Indicadores, Mejoras y Milenials en Suministros

Considerando que suministros es un proceso, la fijación de indicadores de desempeño de los procesos de mejora continua son esenciales para su adecuado desempeño. Sin embargo, será finalmente la calidad del talento que administra el proceso lo que garantice una constante mejora, y cuando nos referimos a los milenials, aún nos queda mucho por aprender.

Con frecuencia se comenta acerca de los indicadores de desempeño que el área de compras debe utilizar, en un artículo llamado “How To Measure Supplier Performance: 3 Basic Metrics To Gauge Success”, Jonathan Webb plantea que hay 3 tipos de métricas de las cuales los compradores pueden seleccionar: métricas basadas en precio, métricas basadas en costo y métricas basadas en calidad.

El comprador debe buscar constantemente que el proveedor satisfaga los requerimientos de precio de la organización, por lo cual, las métricas que mide la variación de los precios entre periodos son relevantes para mostrar el valor del área. Otro indicador derivado de esta misma idea, son los ahorros, que resultan de disminuir el precio inicial ofrecido por un proveedor.

En el caso de estos indicadores, es importante considerar que las variaciones en volúmenes pueden afectar directamente los precios que se puede lograr en el mercado por lo cual los comparativos entre períodos pueden no ser adecuados.

Los indicadores basados en costo, pueden considerarse como contribuciones “duras”, donde realmente hay un beneficio económico para la organización y que generalmente se asocian con el reducir el gasto. Ejemplos de estos pueden ser las reducciones contra los costos objetivos o comparados con los costos actuales. También se pueden aportar contribuciones al trabajar en otros elementos del costo total de propiedad, TCO, como pudiera ser el costo de uso o el costo de disposición. Recordemos que el TCO es un elemento importante para justificar beneficios indirectos, que soportan el pagar un precio más alto por un producto o servicio que al final tiene un menor TCO.

En el caso de las métricas de calidad, se asocia con el cumplimiento las especificaciones por parte del proveedor, y esto se traduce en una disminución de los rechazos. La calidad debe ser incluida en los contratos o mediante acuerdos del nivel de servicio. Mucho más difícil de medir, pero no por eso deja de ser un mérito del área, es cuando a través de una mejora en el área de compras se obtiene una mejor calificación en la percepción de producto o servicio en el cliente final. Recordemos la importancia de mantener a todos los proveedores enfocados en lo que es importante para nuestro cliente.

Este mismo autor, Webb,  realizó otra publicación interesante, también en el portal de Forbes, llamada “How To Improve Supplier Performance: 4 Steps To Fix A  Misfiring Supply Chain”  que resulta interesante por su sencillez.

La base de la mejora recomendad por Webb, es que el desempeño de una compañía es solo tan efectivo como el cumplimiento de sus proveedores, por lo cual cuando un proveedor falla, es importante tener un proceso que rápida solución, y en algunos casos, el remedio al problema puede estar en nuestra propia organización.

Los 4 pasos son:

  1. Entender las necesidades de negocio. Si la organización no tiene claro lo que espera del proveedor, será imposible guiar a este en su mejora. Recordemos que actualmente las empresas buscan innovación y reducción en los tiempos de entrega, y no solamente mejores precios.
  2. Definir los indicadores. Las mejoras requeridas depende tener claros indicadores para poder monitorear su evolución. El uso de indicadores equivocados puede generar conductas no deseadas.
  3. Comunicación y discusión con el proveedor. El proveedor debe estar involucrado en la mejora, tener una clara motivación para adoptar el proceso por su propio interés.
  4. Monitorear los resultados. Es necesario tener visibilidad sobre el proceso de mejora y compartir la información con todos los afectados del negocio.

Bajo un enfoque de mejora continua, estos 4 paso se repiten en un ciclo que deben llevar a la solución de los problemas y a la contribución de valor. Sin embargo, si no se obtienen los resultados deseados, es posible que se requiera un cambio de proveedor.

The Future of Supply Chain Management, Teresa Chiykowski refuerza el reto de las cadenas de suministro para poseer el talento con las competencias adecuadas así como con el pensamiento estratégico requerido para resolver problemas en cadena de suministro que cada vez son más complejas.

Un estudio denominado  2015 Millennial Majority Workforce Study,  nos indica que el 58% de los milenials piensan dejar sus trabajos en 3 o menos años, por lo cual, identificar y seleccionar el talento es sólo una parte del reto, la otra ser capaz de retenerlos, y para esto algunas ideas son:

  • Hacer que la cadena de suministro se vea realmente, pero realmente “cool”. Para esto, se debe trabajar con instituciones educativas y mostrar toda la tecnología que se requiere en la actualidad para administrar las cadenas, los retos asociados con la colaboración, la cooperación y la innovación.
  • Otorgar a los colaboradores un propósito. Las nuevas generaciones requieren tener claros propósitos, son mucho más preocupados por la sociedad y su impacto sobre la comunidad. La cultura de la empresa, debe tener claramente asociada un propósito que motive a los colaboradores.
  • Proveer oportunidades para el crecimiento y nuevas experiencias. Los líderes del futuro requieren desarrollar experiencia a lo largo de toda la organización. La rotación de posiciones permitía a los colaboradores exponerse a diferentes partes de la cadena de suministro y lograr un mayor entendimiento de su impacto estratégico y operativo.
  • Comunicar una falla, no es necesariamente algo malo. Debemos evitar castigar las fallas, las fallas inteligentes, no las tontas. Si los milenials no tiene libertad de explorar y tratar nuevas cosas, seguramente dejarán la organización.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *