Mejorando la eficiencia de las Cadenas

La demanda del mercado por una eficiencia responsable, implica un rediseño sistémico de las cadenas de suministro. No solo es suficiente la mejor interna, requiere de una colaboración basada en tecnologías y una filosofía centrada en el cliente que no resulta fácil de diseñar, ejecutar y controlar.

Como mencionamos un post previo “El renacimiento de lo esbelto”, las ideas que dieron origen a esta filosofía de maximización del valor, son muy adecuadas en la búsqueda de las nuevas eficiencias de la industria 4.0.

El enfoque de la filosofía lean, nos pide tener una visión holística de los procesos, mapearlos a detalle para identificar donde se generan desperdicios y tomar acciones inmediatas y programadas para mejorar la generación de valor. Esto mismo lo debemos hacer sobre toda la cadena,  partiendo desde la perspectiva de las expectativas del cliente, e incluyendo la opinión de los  altos ejecutivos y accionistas. Solo es posible mejorar algo que se entiende y conoce con gran detalle.

Debemos mantener nuestra batalla por reducir los tiempos de entrega y los “toques” del material. Agilizar los flujos, contribuirá a reducir los inventarios y fomentar la colaboración y la visibilidad dentro y fuera de la organización.  Seguir respondiendo a urgencias bajo el pretexto de cumplir la promesa de “un alto nivel de servicio”, solo conduce a altos costos innecesarios, lograr acuerdos de nivel de servicios, SLAs, basado en un trabajo en conjunto que busca la reducción de los costos, debe impulsar eficiencias en el transporte así como en la manufactura, traduciéndose en un beneficio tangible para todos.

Ante  los cambios en la cantidad y frecuencia de las entregas, algo natural en un ambiente lean, debemos replantear los proceso de recolección del almacén ya que estos representen alrededor del 50% del costo de la función, esto implica modificaciones a layouts, proceso de información así como la introducción de nuevas tecnologías.

Para más detalle sobre alguna de estas ideas, los invito a revisar Eight Tips for Running a Lean Supply Chain, escrito por Chris Anton.

Complementando esta visión, Amber Road publicó un White paper llamado “Running Your Supply Chain with Greater Efficiency: Four Keys to Success” que enfoca sus recomendaciones en el uso específico de 4 nuevas tecnologías que mejoran la operación de las cadenas.

El uso de sistemas para la administración del ciclo de vida del producto, PLM, reporta beneficios en la reducción del tiempo de desarrollo, incrementos en el margen y un más rápido lanzamiento al mercado. Es esencial controlar el desarrollo de  las soluciones que se ofrecerán en el mercado considerando que su calidad es tan importante como el momento en que estarán disponibles para los consumidores.

Relacionar el PLM con la gestión de proveedores, SRM, potencializa los beneficios de la herramienta, como lo ha demostrado la industria de la moda  en donde se ha mejorado la integración para el desarrollo y lanzamiento de nuevas colecciones. La velocidad del lanzamiento es resultado de la colaboración de los socios y no solo de esfuerzos individuales.

El involucramiento temprano de compras, reporta mejoras hasta del 20% en el tiempo de lanzamiento, esto apoyado en sistemas que aceleran los procesos de búsqueda y evaluación de proveedores mediante plataformas colaborativas.

Además de las tecnologías de PLM,  SRM y Sourcing, es adecuado el uso de otras herramientas que mejoren la visibilidad y la centralización de las tomas de  decisiones para  garantizar decisiones proactivas con una ejecución coordinada de todos los miembros de la cadena. Planear y ejecutar utilizando la misma información facilita la correcta toma de decisiones y la maximización de los beneficios para todos los miembros de la cadena.

No queda duda que la mejora de procesos y el uso de tecnología son esenciales en los rediseño de las cadenas, pero si consideramos los comentarios de Paul Martyn, en su artículo “4 Supply Chain Predictions for 2018”, escrito en el portal de Forbes, debemos de tomar en cuenta también el manejo de la reputación de la marca, la sostenibilidad y el uso de la analítica.

Un mal manejo de los socios de cadena, puede destruir en instantes el valor de una marca. En un mundo más conectado y más social, no solo se debe poner atención sobre las acciones propias, sino en las conductas y prácticas de los proveedores con los que se hacen negocios. Una falla, o uns simple sospecha de falla, tiene un alto impacto en la imagen de la marca dominante.

Los nuevos consumidores demandas conocer el origen y la forma en que se producen los ingredientes de lo que adquieren, el etiquetado y los sistemas de rastreo deben dar una respuesta transparente a estas demandas, la tentación de utilizar “Greenwashnig”, o verdades a medias, debe ser eliminada y se deben generar resultados relevantes en la sostenibilidad, que deben ser adecuadamente reportados y publicados, para retener a los clientes que cada vez demanda más de sus proveedores.

Finalmente, es el momento de explotar todos los datos que los nuevos sistemas generan y convertirlos en inteligencia para el manejo del negocio, las cadenas de ben moverse más rápido con mayor precisión y con mayor frecuencia gracias al uso de la analítica.

Aceptemos que los retos son cada vez más altos y que las soluciones se vuelven más complejas ya que implican atender a más factores y más participantes en el proceso. Hoy más que nunca se requiere colocar a los procesos de suministro como una de las mayores prioridades de la alta dirección para garantizar que los recursos y las decisiones necesarias sean oportunas y suficientes para alcanzar las eficiencias que los mercados demandan.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.