Hacia dónde va la logística

El impacto de los nuevos modelos de negocio y de la tecnología está modificando la forma de trabajar de las empresas logísticas y los compradores de esta categoría deben conocer las tendencias para obtener el mayor provecho de ellas.

En un mundo globalizado, la compra de Servicios logísticos se vuelve una categoría muy relevante para muchas organizaciones. La proliferación de plataformas para el rastreo y contratación de servicios ha ampliado la posibilidad de encontrar mejores soluciones, a menores precios, a algunos de los mayores retos actuales de la logística.

Un artículo muy interesante llamado “4 Supply Chain Logistics Trends to Watch”, escrito por Samantha Carry, nos presente 4 tendencias que tenemos que tener presente para el manejo de esta categoría.

La primera gran tendencia es lo que se denomina Crowd-source Logistics, que similar a la solución de Uber en los transportes personales, permite a los transportistas que tienen regresos vacíos, contactar a empresas que demandan de un servicio y ofrecer atractivas tarifas, sin la intervención de los freigth brokers que llegan a retener hasta un 45% de lo cobrado. Un ejemplo de esto es  Zigue.

Este nuevo modelo de trabajo puede por si solo cambiar la estructura de gran parte de la industria, al eliminar intermediarios, reducir la subutilización de los transportes y modificar los precios.

La segunda tendencia, mencionada en el artículo, se refiere al crecimiento de la demanda de espacios de almacén, como consecuencia de la necesidad de entregar pedidos en plazos de 24 horas o menos. Para cumplir estos compromisos, es necesario tener el material cerca de los puntos de demanda y no en grandes almacenes que podían alcanzar eficiencias mediante la consolidación de la recolección, la preparación y el envío.

Las áreas de cobertura de los almacenes se hacen cada vez más pequeñas. La demanda de espacio, en USA, se estima que creció 9% durante 2015 y se considera que se tiene ocupado el 97% de los espacios disponibles de los almacenes disponibles. Lógicamente, esto ha conducido al incremento en el pago de las rentas de espacio y a mayores inversiones en almacenes metropolitanos. De forma colateral, este tipo de almacenes demandará de medios de transporte alternos.

Las aplicaciones logísticas se mudan a “la nube”, se considera que en la actualidad 25% de las aplicaciones operan en este ambiente y para 2025, crecerá por encima del 80%. Esto implica que ante la menor necesidad de inversiones para la instalación y arranque de soluciones tecnológicas, estas estén al alce de empresas medias y pequeñas que se pueden integrar a cadenas productivas que antes solo eran accesibles a las grandes.

El movimiento hacia la nube, facilita la visibilidad de todos los miembros de la cadena y contribuye a una mejor colaboración.

Por último, como la cuarta tendencia, la logística no está exenta de las presiones de la sostenibilidad, ya que el transporte de mercancías es generalmente una fuente de contaminación, principalmente de bióxido de carbono y ruido, por lo cual la logística libre de CO2 es una tendencia mundial.

Aunque pude parecer que las 4 tendencias están desconectadas, su interacción es una respuesta a los retos del Omnicanal, menores precios, respuestas más rápidas, mayor colaboración y todo en armonía con la sustentabilidad.

Como cualquier otra categoría de compra, estar atento a su evolución, nuevos requerimientos y ofertas que permiten a las organizaciones mejorar los beneficios recibidos y modificar los criterios para la selección y evaluación de los proveedores.

Déjanos tu opinión es muy importante para nosotros. También no olvides suscribirte a nuestro resumen semanal en esta liga síguenos en nuestras redes YouTube,  Twitter y en Linkedin.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *