Desarrollando habilidades de liderazgo

Dentro del proceso de transformación del profesional en suministro, está el mejorar o desarrollar sus habilidades de liderazgo.  No se logra un cambio permanente, sin un líder que sepa conducir las ideas y energía del equipo en la dirección más adecuada para la organización.

Bajo los modelos actuales en los que el comprador es operativo, se da poca importancia a su liderazgo interno y aún menos al externo, el que debe ejercer con los proveedores para alinearlos con las iniciativas estratégicas de la organización.

Existe mucha información de liderazgo, cada autor o escuela puede usar un enfoque o metodología diferente y lo importante es encontrar aquel con el que más nos identificamos como persona y organización. En este caso, quiero hacer algunos comentarios de un artículo de HBR llamado “Connect, then lead” escrito por Amy Cuddy, Matthew Kohut y John Neffinger, en Julio de 2013.

El artículo, se basa en la idea de que de sebe balancear la dureza con la calidez, se refiere a esta pregunta ¿Es mejor ser amado u odiado? Algunos de ustedes, probablemente me han escuchado decir que cuando a un comprador todos lo quieren, me preocupa mucho, porque posiblemente no está llevando al máximo sus esfuerzos y demandas, pero cuando todos lo odian, es pero porque ha cerrado la comunicación con el entorno, y por lo tanto, es imposible que desarrolle el máximo valor con su trabajo, mi forma de decirlo es: “No nos pagan para hacer amigos, pero tampoco para crear enemigos, la base es el respeto”, seguramente por esto, me llamó la atención este artículo.

Nicolás Maquiavelo, afirmaba que entre ser amado o temido, era más seguro el segundo y desafortunadamente esto parece ser la selección de mucho, ante lo difícil que es un equilibrio entre estos dos extremos, se pone el temor por delante. Las teorías modernas, indican que al juzgar socialmente a un líder, la gente tiende a considera dos variables, su calidez, asociada con comunión y confianza, y que tan temido es, basado en su sus fortalezas y competencias.

Para jugar a lo seguro, el líder elige mostrar sus fortalezas y credenciales en el trabajo, lo que no es lo mejor, ya que si no ha construido la confianza entre las partes, lo más seguro es que se genere miedo, lo que afectará la creatividad, la capacidad de resolver problemas y el deseo de establecer lazos en todos lo que lo rodean. Basado en estudios, los líderes que no son queridos, difícilmente tienen éxito.

Las nuevas teorías, soportan la idea de que para poder influir y liderar, se debe comenzar con la calidez, que será un canal de influencia con las personas. Con una conducta cálida, se generan las condiciones para la confianza y la comunicación abierta. Una simple sonrisa o un gesto, es interpretado como una señal de aceptación.

Un requisito para el liderazgo efectivo, es crear un sentido de pertenencia, un “Nosotros” en donde el líder es visto como una parte importante del grupo y no como un miembro de “ellos”. Sabemos que como seres sociales, tenemos necesidad de pertenecer a algo mayor y eso favorece la construcción de los equipo.

Combinar calidez con dureza es la mejor combinación. Tener una sensación de fortaleza personal, ayuda a ser más abierto, menos amenazador y menos amenazante en situaciones difíciles. Cuando nos sentimos confiados y calmados, proyectamos autenticidad y calidez. Es muy seguro que los que nos rodean, antes de decidir algo acerca de nuestro mensaje, decidan que piensan de nosotros, y a partir de ahí, emitan su juicios.

Los autores usan una figura llamada “el guerrero feliz”, que representa alguien que enfrenta las crisis de forma calmada, no está relajado, sino tranquilo emocionalmente. Su mensaje es que no importa los retos que se enfrenten, las cosas se resolverán al final. Durante una crisis, estos guerreros mantienen los canales de influencia abiertos, y en algunos casos los expanden. Estos líderes sabe manejar las posturas de poder, generan y proyectan poder son su cuerpo, como por ejemplo, la imagen de la Mujer Maravilla con los brazos “en jarra”. Con estas posturas, incrementan su nivel de testosterona, y demostrar su poder frente a los demás.

Para ser cálido, se debe controlar las palabras y los menajes no verbales. Por ejemplo, evitar exagera en el volumen y tono de la voz para proyectar energía, lo que se debe hacer, es hablar más despacio y a un volumen moderado. Se debe crear confianza, posiblemente comentando ocasionalmente algo personal.

La gente busca en los líderes empatía y sentido común, quieren ser escuchado y comprendidos. La mejor muestra de calidez, sigue siendo una sonrisa honesta, ya que es contagiosa y transmite confianza.

Para proyectar fortaleza, se puede hacer uso de la posición organizacional, la reputación o el desempeño mostrado, pero resulta muy importante lo que proyecta nuestra presencia. Es necesario proyectar que se está al mando de la situación y que se tiene entusiasmo y pasión por lo que se hace. La postura del cuerpo, nuevamente es un comunicador de autoridad y de intencionalidad. Una posición firme, transmite un mensaje a los que lo perciben. Esto se refuerza con movimientos claros y directos, donde se transmite equilibrio y estabilidad.

Desafortunadamente no existen soluciones mágicas, cada profesional en suministros debe ir desarrollando su perfil de dureza y de calidez, encontrando la combinación ideal que demanda cada situación pero evitando caer en los extremos. Ser duro con los proveedores puede sonar atractivo y seguro, pero es claro que no generará los resultados que se demandan de la función de compras.

Para reforzar alguna de estas ideas recomiendo, ver, con subtítulos en español, en “TED talks”, el video de Amy Cuddy, una de los  autores del artículo aquí mencionado, llamado “Your body language shapes who you are

Voices (3)

  1. Abraham Palacios:

    Comparto totalmente la formación sobre el balance que debe existir no sólo como líder de suministros, como seres humanos!, es indispensable en este entorno globalizado y cambiante necesitado de mayor calidez con la seguridad de un guia firme, gracias Jesus.

    1. Xavier Olivera:

      Gracias por tu comentario Abraham, se lo reenviamos a Jesus Campos con gusto.

  2. Abraham Palacios:

    Comparto totalmente la formación sobre el balance que debe existir no sólo como líder de suministros, como seres humanos, es indispensable en este entorno globalizado y cambiante necesitado de mayor calidez con la seguridad de un guia firme, gracias Jesus.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *