Mega tendencias y el riesgo digital

Entender las prioridades en la evolución de compras, facilita la implementación de las estrategias que permitan al área alcanzar su mejor desempeño en el menor tiempo posible.

Entre los 3 temas más importantes que abastecimientos debe atender entre 2019 se encuentran la co-creación, la digitalización y la sostenibilidad.

El enfoque natural de compras siempre ha sido el fomento a la competencia a través del uso de mecanismos como las cotizaciones, las subastas y herramientas similares. De la misma forma, la presencia de competencia facilita el logro de mejores términos comerciales. El manejo de fuentes alternas de suministro es una buena herramienta para mejorar la gestión del riesgo.

Sin embargo, el paso del tiempo ha demostrado que la competencia presenta límites en el largo plazo sobre todo cuando la complejidad de la compra se incrementa y las posibilidades de suministro se reducen.

Un comprador experimentado sabe balancear la competencia con la cooperación, entiende que es importante alinear y armonizar el desempeño, las metas y las estrategias para conseguir metas que beneficien a ambas partes. El centro de la atención en la relación debe ser la creación de valor para el cliente final, la mitigación de riesgos y la reducción de los costos. La co-creación debe centrarse en el desarrollo y entrega de productos, servicios o sistemas que se basa en los esfuerzos comunes de todas las partes involucradas.

La profesión de compras se ha caracterizado por basar sus decisiones en opiniones y emociones, en general, pocas decisiones van más allá del precio y se apoyan en elementos relevantes como indicadores de desempeño o referencias comerciales.

La capacidad del comprador de identificar, registrar, recolectar, analizar y tomar decisiones basado en información pública y privada, afectará radicalmente la calidad de sus decisiones. El uso de la información digital le permitirá al área mejorar la consistencia en sus decisiones y la construcción de mejores modelos para la toma de decisiones que incluyen aspectos tangibles de desempeño, riesgo y condiciones de mercado. La digitalización debe ser un tema central en el rediseño de la función.

Finalmente, como lo hemos estado repitiendo frecuentemente, todas las acciones conducentes a la protección del medio ambiente, el progreso de la sociedad y el desarrollo económico serán uno de los objetivos centrales del área. Las compras sostenibles son una demanda de las empresas y la sociedad en general.

Las políticas de los países y de las organizaciones fomentan un cambio hacia la sostenibilidad, evidentemente las empresas y economías de mayor tamaño logran mayores impactos en mejor tiempo, pero todos los que participen en el ciclo de suministro pueden tomar acciones a partir de la idea de que los menores precios no deben ser logrados como consecuencia de acciones no éticas y no sostenibles en el largo plazo.

El camino a la sostenibilidad inicia con tomar consciencia del reto y la introducción de mejores prácticas que garanticen suministros sostenibles.  Incluir parámetros de sostenibilidad en los procesos de RFI / RFQ es un buen camino para ir introduciendo estos conceptos en las decisiones del negocio. Promover el uso de indicadores como uso de energía renovable, o utilización de materiales reciclados también contribuye a constituir una cultura de sostenibilidad.

Continuando con el tema de la digitalización, otro de sus rostros es el que se refiere al riesgo asociado. Es imposible detener el movimiento de las operaciones hacia plataformas tecnológicas que faciliten la comunicación y aceleren la oportunidad y calidad de las decisiones, por lo cual poner atención sobre el tema es una prioridad.

El tema de riesgo digital se complica cuando se identifican al menos siete elementos clave que deben ser atendidos:

  1. La gestión de los datos
  2. La automatización de los flujos de trabajo y los procesos
  3. La analítica avanzada y la automatización de decisiones
  4. La operación bajo infraestructuras tecnológicas cohesivas, oportunas y flexibles
  5. La mejora de la visibilidad de las operaciones y las interfaces entre sistemas
  6. Las acciones que ocurren a lo largo de los ecosistemas externos de las cadenas
  7. El nuevo talento y cultura requerida para su operación.

La transformación digital siempre será un gran reto pero se facilita si se apoya en estas tres acciones:

  • Definir una clara visión del riesgo digital. Esto incluye considerar actividades futuras y asociarlas con métricas que puedan medir claramente su éxito.
  • Determinar mediante un análisis de abajo hacia arriba, las oportunidades de digitalización de procesos y sus retos asociados. Las oportunidades deberán estar soportadas por un caso de negocio y una clara estimación del impacto total y el riesgo asociado.
  • Correr varias iniciativas que apoyan a la estrategia y capturan las oportunidades bajo un enfoque ágil con énfasis en las herramientas digitales.

El riesgo es algo permanente, aprender a vivir con él para maximizar lo positivo y minimizar lo negativo es una tarea cotidiana, la digitalización ha llegado para quedarse, depende de nosotros que tanto queremos aprovechar sus ventajas.

Para mayor profundidad en los temas aquí comentados les recomiendo revisar “3 Mega-trends in procurement you need to understand before 2019” escrito por Robert Freeman así como “The future of risk management in the digital era” publicado por  McKinsey&Company.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.