MRO. ¡Manejarla, o morir aplastado en requisiciones!

MRO. Cuando recién entras a «compras» y te hablan de MRO lo más probablemente es que no tengas ni idea de lo que te están hablando.

Cuando algún buen samaritano te da la traducción, tu primera impresión, es: ¿qué tan difícil puede ser eso? ¡Lo consigo en cualquier ferretería!… lo cual es muy cierto. Sin embargo, lo que no sabes es que si no hay un buen sistema de administración de MRO pronto te encontrarás ahogado en requisiciones de bajo valor y serás el enemigo público #1 de toda la planta.

MRO quiere decir: Materials, Repairs and Operations y es un acrónimo que inventó alguien que no quiso describir todo lo que esta categoría cubre. En MRO se incluye todo lo que has visto en una ferretería y un poco más: Tornillos y tuercas, rondanas y o-rings, rodamientos y baleros, bandas y mangueras, chumaceras y cadenas, lubricantes y aceites, herramientas y refacciones, compresores y válvulas y un largo y variable, etcétera!

Aunque todos estos materiales se utilizan comúnmente en la fábrica, es muy poco posible tener una planeación de compra porque se usan como partes de repuesto o en proyectos de capital y por tanto no podemos predecir cuando se necesitarán.

¿Cómo manejar una categoría tan amplia y de un comportamiento tan impredecible?

Existen varias alternativas para ayudarnos en esta tarea. Dependiendo del nivel de madurez de nuestra organización podremos aplicar alguna e incluso una combinación de varias de ellas para lograr una administración más eficaz:

Punto de Reorden: Trabajar con almacén para establecer un esquema de máximos y mínimos que nos diga cuando volver a comprar antes de caer en faltantes que arriesguen la producción o paros de línea.

Blanket Orders: Para ítems de consumo intensivo una opción es negociar un «Blanket Order» que de libertad a los usuarios de ir liberando requerimientos cuando lo necesiten.

E-Catalogs: En esta categoría muchos proveedores manejan e-catalogs a los que podemos accesar para ordenar directamente nuestros materiales. Es conveniente que aquí el mantenimiento del catálogo es responsabilidad del proveedor, aunque también puede dar de baja artículos sin avisarnos antes de hacerlo.

Vending machines: Esta modalidad es muy útil para artículos de uso muy común y bajo valor que requieren ser utilizados en varios puntos de la fábrica. Tiene la ventaja de que elimina la necesidad de las solicitudes al almacén y que genera reportes y estadísticas detalladas sobre el consumo.

Outsourcing del almacén de MRO: En ciertos casos, si el volumen lo justifica es posible otorgar el almacén de MRO en outsourcing a algún proveedor experto en esta categoría. El se encargará de tener el almacén abastecido, realizará la estadística de consumo y tendremos garantizado el surtido, ya que en su matriz, tendrá cualquier ítem que llegue a su punto de reorden. Esta modalidad se debe establecer en el esquema de Pay-on-Use para no comprometer nuestro flujo de efectivo.

Aunque es difícil lograrlo al 100%, el objetivo con MRO debe ser reducir al mínimo las compras spot. Esto nos libera tiempo para la preparación de las negociaciones con estos proveedores a la vez que incrementa el nivel de servicio a los usuarios. Nadie quisiera correr el riesgo de parar una línea de producción de miles de dólares por la falta de abastecimiento de una cadena o un balero de menos de $100 dólares!

Voices (2)

  1. Fausto Garcia Carmona:

    Buen dia me gusto el articulo

  2. Mario Bermudez:

    Me interesa nuevos artículos publicados

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *