Aplicando la tecnología en los suministros

interest rates

Digitalizar implica cambiar modelos para lograr mejores resultados y no simplemente trasladar nuestros ineficientes procesos a nuevas plataformas. Integrar nuestros nuevos modelos digitales al mundo de la información del tiempo real proporcionada por el Internet de las cosas, potencializa los resultados de valor que las organizaciones pueden generar.

Tenemos que aceptar que digitalizar es algo más que pasar nuestros viejos procesos análogos a formatos digitales, o simplemente automatizar nuestra ineficiencia. La idea detrás de la digitalización es cambiar el modelo de negocio para ser capaces de generar nuevos ingresos, así como oportunidades para generar valor.

Basado en esto, cuando se inicia un verdadero proceso de digitalización, se debe tener un claro compromiso con el cambio, esto implica analizar con detalle el actual proceso de abastecimiento de la empresa para que sirva como una base, pero no debemos condenarnos a solamente evolucionar lo que hoy tenemos, sino que debemos abrir la puerta a cambios radicales.

De acuerdo  al CPO Survey 2018 de Deloitte, menos de la cuarta parte de los líderes de abastecimiento piensan que su estrategia digital le facilitará al área cumplir con su objetivo de mejorar el valor de su empresa.

Tenemos que aceptar que algunas de las tecnologías disponibles hoy en el mercado son solamente una versión digital de las viejas prácticas y no aportan una verdadera innovación a los procesos, es por eso que hay que ser muy cuidadoso con la selección y evitar que se vuelva un obstáculo en el avance del área.

Es difícil enumerar todos los procesos que abarca el abastecimiento ya que cada organización lo puede interpretar de una forma diferente, pero al menos podemos considerar los siguientes:

  • Identificar proveedores
  • Elaborar RFx
  • Realizar subastas
  • Generar órdenes de compra
  • Gestionar los contratos
  • Gestión de la relación con los proveedores, SRM
  • Auditorías de calidad
  • Gestión del desempeño de los proveedores
  • Análisis de gasto
  • Generación de reportes
  • Control de pagos
  • Gestión de riesgos

Cada uno de estos elementos puede ser digitalizado en una aplicación especial o se pueden usar algunas que abarquen más de una de ellas, esto depende de los requerimientos de la empresa, pero no debe ser limitado al usar la tecnología que ya se tiene en el ERP con el fin de asegurar la rápida implantación.

Donde pone más énfasis una organización depende de sus estrategias y sus brechas detectadas al realizar un FODA.

La tarea de la digitalización requiere conocer a detalle qué hay en el mercado de soluciones, de solicitar demostraciones y poder comparar las cualidades de cada una de las alternativas en aspectos como:

  • Facilidad de uso
  • Potencial de agregar valor
  • Traslape con otras soluciones existentes
  • Costo Total de propiedad de su adquisición y uso
  • Requerimientos de personal, cantidad y habilidades específicas
  • Escalabilidad
  • Ciberseguridad

El proceso de selección deberá seguir el proceso de toda compra, una evaluación de proveedores potenciales, la reducción a una lista de los candidatos reales, la validación de las ofertas contra los requerimientos reales de la organización y la selección de las mejores opciones desde el punto de vista técnico, operativo y tecnológico.

Los proveedores deben estar dispuestos, y tener casos concretos que demuestren su éxito, a integrarse con otras plataformas ya que es complicado que un solo proveedor pueda tener la mejor solución en las áreas de reporte, análisis de gasto, gestión de proveedores, gestión de compras o de e-sourcing.

El análisis específico de los procesos de la empresa indicará por dónde empezar, pero se requiere una clara visión de lo que se desea lograr con el paso del tiempo. La participación activa de la alta dirección es crítica para que se mantenga la inercia de trabajo, se garanticen los recursos y se genere el valor pretendido. De acuerdo con la misma encuesta de Deloitte, las 3 razones que impiden una efectiva aplicación de la digitalización en compras son:

  • 46% falta de integración de datos
  • 45% calidad de los datos
  • 30% falta de priorización por la alta dirección

Los esfuerzos por mejorar los procesos internos no deben olvidar lo que está ocurriendo en la relación con los otros miembros de la cadena que facilitan la disponibilidad de datos en mayores cantidades, menor tiempo y con mayor calidad. En este rubro es fundamental entender el crecimiento del Internet de las Cosas.

Un estudio de Zebra muestra el acelerado crecimiento de las organizaciones para mejorar la “inteligencia” de sus sistemas de gestión. En 2019 el “intelligent Enterpise Index” creció del 49% a 61% y refleja como las empresas conectan los mundos físicos y digitales para promover la innovación impulsada por datos en tiempo real en un ambiente colaborativo.

Es de llamar la atención el destacado crecimiento de la industria del retail en este proceso, ya que son el segundo lugar, solo detrás de la industria de la protección de la salud, pero por su cercanía con el consumidor final son críticas para alimentar al resto de la cadena sobre el comportamiento real de la demanda.

El reto de la digitalización tiene muchos frentes y debe ser atendido de forma coordinada para evitar pérdida de tiempo y recursos, pero las empresas deben entender que digitalizar el proceso de abastecimiento no es un lujo, sino una inversión extremadamente rentable.

Para mayor detalle, revisar: “How to build a digital procurement ecosystem in 8 minutes” publicado por Kodiak y “Zebra study: Record number of enterprises becoming ‘intelligent’ with growing IoT investments” publicado por MMH Staff.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.