Diseñando una cadena de suministro exitosa

Cuando una cadena sufre cambios constantes como consecuencia de las demandas del mercado o los cambios en las fuentes de suministro, se corre el riesgo de perder efectividad y eficiencia. Adoptar tecnologías de modelaje que permitan ser proactivos y reactivos a estas situaciones es un elemento clave para la competitividad.

Todos aquellos que colaboran dentro de una cadena de suministro, deberían conocer cuáles son los elementos críticos para su adecuado diseño con el fin de tomar las decisiones correctas dentro de su ámbito de control. Generalmente, las cadenas de suministro crecen como consecuencia de una serie de accidentes y no como resultado de un diseño intencional, por lo cual se pierde la estructura planeada y se hace más difícil la operación.

LlamaSoft publicó un e-book llamado “Supply Chain Design 101” que hace una reflexión profunda sobre el adecuado diseño y rediseño de las cadenas de suministro y los beneficios del modelaje.

Las cadenas de suministro cada vez se vuelven más complejas, son redes dispersas alrededor del mundo atendiendo diferentes segmentos del mercado con productos tropicalizados, y  con cada vez más cortos ciclos de vida. Los mercados son altamente volátiles y los riesgos aparecen en el tiempo y lugar menos esperado. Cuando la empresa no está preparada para enfrentar “lo inesperado”, su capacidad de reacción es limitada, sin embargo, cuando se tiene un modelo de la operación “punta a punta”, es posible anticipar y explorar el impacto que algunos cambios tienen sobre el nivel de servicio, los costos, los riesgos y la sostenibilidad.

Cada día, las organizaciones toman múltiples pequeñas decisiones que afectan el diseño de la cadena, entre las más relevantes podemos mencionar:

  • Las estrategias de suministro. Estas determinan donde y de quien se adquirirán los materiales y servicios para la operación.
  • Los mercados. En donde se ofrecerá los diferentes productos del portafolio de la organización, así como las particularidades de cada uno de ellos para adaptarlo al mercado.
  • La red de distribución. La forma en que la organización decide hacer llegar sus productos al mercado.
  • Fusiones y adquisiciones. Los cambios en las estructuras organizacionales, portafolio de productos y poder de negociación como resultado de la integración de la empresa con otras organizaciones.
  • Los lugares donde la organización decide colocar materias primas, productos semi-terminados o productos terminados.
  • Segmentación de la demanda. Las estrategias de producto, precio y promoción que la empresa utilizará para cada uno de los segmentos identificados.
  • Niveles de servicio. Los compromisos que la empresa adquiere con clientes específicos como parte de su diferenciación en el mercado.

Vistas de una forma integral, todas estas decisiones debería ser analizadas en función del impacto cruzado que tienen sobre las demás, sin embargo, en la vida real se actúa de manera independiente. Las organizaciones invierten grandes cantidades de dinero en sistemas de información que mejoran la planeación de cada uno de los diferentes elementos de la cadena de suministro, así como también en algunas soluciones que ofrecen optimizar los resultados, sin embargo, la efectividad de estos está limitada por la calidad del diseño de la red.

Si la cadena de suministro está correctamente diseñada en función de los objetivos que persigue la organización, todos los sistemas de planeación podrán interactuar de manera ágil y oportuna para guiar la ejecución en la dirección deseada por la organización.

Como mencionamos anteriormente, las cadenas sufren cambios permanentemente, por lo cual es importante identificar en qué momento se debe revisar su diseño para garantizar que se está haciendo el mejor uso de los recursos. Algunos indicadores típicos de que se requiere cambiar el diseño,  es cuando hay modificaciones importantes en la demanda o el suministro, también cuando se modifiquen los volúmenes consumidos en una relación origen-destino de los componentes, sub ensambles o productos terminados.

Los cambios en el diseño de la cadena, pueden ocurrir en el corto o largo plazo y pueden implicar la necesidad de modificar aspectos estructurales  (equipos, integrantes, capacidades) o de políticas (flujo de información o tipo de operaciones).

El constante rediseño de la cadena de suministro, requiere que la organización desarrolle las competencias y los recursos necesarios para ejecutar estas tareas, lo que implica poner atención en cuatro grandes aspectos:

  • Las estrategias. Es indispensable tener claridad sobre el rumbo que desea tomar la organización, para que se alinean todos los elementos de la cadena y se pueda operar de manera sincronizada.
  • La tecnología. En este caso, el enfoque debe estar sobre las tecnologías de modelaje, que permitan a la organización tener una cara visibilidad de los impactos ocasionados por los cambios así como el adecuado  uso de modelos de optimización.
  • El personal. Este es el responsable de seleccionar y operar la tecnología información de forma adecuada para modelar lo más cercano posible a la realidad la operación de la cadena.
  • Los procesos. Deberán garantizar en los modelos sean diseñados en una visión integral y actualizada, de acuerdo a los cambios en la estructura de la cadena o las estrategias del negocio. La documentación de los supuestos objetivos utilizados es un elemento esencial para garantizar la continuidad en el uso de las herramientas.

 

Un mundo incierto y de constante cambio requiere del uso de herramientas ágiles y flexibles que permitan estar permanentemente satisfaciendo las necesidades de los clientes y los socios de la cadena de suministro.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *