Tres tristes consejos

Hace unos días revise un artículo que tenía pendiente llamado: Grocery CFOs: 3 Reasons Why Procurement is More Important Than Ever escrito por Brian Miller que por el título sonaba prometedor.

Basado en un reporte de Jone Lange Salle, se estima que las tiendas de comestibles convencionales sigan perdiendo participación de mercado ante la competencia de grandes tiendas, las tiendas con enfoque a sustentabilidad y la venta por internet. Si a esto le sumamos la baja en los márgenes de ganancia, se requieren medidas radicales para mantener la rentabilidad.

Algunas de esas medidas para mejorar la salud financiera de estas tiendas, tienen que ver con las compras. No es que los financieros quieran meterse en la operación del área, sino que esperan que el área acepte ciertos consejos y estrategias con un enfoque financiero, y es ahí donde el artículo se pone «interesante». La forma en que los CFO de las tiendas de comestibles consideran que pueden apoyarse con compras para mejorar a la empresa es con los siguientes tres consejos:

1. Enfocarse y medir reducciones y evasiones de costos.

¡De no ser porque los financieros traen el tema a la mesa, a compras nunca se le hubiera ocurrido buscar esto! Si los primeros que se niegan a reconocer el valor de las evasiones son los propios financieros, resulta curioso que lo menciones como una opción. El gran secreto revelado para que compras ayude a la empresa es ¡evitar incrementos de precios! —parece discurso de político mexicano ante una devaluación de más del 20% de la moneda—, esto mediante la fijación de precios a largo plazo y el conseguir, donde sea posible, reparaciones, mantenimiento o reemplazos… ¡Gratis!

2. Extender los términos de pago.

¡Otro tema que al comprador no se le hubiera ocurrido hacer, sin la visón de un financiero! Hacer que los términos se ajusten a las necesidades de la empresa, obviamente sin tomar en cuenta las del proveedor.

Al menos en el artículo, los financieros asumen el compromiso de evaluar descuentos por pronto pago y asegurar que se aprovechen los términos negociados por compras, algunas veces los compradores identifican que los financieros están pagando antes de lo pactado.

3. Garantizar que los ahorros negociados llegan a las utilidades.

Esto implica ver que se cumplan los beneficios contractuales, que para ser justos debería también evaluar si cumplimos nuestras obligaciones. Asegurar que se alcanzan los niveles de desempeño comprometidos.

El CFO debe asegurar que los ahorros y evasiones obtenidos se invierten en mejorar la organización y no sean usados para cumplir las metas de corto plazo ofreciendo mayores descuentos. Esto si suena muy interesante.

Se imaginarán que termine de leer el artículo bastante frustrado y decepcionado, esperado que no sean muchos los financieros que entiendan tan mal todo el trabajo que un comprador hace en el día con día y que el trabajo conjunto de compras y los CFO busque nuevos horizontes y no quiera sacar agua de las piedras. Tal vez para estas tiendas sea tiempo de ir pensando en otro modelo de negocio y nuevas formas de ofrecer valor a sus clientes.

Te invitamos a que nos proporciones tu opinión en relación a este artículo, será un gusto mantener el contacto contigo.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *