El renacimiento de lo esbelto

La aplicación de la filosofía Lean ha resultado ser de gran utilidad para acelerar los beneficios de la Industria 4.0 y mejorar la posición competitiva de las organizaciones.

Cuando tal vez algunos consideraban que la filosofía  lean estaba “fuera de moda”, muchas organizaciones recurren a ella como la herramienta relevante para garantizar que las cadenas de suministro actuales operen adecuadamente en un entorno altamente competitivo.

El enfoque natural de la filosofía lean era la manufactura continua, en donde la presión por el costo es un elemento clave, sin embargo, bajo los principios del Omnicanal, las organizaciones tienen que buscar flujos continuos y operaciones altamente eficientes, por lo cual, los principios de lean son una gran ayuda para la administración de las cadenas de suministro.

Los principios de involucramiento del personal, mejora continua, cortos tiempos de entrega, calidad en la fuente y estandarización  aplican prácticamente a todos los procesos en la búsqueda de la reducción del desperdicio y una mayor velocidad de respuesta.

Lo primero que se hace cuando se busca implantar el lean, es tener una clara definición del valor que debe entregar el proceso y esto parte de entender lo que realmente desean los clientes, lo cual sólo se conoce cuando se está cerca de ellos y se analiza adecuadamente su comportamiento.

Bajo los principios de lean, sabemos que los inventarios no son la solución a los problemas, sino que son en sí un problema que debe ser atendido mediante un mejor flujo de materiales e información. La cantidad de datos que en la actualidad están disponibles en tiempo real sobre las demandas de los clientes, deben ser utilizados para lograr una mejor sincronización de los materiales y como consecuencia, una reducción de todos los inventarios.

La mejora el flujo de los materiales, demanda una mejora en su logística, lo que seguramente llevará al construir relaciones de largo plazo con proveedores de este tipo de servicio en la búsqueda de entregas oportunas al menor costo posible.

Para poder mover los materiales de manera sincronizada con la demanda, operaciones como la del almacén  requerirán de nuevas tecnologías que optimicen el uso de los recursos, lo que abre una ventana de oportunidad para los sistemas de gestión de almacén,  los WMSs.

Los nuevos modelos de venta, generan un importante incremento sobre los retornos de mercancía y si a esto sumamos la necesidad de operar en cadenas cerradas, el manejo de la logística inversa junto con la disminución de los desperdicios se vuelve una prioridad.

Una lección importante que se ha aprendido a través de estos más de 70 años de utilizar filosofías enfocadas en reducción de desperdicio y la generación de valor, es que son una tarea permanente, con un compromiso de largo plazo de todos los involucrados en las operación que requiere de indicadores de medición que se enfoquen en lo que realmente importante y no solamente en el resultado del corto plazo.

Construir operaciones bajo los principios de lean, permite a las organizaciones alcanzar niveles de flexibilidad y competitividad que le permiten hacer frente a mercados caracterizados por su alta incertidumbre y el elevado nivel de exigencia del consumidor.

En la actualidad, gran parte del interés de las organizaciones se esté enfocado en cómo operar bajo la famosa industria 4.0, en donde la información, la analítica y la inteligencia artificial, serán elementos clave para mantenerse competitivo. Sin embargo, en este mundo de alta tecnología, el enfoque en la mejora continua,  la agilidad, la generación de valor y la eliminación del desperdicio, se vuelven más relevantes que nunca.

La industria 4.0 se caracteriza por la elevada disponibilidad de datos oportunos y altamente confiables que pueden ser procesados por una poderosa analítica que mejora los procesos, la organización, el desempeño del personal  y apoya todos los esfuerzos para la creación de valor.

El trabajare bajo modelos digitales, se estima que permita las organizaciones mejoras en la eficiencia en el orden del 15% al 20%, como resultado de la reducción en los tiempos paro de máquina, en el incremento de eficiencia del personal y un mejor entendimiento los mercados.

Se requiere que la alta dirección se comprometa con la industria 4.0 y que entienda que no es una herramienta para el área de tecnología de información, sino una nueva forma de administrar el negocio a través de la explotación de conocimiento. Esto requiere de tener una clara estrategia para su implantación, lo que según un estudio de McKinsey sólo se está realizando en aproximadamente el 16% de las organizaciones.

Para facilitar la integración de la filosofía lean en la industria 4.0, es recomendable considerar lo siguiente:

  • Establecer claras prioridades y trabajar con pequeños pasos. Aplicar la digitalización en donde puede aportar mayor impacto positivo inmediato y aprender sobre la marcha
  • Desarrollar las competencias. Los nuevos modelos de negocios requieren nuevas competencias y demandaran un trabajo cercano por los proveedores, esto será más fácil si es realizada bajo el enfoque de la filosofía lean.
  • Comportamientos y estado mental. Las transformaciones fallan o triunfan en gran medida por la forma en que los empleados y los líderes se comportan y enfrentan los problemas, Aplicar la digitalización los principios lean resultará en una combinación ganadora.

Lean no solamente tiene cabida en operación total de la cadena suministro, también resulta particularmente útil  cuando se aplica en los procesos de compras de las organizaciones. Algunos estudios indican en el trabajo cotidiano del comprador, menos del 40% de su tiempo está dedicado a tareas que verdaderamente generan valor, como podrían ser un mejor conocimiento el mercado, la identificación y calificación de nuevas fuentes potenciales de suministro o la negociación de mejores acuerdos comerciales.

Para que lean sea relevante  dentro del área de compras, es necesario cuidar los siguientes cinco aspectos:

  1. Desarrollar un profundo entendimiento de las necesidades de los clientes internos y externos. No se trata de entregar lo que se piensa que es mejor para el negocio, es necesario conocer detalladamente lo que realmente es importante para él.
  2. Simplificar, automatizar y agilizar los procesos para satisfacer esas necesidades eficiente y efectivamente con un adecuado enfoque estratégico y operativo. Es conveniente utilizar herramientas como el mapeo de cadena de Valor, VSM, para mejorar el desempeño de la función.
  3. Desarrollar las habilidades y estructuras necesarias para alcanzar estas metas. El personal debe enfocar su esfuerzo en construir nuevos conocimientos que permitan enfocar su trabajo en tareas que contribuya a mejorar la posición competitiva de la organización.
  4. Utilizar indicadores de desempeño que se enfoquen en la creación real de valor. Se deben tener claros indicadores de las contribuciones de valor de los proveedores y el personal del área que sean fáciles de obtener, analizar y lleven a la oportuna aplicación de medidas correctivas.
  5. Cambiar el estado mental y las conductas de la gente para crear una cultura que se enfoque en la mejora continua, la eliminación de desperdicios y la creación de Valor.

 

Para mayor información sobre los nuevos usos del lean, pueden revisar  Eight Tips for Running a Lean Supply Chain,  escrito por Chris Anton,  Industry 4.0 demystified-lean´s next level, escrito por Andreas Behrendt, Nicolai Müller, Peter Odenwälder, y Christoph Schmitz, así como también Purchasing power: lean management creates new value in procurement, escrito por Koen De Backer, Björn-Uwe Mercker, Marco Moder, y Peter Spiller.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.