La facturación electrónica por el lado del comprador es insuficiente para gestionar las obligaciones fiscales en Latinoamérica.

Agradecemos la participación de Steve Sprague, Vicepresidente de estrategia de producto de Invoiceware internacional que colabora en esta ocasión con nosotros y nos muestra como algunas corporaciones en América Latina se sienten tentadas a utilizar soluciones europeas cuando estas últimas no proveen de manera eficaz las herramientas necesarias para la regulación latinoamericana, generando con ello sanciones y multas costosas.

Las multinacionales que operan en Europa y en Latinoamérica pueden estar tentadas a usar redes de facturación electrónica Europeas para gestionar el cumplimiento obligatorio fiscal de Latinoamérica; sin embargo, estos sistemas no van lo suficientemente lejos para satisfacer la complejidad de las regulaciones gubernamentales de las relaciones negocio a gobierno en este lado del orbe.

De hecho, muchos de estos mandatos han hecho redes de facturación electrónica tradicionales innecesarias en Latinoamérica, como los gobiernos – tal es el caso de SEFAZ en Brasil – que ofrece acceso para facturar directamente desde los servidores del gobierno.

A diferencia de los países europeos, donde los compradores configuran y mantienen las redes de la facturación electrónica y después tienen que contratar y traer a bordo a sus proveedores para que usen el sistema. Este peso les queda a los proveedores en Latinoamérica, eliminando la necesidad de un sistema tradicional de facturación electrónica. Vamos a examinar los requerimientos obligatorios fiscales gubernamentales de América Latina que hacen los modelos europeos irrelevantes en esta región.

  1. Por ley, el proveedor debe enviar las facturas electrónicas en formato XML a todos sus clientes. Los portales de facturación electrónica céntricos son únicos a cada corporación, incomodos e innecesarios en este ambiente donde el gobierno establece el formato estándar.
  2. La capacidad de transportar en Latinoamérica es contingente a que el gobierno apruebe las facturas electrónicas, mismas que actúan como una guía de despacho y que acompañan a la mercancía, y requieren soporte técnico en tiempo real en caso de problemas con la impresión o transmisión. Con respuestas estándares de 48 horas en los portales, las empresas podrán enfrentar interrupciones en las operaciones si utilizan estos métodos.
  3. Bajo los mandatos obligatorios fiscales en Latinoamérica, las facturas XML deben presentarse al gobierno secuencialmente. Cualquier discrepancia en la numeración causará chequeos automáticos, y las redes tradicionales de la facturación electrónica no cumplen con estas  secuencias porque los proveedores sólo envían una pequeña parte de sus facturas a través de una red centrada en el comprador.
  4. Los modelos de la facturación electrónica europeos cobran por transacción o un por ciento del  valor de la factura por la transmisión; en América Latina, los gobiernos no sólo proporcionan, sino que requieren la transmisión como parte del sistema del cumplimiento obligatorio fiscal. Algunos países, como Brasil, —incluso toman sus portales un paso más lejos—, actúan como una red completa de facturación electrónica donde los compradores y los proveedores pueden descargar archivos de las facturas de forma gratuita.
  5. La facturación electrónica en Latinoamérica está ligada directamente a las obligaciones tributarias de las empresas —los gobiernos consideran los documentos XML como el único documento fiscal cuando se trata de calcular los impuestos—. Con tanta importancia impuesta en la precisión de la facturación electrónica, el proceso del cumplimiento obligatorio fiscal debe gestionarse directamente desde el sistema de contabilidad corporativa – no en otras soluciones de terceros que aumentan el riesgo de errores, auditorías y multas.

Con estas regulaciones comunes, la facturación electrónica por el lado del comprador es insuficiente para gestionar las obligaciones fiscales en Latinoamérica, sobre todo porque no solucionan el problema más importante que es la generación de los reportes de impuestos. En cambio, las multinacionales deben buscar una solución que se integre con su sistema ERP existente para tener un sistema único de registro y proporcionar soporte en tiempo real, eliminando los errores que pueden resultar en sanciones y multas costosas.

No dejes de seguirnos y si te es posible déjanos tus comentarios para que nosotros publiquemos en relacion a los temas de tu interés. ¡Muchas gracias!

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *