareas de mayor valor agregado y la consolidación de relaciones al interior y al exterior de la organización.
  3. Mejor identificación de oportunidades que generen utilidades. Los datos se analizarán mediante algoritmos que identifiquen oportunidades que han permanecido escondidas y que según algunas estimaciones, muy optimistas desde mi punto de vista, pueden llevar a ahorros del 15 al 25%
  4. Un mayor impacto del área a nivel ejecutivo. La presencia de compras en las juntas de alta dirección, es aún una tarea en proceso en muchas organizaciones, el contar con datos sólidos que demuestren las aportaciones estratégicas del área, se facilitará la participación del área en los foros donde se toman las decisiones estratégicas relevantes para el futuro de la organización.

Confío en que esta información ayude a que las empresas y a los responsables de compras que aún piensan que la inteligencia emocional es una moda pasajera o un tema del área de sistemas, dediquen tiempo y recursos a definir cómo obtendrán el mayor  provecho de esta nueva tecnología.

Para mayor información sobre estos temas, les recomiendo revisar:  Why artificial intelligence is not like your brain—yet, escrito por  Lee Simmons,  Why is artificial intelligence important? publicado por SAS y finalmente  4 Ways Artificial Intelligence Impacts Procurement, escrito por Bridget McCrea.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.