El impacto de la omisión

Desde una perspectiva religiosa, la omisión es un pecado, pero muchos piensan en este como un pecado menor, ya que «dejar de hacer», es una alternativa «sin consecuencias», ya que simplemente se eligió no actuar y eso no puede ser malo.

Entre las omisiones más comunes que ocurren en la cadena de suministro y sus impactos podemos mencionar:

1. No ver más allá de un nivel abajo o arriba en la cadena

Pensar que trabajamos sólo para el cliente inmediato o somos servidos solamente por el proveedor directo, es una gran falta de entendimiento de cómo funcionan las cadenas de suministro.

Conocer y monitorear la cadena en su totalidad para insumos o servicios críticos es una obligación de cualquier profesional por lo que la empresa debe tener procesos y responsables de hacerlo cotidianamente.

2. No usar la información para mejorar la toma de decisiones

No conocer y analizar la información que se tiene disponible en los sistemas es un grave error, ya que lleva a tomar decisiones basadas en percepciones o supuestos en vez de hacerlo con datos sólidos que se pueden compartir.

Trabajar para que los sistemas nos den información útil, no es una tarea extra, es parte del trabajo cotidiano de todos los que pertenecemos a una cadena de suministro.

3. No estar preparado para interrupciones en la cadena

No contar con planes de contingencia o recuperación para situaciones de alta probabilidad expone a la empresa a graves pérdidas financieras, de servicio o de imagen.

Dejar para después la administración del riesgo es una grave irresponsabilidad de cualquier profesional en cadena de suministro.

4. No proteger la información

La información es uno de los activos más importantes de una cadena de suministro y esto aplica la propia y a la de los socios. No tener control sobre documentos o sistemas que manejan información crítica expone a las empresas a pérdidas de negocios y demandas legales.

Así como no hay tarea más importante que la seguridad personal, la segunda prioridad debería ser la seguridad de la información.

5. No entender los flujos de los procesos en los que participó

No saber el origen de la información o de los insumos que utilizas en tus procesos y desconocer el uso que tus usuarios hacen de lo que les entregas, limita enormemente tu capacidad de mejorar la operación y generar valor. Tu conocimiento debe abarcar más allá de las fronteras de tu propia área u organización.

Ahora es tiempo de actuar porque omitir lo que aquí descubriste que tienes pendiente será un pecado más que no podrás justificar por ignorancia.

Agradecemos que nos leas, no olvides dejar tus apreciaciones a nuestras publicaciones.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *