Consejos para mejorar el desempeño de la producción

Poner atención a las mejoras en los procesos productivos es una tarea esencial en toda cadena de suministro. Hacer uso adecuado de indicadores como el OEE es esencial para mantener a toda l organización enfocada en la búsqueda de mejoras.

Existe una tendencia que al hablar de cadena de suministro nos preocupemos por la logística o las compras y dejamos a un lado el proceso central de transformación de valor, que es la producción. Tal vez pensamos que es un proceso que ha alcanzado una madurez y que ofrece pocas oportunidades de mejora y sin embargo aún hay mucho por hacer y en muchos casos debe ser repensada ante las nuevas demandas de menores costos, más cortos tiempo de entrega y mayor personalización del producto.

Una publicación de Parsec llamada  “Top 10 Proven Tips to Maximize Uptime and Boost Performance” ofrece ideas interesantes sobre la productividad en la producción utilizando sobre todo el indicador de OEE.

El primer consejo puede parecer obvio pero resulta que no lo es, establecer metas de mejora. Cuando una organización piensa que ha llegado a su mejor resultado, es señal de que empieza la decadencia, las metas deben de ser ambiciosas, definidas en base a estudios comparativos con las mejores organizaciones. No es difícil pensar que una empresa pueda aún alcanzar mejoras en el rango del 20 por ciento en su productividad.

El consejo número dos se refiere a revisar los actuales KPIs. Medir siempre lo mismo no es una buena señal, las organizaciones evolucionan y por lo tanto también debe hacerlo sus indicadores. Si esto sumamos la falta de claridad, precisión y consistencia de los datos y se utilizan para calcularlos, los indicadores pierden validez. Los indicadores seleccionados deben poderse medir con elevada exactitud, ser de fácil entendimiento y claramente alineados con los objetivos del negocio.

El tercer consejo se refiere a utilizar la medición del OEE. El OEE mide la productividad general de un equipo, y es un estándar muy utilizado en las transacciones de manufactura. En esencia, toma en consideración tres aspectos fundamentales de un equipo: la disponibilidad, el desempeño y la calidad de su producción. Su utilización permite identificar las pérdidas que impiden elevar la productividad del recurso, por lo que es útil para identificar oportunidades de mejora.

El cuarto consejo es similar al primero, sin embargo, lo que solicita es que se fijen objetivos de mejora específicos para cada línea de producción. En este caso es posible utilizar el mismo OEE mencionada anteriormente, que establecer objetivos de disponibilidad, desempeño calidad para cada uno de los equipos.

Obtener el compromiso de la alta gerencia constituye el quinto consejo. Sin el apoyo de la alta dirección, no se contará con los recursos necesarios para el esfuerzo de mejora. La dirección debe aceptar que relevante identificar las debilidades de los procesos como la base para la mejora.

El quinto consejo se relaciona con la automatización de la recolección de los datos de los indicadores. Mientras más se conozca en tiempo real el desempeño, es más fácil identificar las causas y tomar las medidas correctivas. Muchas veces, algunas acciones o paros que afectan el desempeño en el OEE no son reportados por lo cual los resultados no son confiables y se pierden oportunidades de mejora.

Una vez que se consiga automatizar la recolección de los datos, es posible construir un tablero de control que permita, utilizando alguna tecnología web, compartir estos resultados en tiempo real con aquellos que deben tomar decisiones basados en esta información. La intención es que estos sistemas sean de fácil acceso y permitan profundizar en las causas que dan origen a los resultados mostrados. Este es el consejo número siete.

Al final, lo importante es poder convertir los datos en información y está a su vez en acciones, por lo cual el consejo número 8 se refiere al mantener un análisis permanente del desempeño. Imaginemos jugar un partido de fútbol, pero en donde el marcador se anuncia hasta que el partido ha terminado, esto seguramente no permitiría al director técnico hacer los ajustes requeridos y obviamente tampoco a los jugadores tomar las decisiones adecuadas. Es indispensable tener al personal de planta involucrado directamente con las mejoras de productividad. Mientras más cerca esté la información del punto donde se genera el problema, es más probable que se encuentre una solución adecuada y oportuna.

El noveno consejo se refiere identificar a los “campeones” que genera las mejoras, así como a las técnicas claves de mejora que se pueden utilizar. Es necesario que alguien asuma el compromiso personal de generar la mejora y que cuente con el conocimiento  y las habilidades para orientar las mejoras en la dirección correcta. Las herramientas asociadas con 6 sigma o con manufactura esbelta, son de gran utilidad para las mejoras en el piso y son altamente compatibles con las nuevas demandas del mundo digital y la famosa industria 4.0.

Compartir el éxito complementar la lista de estos 10 consejos. Las mejoras más exitosas son resultado de una amplia participación del personal en el que todos aportan sus ideas y experiencias. Reconocer la colaboración del personal, sus esfuerzos individuales y colectivos, contribuye a crear una cultura de mejora continua que se retroalimenta y mantiene en constante operación.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *