El Regalo Navideño

El gerente de planta es un hombre preocupado por naturaleza, siempre trae algo en la cabeza y no es el sombrero.

Este año después del resultado, malo, del primer trimestre se le metió la idea de que nosotros sus jefes de área no teníamos las habilidades ni el entrenamiento para hacer nuestro trabajo como debe ser y desde esa fecha ha intentado, a su modo de capacitarnos, hemos dedicado horas enteras asistiendo a sus pláticas y nada. El problema es que lo que él cree que está mal no es compartido por nosotros y todo el año se convirtió al final en un en un mutuo sentido de frustración.

La semana pasada intentamos armar un intercambio de regalos y pensamos en que regalarle al jefe. Inspirados como pocas veces decidimos regalarle una tarde de café. Él aceptó. Una tarde de café con cada uno de nosotros, cada uno solo con el jefe, cara a cara para decirle que pensamos, que creemos y que sentimos, durante cinco días así lo hicimos.

El mutuo entendimiento de las necesidades como personas, como empleados y miembros de un equipo de trabajo dio como resultado el mejor regalo navideño; un programa de mejora personal basado en las fallas cada uno, jefe incluído, cada quien responsable de lo suyo, a revisar en comité cada mes.

Hoy en la noche será navidad, no sé si el plan se cumpla pero jamás hemos estado tan unidos y entusiasmados porque ya comience el año.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *