Mejorando el diseño de la cadena

Ante la dinámica del mercado, es necesario desarrollar herramientas que garanticen que las cadenas de suministro puedan responder oportuna y rentablemente. El reto es complejo y requiere ser atendido considerando múltiples factores

Continuando con lo publicado en nuestro post Diseñando una cadena de suministro exitosa, retomamos algunas ideas de la empresa LlamaSoft publicadas en su e-book llamado “Supply Chain Design 201”  y que es una continuación de su publicación previa llamada Supply Chain Design 101.

Recordemos que las cadenas de suministro modernas evolucionan orgánicamente a lo largo del tiempo, sin que muchas veces se tenga tiempo para pensar cuál es el camino correcto o qué cambios se tienen que hacer sobre las estructuras actuales para mantener una operación eficiente y efectiva. Este cambio permanente, hace que las organizaciones dejen de aprovechar múltiples oportunidades y se expongan abiertamente a algunas amenazas de alto impacto.

Para enfrentar estos retos, las organizaciones deben de aprender a diseñar las cadenas de  suministro bajo los siguientes criterios:

  • Las cadenas deben ser diseñadas con modelos “vivos” que reflejen la estructura y las políticas de la cadena de suministro punta a punta.
  • Las cadenas deben optimizarse permanentemente para identificar y alcanzar el mejor estado futuro posible.
  • Las cadenas deben simular permanentemente diferentes escenarios, bajo el principio de “qué pasaría si”, lo que le permita probar nuevas estrategias así como reaccionar de la mejor forma a los cambios a las condiciones del mercado.

LlamaSoft ha identificado cuatro elementos esenciales para diseñar cadenas de suministros que puedan mantener una excelencia permanente. El primer concepto se refiere a la gestión de los datos, es necesario conectar permanentemente el negocio con sus datos.

Un típico análisis del trabajo de un optimizador de cadenas de suministro, es que invierte alrededor del 80% del tiempo revisando los datos, ya que éstos son la base para la creación de los modelos. Cuando los datos encuentran dispersos en diferentes sistemas informáticos, acceder a ellos se vuelve una tarea muy compleja que consume mucho tiempo y retrasa la capacidad de responder, lo que  reduce la posibilidad de maximizar los beneficio o en caso extremo, expone a la empresa a amenazas que pudieron ser administradas.

El segundo elemento, se refiere a modelar digitalmente punta a punta una cadena de suministro esto con el fin de aplicar la analítica prácticamente en tiempo real. Esto facilita el análisis de escenarios, impacta favorablemente los flujos de productos, reduce el costo de servir al igual que el inventario y finalmente facilita la utilización de los recursos productivos y del transporte.

Como tercer elemento, tenemos la administración del conocimiento, que se refiere a documentar el aprendizaje que los miembros de la organización tienen sobre la operación de la cadena, esto para evitar que se pierda cuando éstos dejan la organización. Uno de los secretos para que esto funcione, es documentando lo más rápido posible el aprendizaje y esto se facilita cuando se opera en un ambiente de “nube”. Si el conocimiento pertenece a las personas, entonces no es un activo de la organización.

Finalmente, para facilitar la excelencia del diseño de la cadena de suministro, se requiere contar con el talento adecuado, que debido a su escasez, debe ser resultado de un adecuado desarrollo interno. El talento debe ser desarrollado más allá de simplemente la analítica y debe ser resultado de una combinación de conceptos, prácticas y acompañamiento. La inversión en el desarrollo del talento, debe ser un compromiso de la alta dirección. Recordemos que el desarrollo de las competencias debe venir acompañado de modelos para su retención y crecimiento.

Como todo esfuerzo de mejora, existe una gran cantidad de actividades por realizar, por lo que estas deben ser priorizadas utilizando una típica matriz de dos ejes: los beneficios al negocio y la facilidad implantación. Obviamente, se dará prioridad a las actividades que aporten los mayores beneficios con el menor esfuerzo requerido. Sin embargo, para que los esfuerzos produzcan resultados reales y permanentes, deben de ser parte de una estrategia perfectamente dirigida al objetivo de optimizar la operación de la cadena de suministro.

Hay que tener mucho cuidado en no enfocarse en optimizar solo pequeños procesos obsoletos y desintegrados, el objetivo de ña optimización es generar una real innovación que se apoye nuevas herramientas y genere mejoras dramáticas en los resultados a lo largo de toda la cadena.

Obtener ganancias rápidas, siempre es bueno para motivar el cambio, sin embargo, es importante evitar que estas ganancias hagan que el equipo piense que con lo logrado ya es suficiente, y que el resto de la organización piense que todos los beneficios serán de la misma magnitud y con la misma velocidad. Sobrevender los beneficios impacta negativamente en el desarrollo de las mejoras subsecuentes.

La optimización del diseño de la cadena se está convirtiendo en una tarea permanente, y no en algo que se aplica de forma puntual una vez al año. Por esto, será necesario destinar recursos específicos a esta tarea. Lo que para algunos miembros de la organización o de los inversionistas puede parecer un costo innecesario, pero que en realidad debe ser entendido como una ventaja competitiva. Obviamente, apoyarse con expertos externos ayuda a reducir la carga fija pero no elimina la necesidad de contar con un equipo interno de soporte.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.