Acciones logísticas en favor de la sostenibilidad

La Logistica es un elemento clave en la mejora de la sostenibilidad de las organizaciones y de sus ecosistemas, existen muchas oportunidades para contribuir a tener un mejor planeta y una mejor sociedad logrando simultáneamente beneficios económicos.

Difícilmente encontraremos una persona que se oponga a que su organización tome acciones inmediatas para contribuir a la sostenibilidad, sin embargo, la mayoría de las organizaciones y de los individuos están haciendo muy poco para fortalecer la cultura de su organización con relación a este tema tan importante para la sociedad.

Dentro de la cadena de suministro existen grandes oportunidades para aplicar principios de sostenibilidad, esto puede ser tanto en las operaciones de manufactura y administrativas internas como en las operaciones logísticas y las decisiones de compra asociadas con proveedores, productos y servicios.

Algunas acciones relativamente simples que las organizaciones pueden empezar a tomar para transformar específicamente sus operaciones logísticas en algo más verde son las siguientes:

  1. Reducir los materiales de empaque. Todo aquello que haga la organización para consumir menos material en el empaque de sus productos y facilitar el transporte de más piezas dentro de una unidad contribuye directamente a la sostenibilidad. Eliminar o sustituir todos esos materiales que se usan para rellenar una caja es un paso importante.
  2. Eliminar el uso de cajas. En lugar de enviar el producto dentro de una caja con la marca de la empresa, se pueden buscar opciones que requieren un menor consumo de material como pudieran ser el uso de sobres, así como también aumentar la reutilización de los empaques mediante un mecanismo simple para el retorno de los mismos.
  3. Adecuar el tamaño de las cajas. En el mercado del e-commerce el aire contenido en el empaque se vuelve uno de los componentes más caros de un producto, también el efecto de esto en el transporte es relevante, ya que se incrementa el número de viajes necesarios y por lo mismo la huella de carbono generada de la organización.
  4. Invertir en las instalaciones logísticas. Una tendencia importante en el mercado es modificar los sistemas de iluminación de los centros de distribución mediante nuevas tecnologías de luz y sensores de movimiento lo que reduce dramáticamente el consumo de energía
  5. Ajustar las horas de trabajo. Los horarios en los cuales trabaja un centro de distribución impactan directamente en el consumo de energía, es posible que resulte más económico tener más gente en el turno donde existe más luz que repartir el personal en 3 turnos debido al consumo de energía asociado. Esto también puede afectar favorablemente las operaciones de carga y descarga de las unidades.
  6. Eficientar el uso del transporte. Difícilmente la empresa por sí sola encontrará la forma de reducir el número de viajes vacíos o semillenos, pero cuando se trabaja con un proveedor de servicios logísticos es posible colaborar con otras organizaciones para reducir la huella de carbono sin afectar la velocidad del transporte y probablemente lograr un beneficio económico asociado.
  7. Mejorar las rutas. Como ya se comentó, las horas de trabajo, el poder los materiales fuera de horarios pico puede representar una importante disminución en la contaminación emitida por las unidades sin afectar el servicio.
  8. Hacer mejor uso de los transportistas consolidadores. Bajo ciertas condiciones será mucho más económico, rápido y amigable con el medio ambiente enviar la mercancía con el apoyo de un consolidador en lugar de utilizar unidades propias semi vacías.
  9. Fomentar la cultura de la sostenibilidad en los proveedores. La organización puede considerar dentro de sus criterios de selección de proveedor aquellos relativos a prácticas de sostenibilidad en empresas de transporte y almacenaje, algunos de estos criterios pueden ser el uso de energías limpias, la mejora de las condiciones de trabajo de los colaboradores de la empresa y de sus proveedores, los métodos de operación de sus almacenes o cualquier otro criterio similar.
  10. Facilitar el uso de la logística inversa. Muchas veces los consumidores tienen toda la intención de colaborar en el retorno de empaques, consumibles o productos para que sean reutilizados y no encuentran una manera fácil de realizarlo. Recordemos que no solo se obtienen beneficios ecológicos mediante la reutilización de estos materiales, sino que también se consiguen ahorros y se puede hacer mejor uso de los transportes.
  11. Hacer el mejor uso de los materiales retornados. Existen muchas evidencias de que, si bien en algunas industrias se ha mejorado la recolección de desperdicios, es aún muy baja la reutilización de estos materiales, por lo cual esto solo se acumulan en nuevos sitios sin regresar a ser útiles para la sociedad. Encontrar o desarrollar mercados secundarios debe ser una prioridad para la organización, ya que esto también puede generar ingresos y mejora la imagen de la organización ante los consumidores.
  12. Entender mejor la demanda. Cuando la organización no tiene claro los materiales que va a consumir y los bienes que va a vender, puede incurrir en inventario en exceso, que acaban siendo destruidos y contaminando al medio ambiente o son movilizados a otras instalaciones generando transportes extras con su consecuente contaminación. Por otro lado, cuando la planeación no es la correcta, se recurre a transportes urgentes de materias primas y componentes que generalmente no optimizan el uso de las unidades de transporte.

 

Para mayor información consultar “15 Down & Dirty Ways to Get Green Now”,  escrito por  Merrill Douglas

 

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.