Seguridad y riesgo en el suministro

Estamos preocupados por los riesgos que pueden ocurrir en el otro lado del mundo y afectar el suministro de los materiales, pero muchas veces olvidamos el gran impacto negativo que un material mal manejado o un proveedor irresponsable puede ocasionar sobre los bienes materiales de la empresa, sus trabajadores, el entorno y hasta su reputación.

Una de las facetas del riesgo que tendemos a ignorar dentro de la cadena de suministro por enfocarnos en los grandes riesgos, es lo asociado con la seguridad dentro de las operaciones. El comprador no solo debe vigilar los riesgos asociados con la continuidad del suministro, sino también con las consecuencias que los productos y servicios pueden ocasionar a la empresa y al medioambiente.

Cuando hablamos de trabajar en ecosistemas que comparten información, se le da prioridad a la comercial o las existencias de componentes y productos, pero existe más información que puede y debe ser puesta a disposición de los participantes del grupo y es lo relativo a seguridad y salud ocupacional.

Sin embargo, los problemas para el manejo de la información de la seguridad y salud ocupacional, inician dentro de las organizaciones:

  • Gran parte de la información asociada con los temas de seguridad se maneja mediante correos electrónicos, lo que no permite garantizar su adecuado registro para ser utilizado posteriormente.
  • La información sobre el tema se encuentra dispersa en diferentes sistemas que no se comunican entre sí, además de que posiblemente los datos registrados no son del todo confiables.
  • Se estima que aproximadamente la cuarta parte de las organizaciones manejan toda esta información en hojas de cálculo.
  • Todo lo anterior dificultad una correcta auditoría y evaluación del riesgo por lo cual estos permanecen sin ser atendidos de manera adecuada.

Recordemos que entendemos por riesgo a la probabilidad de que un evento impacte un resultado esperado. El riesgo, es  la combinación de ambos factores,  la probabilidad y su impacto, ya que aunque algo tengan baja probabilidad de ocurrencia, la dimensión de su impacto puede requerir que se ponga especial atención en la situación. El objetivo es generar un enfoque proactivo ante los riesgos.

Las cadenas de suministro operan actualmente bajo el principio “de la cuna a la cuna”, por lo cual las organizaciones que generan cualquier material potencialmente peligroso para el entorno o las personas, son responsables de este hasta su reutilización final.

En el mundo de la seguridad y el medio ambiente, se estima que la administración de riesgo requiere 4 elementos:

  • La identificación de los riesgos potenciales que pueden afectar agente, procesos o equipo.
  • La evaluación de los riegos, para priorizar aquellos que requieren de un control y del asignación de recursos.
  • La implementación de controles, como pudieran ser entrenamiento, procesos o tecnología.
  • La definición de sistemas de monitor y control para medir el riesgo que existe posterior a la aplicación de las medidas de mitigación.

Los profesionales de suministro, deben evaluar los aspectos asociados con la seguridad del manejo de materiales como un elemento crítico en la selección del proveedor y la aprobación de su uso. Recordemos que los contratistas y los proveedores introducen riesgos en la operación natural de la organización y pueden ocasionar incidentes de alto impacto, con consecuencias directas sobre el valor de la marca o la reputación de la organización.

Algunos aspectos relevantes a considerar cuando se presenta alguno de estos riesgos son:

  • Asegurar que los proveedores cumplen con los estándares regulatorios mínimos requeridos así como con las certificaciones asociadas.
  • Tener claramente identificados que proveedores representan un alto riesgo en base a sus desempeños en trabajos para la organización.
  • Tener claras políticas de como atender los aspectos de riesgo en seguridad y salud ambiental.
  • Implementar, evaluar y aprender de las acciones correctivas que se ejecuten.

Pero los impactos de una falla pueden ir más allá del daño directo la organización, y convertirse en un problema ambiental de graves consecuencias. Para esto, es recomendable considerar los siguientes elementos:

  • Tener claros objetivos sobre el comportamiento del organización con relación a su entorno y considerados dentro de los procesos de evaluación y selección de proveedores.
  • Identificar equipos y procesos de alto riesgo que deben ser auditados con relativa frecuencia.
  • Asegurar que los equipos propios y de los contratistas o proveedores, cumplen con las normas ambientales establecidas.

 

Como bien dicen en las empresas, la seguridad es responsabilidad de todos y debe ser una prioridad en todas y cada una de nuestras decisiones y acciones.

 

Para mayor información sobre este tema recomiendo revisar “EHS Risk Management Guidebook:

A Practical How-To Guide” publicado por EtQ así como también el siguiente post “Atendiendo aspectos de seguridad con contratistas”.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *