Analítica geoespacial, primera milla e impactos del Omnicanal

La digitalización no solo impacta la forma en que nos comunicamos o tomamos decisiones, impacta también la forma en que diseñamos y operamos las cadenas de suministro para ser competitivos en un mundo donde el cliente es el centro de todas las decisiones.

No es fácil entender el impacto que el Omnicanal ha tenido en nuestras vidas y en el rediseño de las cadenas de suministro. El consumidor tiene ahora el control de la forma en que desea interactuar con la empresa, y esto agrega mayor incertidumbre a las relaciones.

Si bien se estima que la venta al consumidor en tienda física represente entre el 75% y el 85%, la interacción con el canal electrónico sigue siendo algo relevante que debemos descifrar. Algunas de las ventas que se realizan por internet, son resultado de que el consumidor conoció e interactuó con el producto en la tienda, pero simplemente decidió comprarlo por otro medio, esto implica que las tiendas tienen otros roles como puede ser los de piso de exhibición, centro de recolección de pedidos, como un punto de inspiración para generar ventas o tal vez como un destino para pasar tiempo con amigos y familiares.

Para poder entender como una tienda impacta la venta por internet, las empresas están haciendo uso de la Analítica geoespacial avanzada, que permite entender el “efecto halo” positivo de una ubicación para generar ventas, así como el “efecto halo” negativo, el de la canibalización entre canales.

El acceso a información de la conducta de compra de los consumidores, ha permitido el desarrollo de nuevas formas de analítica que combinadas con machine learning, ayudan a las cadenas a rediseñar sus redes para alcanzar un mayor desempeño. Las conclusiones de este tipo de análisis, permiten maximizar las ganancias de todas la cadenas mediante le apertura, cierre, reubicación o rediseño de sus puntos de venta.

Lograr este nivel de análisis, demanda una gran capacidad de recolectar información en el punto de venta y compartirla con otros socios de cadena. El futuro no está exclusivamente en el comercio electrónico, fortalecer el canal físico es esencial para maximizar la rentabilidad del negocio.

La obsesión por hacer llegar los productos al consumidor, lo que conocemos como “la última milla”, abarca la mayor parte de la atención de la organización en los temas de logística. Sin embargo, es necesario estar conscientes que para que esta entrega final ocurra, debe haber sucedido un gran trabajo en “la primer milla”, que son las acciones que permitieron que los componentes o producto estuvieran en el lugar y momento correcto para su transformación o venta.

La primer milla tiene elevados impactos sobre la rentabilidad del negocio, ya que genera un efecto dominó sobre el resto de la operación. En muchas organizaciones la información acerca de cuándo se recibirán los materiales es muy poco confiable y se apoya más en procesos informales que en los sistemas formales de gestión como los ERP, esto impacta en aspectos de planeación de producción y la promesa de entrega a los clientes.

Cuando se presentan cambios en fechas de entrega por problemas con los proveedores, es también común que la información no se actualice en los sistemas oficiales y esto lleva a una mala toma de decisiones y  la aceptación de compromisos que difícilmente se podrán cumplir.

En muchas ocasiones, las empresas resuelven estas fallas en la información asociada con los compromisos o desempeños de “la primer milla” mediante inventarios de seguridad, por lo que impactan negativamente al capital de trabajo de la organización.

Para mejorar el desempeño y el control sobre “la primer milla”, las empresas recurren a la digitalización de procesos, que permite mantener actualizado en tiempo real toda la información acerca de los compromisos de entrega, los niveles de inventarios, la demanda y en general mejoran la visibilidad para maximizar el potencial de las herramientas analíticas. La clave está en enfocarse en una mejor calidad de los datos y la automatización de las interacciones con los proveedores.

Un estudio realizado por la empresa ZEBRA, identificó las siguientes tendencias en el mundo Omnicanal:

  • 89% de los participantes considera que el e-commerce demanda de más rápidas respuestas, por lo que se requieren de nuevas inversiones en las infraestructuras de las organizaciones.
  • Los participantes estimaron que su exactitud de inventarios está en el orden del 66%, con el valor más bajo en las empresas detallistas, con 65%, y el más alto en las de transporte y logística con el 69%
  • Un 55% de las organizaciones aún manejan sus operaciones Omnicanal con el apoyo de lápiz y papel.
  • El 66% reconocieron que la automatización de proceso está afectando fuertemente a las industrias.
  • Solo 39% reconocieron tener operando un plan para el manejo del Omnicanal, 58% lo tienen en proceso de desarrollo.
  • 91% están de acuerdo en que las tiendas se convertirán el centros de surtido para pedidos colocados por otros medios.
  • Se estima que para el 2028, el 91% de las tiendas harán entregas directas mediante auto, bicicleta o a pie, 81% piensa que se utilizarán drones y el 78% estima el apoyo de pequeños vehículos autónomos conocidos como Droids.
  • 68% estiman que el retorno de mercancía seguirá siendo un gran reto, teniendo el número más alto de menciones en América Latina con 83% y la más baja en Norteamérica con el 51%.

En cuanto a los hallazgos más importantes por cada región se identificaron:

  • Para Asia Pacífico, el 85% colocaron a los drones como una de las tecnologías más disruptivas
  • En Europa, el 52% de los detallistas se apoyan en proveedores de servicios logísticos, 3PL, para el manejo de devoluciones
  • En América Latina, el 93% están de acuerdo en que está aumentando la presión para reducir el impacto sobre el medio ambiente
  • En Norteamérica, la tecnología más disruptiva son los vehículos autónomos.

Sobrevivir al mundo digital demanda de cambios relevantes en las cadenas de suministro que deben ser atendidos oportunamente.

Para mayor información sobre estos temas les recomiendo consultar: “Who’s shopping where? The power of geospatial analytics  in omnichannel retail”, escrito por Alana Podreciks, Nathan Uhlenbrock, y Kelly Ungerman, publicado por McKinsey, “How ‘first-mile’ flaws hinder last-mile success”, escrito por JP Morris y “Reinventing the supply chain: the future of fulfillment vision study” publicado por ZEBRA.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.