Enfrentando los retos logísticos

Los servicios logísticos cambian rápidamente, la selección y gestión de este tipo de proveedores y el movimiento de los precios representa nuevos retos para los gerentes de estas categorías y sus organizaciones.

Es evidente que ningún área de la cadena de suministro se ve exenta del impacto de las nuevas tecnologías de información y el omnicanal, en el caso particular de la logística, la empresa Cerasis realizó una publicación llamada “How Logistics Technology & Growth will Shape Shipping in 2019”  que nos da una visión interesante sobre el mercado de los proveedores de servicios logísticos o 3PLs.

El mercado de proveedores tipo 3PL sigue y seguirá creciendo según las estimaciones, principalmente impulsado por el crecimiento del comercio electrónico, los nuevos mercados en Asia y en Europa,  los cambios en las regulaciones de los contenedores marítimos, el desarrollo de nuevas tecnologías de información y el reto de la última milla.

La globalización de los mercados, demanda una mayor operación de paquetes pequeños que deben ser rastreados y formar parte de soluciones integrales de servicios de valor agregado. La precisión con la que los 3PL manejen los diferentes modos de transporte, es un factor importante para los clientes.

Si consideramos que el mercado americano de transporte es esencialmente de pequeñas empresas privadas y locales, la batalla por obtener unidades de transporte es un reto muy complicado además la demanda de transportes tipo LTL será la que más crecerá en el futuro cercano. En estos últimos servicios, la transparencia y la información sobre el estado del envío son dos elementos claves para una correcta operación, y esto demandará que más organizaciones decidan colocar sus sistemas bajo el modelo de “la nube”.

La velocidad de entrega de los productos, demanda de una operación automatizada que no es fácil de alcanzar por los pequeños proveedores, por lo cual se deben esperar integraciones de operaciones con proveedores de servicios de mayor tamaño.

Bajo el Omnicanal, es el cliente el que elige la forma y el lugar de las entregas, por lo que se requiere de más talento en la operación y esto se complica cuando en los últimos años se ha acumulado un rezago en la obtención de operadores. El uso de tecnología, como robots o drones, es un factor clave para atender rápidamente este déficit de talento. Ya existen empresas que se apoyan en sus empleados para hacer entregas en sus vehículos particulares, como parte de sus traslados hacia sus casas al final de día de trabajo.

La incertidumbre de los mercados globales complica que los proveedores de transporte inviertan en nuevas unidades, por lo cual el mantenimiento de la flota actual es una tarea crítica pero esto realmente no ayuda a resolver la demanda insatisfecha presente.

Las restricciones en las horas de trabajo de los operadores, se suma a la falta de talento disponible y complica el cumplir con las entregas a tiempo, además de que impacta en los ingresos potenciales para las pequeñas empresas y los operadores de las unidades.

Todo lo anterior, impulsa a que las organizaciones adopten sistemas para la gestión del transporte, TMSs, para controlar la disponibilidad, cotizar y gestionar las necesidades logísticas de las empresas.

Otros grandes retos que se deben mejorar en el transporte son:

  • Una mayor operación multimodal, que demanda de más comunicación entre los diferentes participantes del movimiento de los productos. Una mala coordinación, no solo afecta el servicio, sino que incrementa los precios y abre el riesgo de no tener un servicio disponible cuando se requiere.
  • Las tarifas de transporte internacional continuarán subiendo, la demanda crecerá por encima de la oferta.
  • La saturación de la demanda, generará que algunos proveedores rechacen oportunidades de trabajo, con su consecuente impacto en el servicio.
  • Las empresas deberán estrechar sus lazos con algunos transportistas, para darles un tratamiento de proveedores preferidos y así garantizar un volumen de operación y mejorar la coordinación en el trabajo entre las empresas.
  • En algunas cadenas, como la de alimentos, el cumplimiento y rastreo de mercancía y regulaciones continuará creciendo, lo que demanda diferentes modelos de operación.
  • La eliminación de los tiempos de espera de las unidades, será un elemento vital para maximizar el uso de las unidades y coordinar el trabajo entre los miembros de una cadena de suministro.
  • Se espera una mayor demanda en seguros para cubrir los daños e incumplimiento de las redes logísticas por causas imputables al proveedor de transporte.
  • Para algunas industrias el blockchain será una realidad con el fin de reducir fraudes e incrementar la transparencia y compromiso de los socios.
  • Se deberán agilizar los procesos de pago bajo un estricto control que evite cualquier tipo de abuso o fraude.

Para atender algunos de los retos aquí descritos, será necesario un mayor uso de las siguientes tecnologías:

  • Inteligencia artificial, para mejorar las eficiencias y rentabilidades de las operaciones
  • Tecnología en la nube, para tener la información accesible en todo momento.
  • Ciber-seguridad, para reducir los riesgos asociados con el ataque a las redes y la información.
  • Impresoras aditivas y realidad virtual. Como una forma de acercar los productos al cliente y reducir los tiempos y costos asociados con los traslados.

Enfrentar estos retos demanda de una nueva visión de la logística y de acciones inmediatas en la implantación de procesos y tecnologías que mejoren la productividad de los recursos y respondan a los cortos tiempos de entrega demandados por el mercado.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.