Fomentando la innovación

La innovación se fomenta cuando la organización genera la cultura adecuada y permite que las ideas provengan de diferentes áreas, posiciones y situaciones.

Los cambios generados por las nuevas tecnologías, el crecimiento de la digitalización y el consumismo de la sociedad actual, demandan que las organizaciones, sin importar su tamaño o su giro, mantengan un esfuerzo permanente de innovación.

Para fomentar toda esta nueva corriente de innovación al interior de la organización, las empresas deben constituir toda una nueva generación de áreas de investigación y desarrollo, así como también una nueva cultura que promueve la creatividad, fomente la pasión por el conocimiento y se atreve a correr riesgos.

Las culturas que promueven la innovación, inician con una filosofía y un tono. La empresa debe contar con talento creativo  que se enfoque en los objetivos de la organización, las áreas claves del negocio, las capacidades centrales y el compromiso con los stakeholders. La obsesión por el presupuesto y las fechas límite, es por lo general una plaga que inhibe a la creatividad.

Para impulsar a la innovación, las empresas pueden permitir que las iniciativas de innovación salten algunas de las barreras y jerarquías que los procesos tradicionales demandan. Las ideas que se generan para la innovación, no solo deben ser poco convencionales, algunas veces pueden lucir imprácticas, pero apoyarlas y probarlas puede ser la base para futuros desarrollos.

Un peligro para las organizaciones es morir indigestado de nuevas ideas, si no se tienen los recursos necesarios para soportarlas, éstas nunca se convertirán en realidad y generarán los beneficios buscados. Se requiere dar un soporte adecuado a los proyectos para que desarrollen todo su potencial.

El conocimiento se obtiene y se distribuye a través de la relación con individuos y organizaciones fuera de la empresa, es por esto que el área de compras puede ser un promotor natural de la innovación si sabe crear relaciones que detonen mejoras en los procesos y productos.

El deseo de aprender, de participar en múltiples actividades, de entender el mundo desde diferentes puntos de vista es un requisito esencial de la nueva innovación. Es por esto que el comprador debe extender su influencia dentro de la organización, entender los deseos y dolores de sus clientes internos y aprender todo lo posible sobre las necesidades a satisfacer y las opciones de solución que ofrece el mercado.

Estas ideas provienen de un artículo publicado por McKinsey y escrito por el Dr. Waguih Ishak bajo el nombre de “Creating an innovation culture”.

Reforzando el concepto de innovación, otra publicación de McKinsey, llamada “Telling a good innovation story”, escrita por Julian Birkinshaw, nos describe como algunos de los grandes inventos, no son más que resultados de la perseverancia de su creador o de una necesidad básica identificada por el inventor, como en el caso de los Post-It®, que fueron resultado de que las marcas de papel utilizadas en los libros de himnos de la iglesia se desprendían constantemente.

La innovación tiene su origen en diferentes situaciones y múltiples formas, que pueden ser categorizadas con algunas descripciones básicas, entre las que más comúnmente ocurren tenemos:

  • “Lo mejor, vence al primero”. Esto ocurre cuando un producto o solución no funciona como se tenía planeado, pero alguien más encuentra un uso diferente que lo hace exitoso.
  • “El maestro de la reinvención”. Son aquellos que cuando todo parece perdido, son capaces de reinventarse y salir fortalecidos con una mejor solución.
  • “Los descubrimientos sorpresa”. Es la capacidad de identificar una oportunidad no buscada dentro de algo que puede parecer un caos y capitalizarla en beneficios concretos.
  • “La transpiración”. Se refiere al logro de una innovación basada en la perseverancia y el aprendizaje que proviene de las diferentes fallas que se presentan en el camino.
  • “El irracional”. A pesar de que los resultados no parecen favorecer una idea, el tener claro el objetivo y buscar diferentes opciones en algunas ocasiones conlleva al resultado buscado.
  • “La convergencia”. Es la capacidad de entender como algunas tendencias coincidirán en un momento y estar preparados para responder con una solución a las oportunidades que se generarán.

Como podemos ver, la innovación tiene muchos caminos y no todos son claros, es la visión, el compromiso, la claridad de pensamiento y la persistencia lo que permite transformar simples ideas en grandes satisfactores.

Aprender a vivir en un ambiente incierto y mantener el compromiso con la constante innovación es un reto que todo comprador debe asumir para incrementar sus contribuciones de valor.

 

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.