Compras como facilitador de la agilidad empresarial

La agilidad es una gran herramienta que debe ser desarrollada por las organizaciones para enfrentar la volatilidad, la innovación disruptiva y la hiper-competencia. La labor de comparas en la integración de los proveedores es crítica para su conformación y operación.

Una cualidad esencial de las empresas modernas es la agilidad, ya que es clave para responder a una demanda incierta en el tipo de producto, la cantidad demandada y/o el momento en que se solicita.

En general, la agilidad se expresa como un concepto y pocas veces se definen acciones específicas para alcanzarla dentro de las cadenas de suministro.  Patrick Connaughton y Amy Fong, realizaron una publicación llamada” Procurement’s Role in Enabling Enterprise Agility” que aporta algunas propuestas concretas sobre este tema.

Haciendo una referencia a una frase de Jack Wekch en el sentido de que “si el cambio en el exterior excede la tasa de cambio del interior, el final está cerca”,  es necesario que los altos directivos entienden las fuerzas que generan los cambios en su industria, e implementen acciones específicas para dotar a su empresa de la agilidad mínima necesaria.

Las 3 variables más importantes del exterior en la actualidad son: La volatilidad, la innovación disruptiva y la hiper-competencia, juntas, incrementan el riesgo negocio, ya sea tanto por el lado de las amenazas, como por el de las oportunidades.

La volatilidad abarca aspectos como la convergencia de las industrias, los movimientos de las tipos de cambio o las grandes fluctuaciones de los precios de commodities básicos. Los dos últimos, muy relacionados con las actividades del área de compras.

Por el lado de la innovación disruptiva, tenemos los cambios generacionales del personal, la transformación de los negocios hacia un mundo digital y la innovación tecnológica. Los tres factores afectan directamente la operación de compras y su relación con los proveedores.

La tercera variable que toman en cuenta los autores, es la Hiper-competencia, que se caracteriza por nuevos requerimientos regulatorios, fusiones y adquisiciones así como los mercados emergentes. Tres variables que también impactan fuertemente el proceso de suministros de las organizaciones por su dinamismo e impacto en la disponibilidad.

En unas estadísticas mostradas en el reporte, con  datos del 2015, 2016 y una proyección para 2017-18,  la variable que representa más riesgo futuro para los negocios es la intensificación de la competencia, con un 66% de reconocimiento de las compañías, y el segundo lugar, lo representa con un 54% de menciones, el acceso a talento, dejando en el tercer lugar, a un tema vital relativo a la digitalización, que es la seguridad de la información, mencionada por el 53% de las empresas participantes.

En un estudio de esta misma empresa, Hackett Group, realizado en 2014, 98% de los participantes estuvieron fuertemente de acuerdo en que la innovación sería el diferenciador competitivo más importante para las industrias en los siguientes 5 años, seguido con un 62% de fuertemente de acuerdo por la innovación disruptiva.

Un reporte de Insight Guru Inc. de 2015, indica que de 2016 a 2021 habrá un crecimiento de 0.9 trillones de dólares en el mercado de fusiones y adquisiciones, un crecimiento de casi el 30% en 8 años, lo que lo marca como una tendencia relevante. Esto significa, que muchos proveedores desaparecerán, ya que serán absorbidos, y en otros casos, algunos se harán más grande mediante fusiones, con lo que los balances de poder del mercado cambiarán frecuentemente.

Los cuatro atributos esenciales para una empresa ágil son:

  1. Guiada por información para una proactiva toma de decisiones.
  2. Una red de valor.
  3. Centrada en el cliente.
  4. Capacidad operativa de repuesta.

El primer atributo, le da capacidades analíticas a la organización para enfrentar la volatilidad, la digitalización permite operar en tiempo real la red de valor, y finalmente, el centrarse en el cliente con una mejor capacidad operativa facilita el cumplimiento de los compromisos con los clientes.

La volatilidad demanda que se tomen decisiones con mayor frecuencia y velocidad con información incompleta. El comprador, debe conocer cómo interactúan los proveedores con los procesos de la organización. Se requieren tomar decisiones con riesgos calculados. Esto es la base de la agilidad, información oportuna que se liga con las demandas de los clientes, los objetivos del negocio, los indicadores de desempeño y las competencias de los proveedores.

Para poder alcanzar adecuados niveles de agilidad, la empresa debe generar canales permanentes de comunicación con los clientes finales, los accionistas, los reguladores y otros “stakeholders”, para entender sus necesidades y problemas. Esto se logra invirtiendo en plataformas tecnológicas que aceleren la información, basadas en confianza entre las partes y que permita que la información esté disponible para resolver problemas.

La tecnología es la base para las redes de valor digitales, los flujos de material son diversos y se ajustan a las necesidades particulares de la demanda y a las condiciones del mercado en cada momento, se rompe el pensamiento lineal  por uno que conecta múltiples jugadores como clientes, proveedores, organizaciones de soporte, etc.

Las conexiones con los clientes se realizarán en tiempo real y se transmiten para agilizar las respuesta, mediante una reconfiguración de la red que entregará los satisfactores bajo un modelo de trabajo colaborativo. Esto alcanzará procesos iniciales como el co-diseño de capacidades y soluciones centrales como la planeación.

Compras, debe asegurarse de tener a sus proveedores integrados en su red digital, dispuestos a colaborar y ajustarse a las condiciones del mercado y el entorno.

Todos los esfuerzos anteriores, dejan de tener sentido si no se centran en el cliente, en satisfacer sus necesidades, en hacer de la relación una experiencia agradable. Todo inicia con el compromiso de la alta dirección en ser una empresa “centrada en el cliente”.

Los autores utilizan un ciclo creado por Hacket Group para explicar cómo se construye una empresa centrada en el cliente:

  • Compromiso de la dirección
  • Agenda de talento centrada en el cliente
  • Facultamiento
  • “Accountability”
  • Alineación y medición del desempeño
  • Diseño de la experiencia del cliente
  • Retroalimentación del cliente
  • Innovación

El ciclo me parece muy completo, y creo que pude ser seguido tanto por la empresa como por los departamentos, en especial por el área de compras.  Debemos recordar la importancia de diseñar las experiencias alrededor de la información, los procesos deben diseñarse en base al cliente  en vez de forzar a estos a seguir los “caprichos” internos.

Tengamos presente, que las nuevas generaciones están acostumbradas a ser autosuficientes, y esto puede liberar a compras de muchos pasos en lo que no adiciona valor, y el cliente interno puede tomar ciertas decisiones acotadas.

El último atributo, es la capacidad operativa de respuesta, que se refiere a la velocidad de adaptación a cambios interno y externos manteniendo a la ejecución alineada con la estrategia. El cambio se debe centrar en el personal operativo del área de compras, que independientemente de los cambios, debe centrar su trabajo cotidiano en la búsqueda de la innovación y la agilidad.

 

Déjanos tu opinión es muy importante para nosotros. También no olvides suscribirte a nuestro resumen semanal en esta liga síguenos en nuestras redes YouTube,  Twitter y en Linkedin.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *