Abastecimientos 2020

Abastecimientos debe acelerar su transformación para responder a los retos internos y externos, esto implica atender algunos temas como competencias del personal, liderazgo al interior de la organización, digitalización y transparencia de su operación.

Al parecer hay una necesidad natural en el ser humano de hacer proyecciones al iniciar cada ciclo, obviamente esto resulta más interesante cuando se conjunta un nuevo año y una nueva década, por lo cual este año hemos tenido múltiples reportes específicos en el tema de abastecimientos.

Procurement in 2020, A New Decade and a New Era” es una publicación de Source One, que inicia reflexionando por qué la función de abastecimientos no ha evolucionado a la velocidad que se debe, como ha ocurrido con otras áreas como mercadotecnia, donde es muy claro el impacto de la digitalización, la transparencia y las redes sociales. Entre las situaciones que las encuestas en general manifiestan como impedimentos para la evolución del área se tienen:

  • La falta de inversión en digitalización y desarrollo de competencias del personal
  • El que compras no se concibe a sí misma como un socio de negocio de su empresa
  • Aunque en algunas organizaciones se ha logrado presencia en el board de la alta dirección, esta posición no se ha explotado adecuadamente

Para poder superar este estancamiento se deben tomar acciones concretas que aceleren la evolución del área. La primera debe ser demostrar la capacidad del área de mejorar la utilidad de la organización, de generar un alto ROI en comparación con otras áreas, no solo mediante la generación de ahorros, sino también por la eficiencia y eficacia que se genera al resto de la operación.

El adecuado manejo de la relación con los proveedores para mejorar su involucramiento en el logro de los objetivos de la empresa debe ser mostrado como una real ventaja competitiva a explotar.

Para complementar las dos acciones anteriores, el área debe mostrar su capacidad de liderar el negocio, de tomar decisiones que permite definir el rumbo de la organización y de cada una de sus áreas que la componen.

Entre las acciones pendientes del área está la responsabilidad social, la transparencia en el comportamiento ético con los otros miembros del ecosistema. Alarmantemente en 2018, 45% de los participantes de una encuesta manifestaron que no creen que su empresa se comporta de forma ética, el peor dato desde 2015. Por el lado de las acciones para favorecer al medio ambiente, solo se hacen pequeñas acciones aisladas que no responden a los grandes cambios en el entorno y la presión que ejercen muchos stakeholders.

Es necesario mejorar la calidad de los compromisos de mediano y largo plazo, la llegada de la analítica predictiva permite mejorar el entendimiento del futuro, pero hacer compromisos públicos en temas de sostenibilidad se vuelve un riesgo muy elevado ya que la sociedad estará evaluando y juzgando el desempeño real contra estos compromisos y esto puede ser fatal para el valor de la marca y la percepción de los consumidores.

Un término que se asocia a esta nueva década es el de complejidad, de hecho, podemos considerar que la complejidad es cada vez más compleja. El exterior de la organización es más complejo debido a los cambios en el comercio internacional y las presiones regulatorias, al interior de la empresa los usuarios tienen mayores demandas y las expectativas de valor del área crecen en temas como el riesgo, la innovación y la sostenibilidad. Además de los dos temas anteriores, las habilidades del nuevo comprador son cada vez más complejas y son muy escasas en el mercado. Finalmente, la integración al mundo digital puede se considera como otra dimensión de la complejidad al demandar de cambios en los procesos, las relaciones al interior y exterior de la organización y las habilidades para su adecuado uso.

El nuevo mundo demanda de nuevas habilidades, pero también amenaza con la desaparición de muchas posiciones que se caracterizan por ser operativas o por una baja complejidad en sus decisiones. Tecnologías como los cobots, los RPAs o los asistentes personales facilitarán la vida de los compradores, pero también desplazarán a algunos de ellos. Se puede esperar que en compras se tenga una mezcla de tecnología, colaboradores de tiempo completo, trabajadores temporales y operaciones tercerizadas que permitan optimizar el uso de recursos y los resultados.

La complejidad y la digitalización demandan que los compradores desarrollen nuevas habilidades técnicas y suaves, en estas últimas el enfoque debe estar principalmente sobre el liderazgo, la empatía y la inteligencia emocional. Obviamente el área tampoco está exenta del reto de retener el talento de las nuevas generaciones y para esto debe asegurase que el área ofrece un claro propósito, crea un sentido de comunidad y demanda del desarrollo de habilidades específicas.

Para terminar de dar forma a este escenario, la aparición de una recesión parece algo inminente, 77% de los profesionales en abastecimiento la esperan para el 2021 junto con el 74% de los economistas, por lo tanto, hay que preparar las operaciones para enfrentarla, esto se logra construyendo una elevada resiliencia en la organización junto con una gran coordinación con los proveedores.

First Voice

  1. Ricardo José Lozano:

    Excelente artículo.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.