Camino a la digitalización

La digitalización demanda poner atención sobre los obstáculos naturales que conlleva, asegurar los apoyos requerido y someterse a preguntas básicas acerca del valor que puede generar para la organización.

Existen muchas referencias en la literatura moderna acerca de la necesidad de crear una transformación digital en las organizaciones. Sin embargo, es un hecho que existe una gran ignorancia sobre lo que la digitalización significa y mucho más aún sobre lo que implica una estrategia para una operación digital.

Cuando los líderes de las organizaciones no tienen claridad sobre lo que digital significa para la estrategia, la forma en la que está cambiando la forma de hacer negocios y la velocidad con la que este nuevo enfoque está cambiando el balance de la competitividad, el tema no se considera como prioritario y se va posponiendo en el tiempo.

Un artículo llamado “Digital strategy: the four figths you have to win”, escrito por Catlin, LaBerge y Varney todos ellos de McKinsey, menciona que la digitalización no puede ser implementada mediante un enfoque en incremental, debe ser una iniciativa directa que ponga atención en cuatro frentes relevantes: la ignorancia, el miedo, la adivinanza y la pérdida de enfoque.

Para combatir la ignorancia, se requiere que la alta dirección tenga la claridad sobre el impacto de la digitalización sobre su capacidad de competir en el mercado, no se trata de comprar tecnología, el objetivo es generar valor para el negocio. Sin claridad, se realizaron inversiones aisladas sin un orden correcto y sin garantizar que se cuentan con los fundamentos necesarios para la transformación digital. Los altos directivos deberán ser educados profundamente sobre las tendencias y tecnologías en el mundo de la digitalización.

Para comprender claramente la digitalización, se deberá de entender cómo sería la empresa bajo este nuevo paradigma si se construyera desde cero y cómo responder a los otros miembros que forman el ecosistema de la organización.

Para poder combatir el miedo se requiere un programa en forma que abarca toda la organización que promueva el cambio en la búsqueda de crear mayor Valor. Los líderes deberán tener diálogos honestos con el resto de la organización para lograr que la iniciativa sea comprada por los elementos claves. Apoyar el cambio con comunidades formadas por diversas áreas que promuevan intercambio de mejores prácticas y se encarguen de coordinar la implantación para facilitar el resultado.

Claramente el mundo digital presenta una gran incertidumbre por lo cual lleva un riesgo social que genera miedo. La combinación de la ambigüedad y la necesidad de cambiar rápidamente genera una ansiedad que puede conducir a la parálisis. La mejor manera de medir la efectividad de la estrategia digital es con relación a los resultados del negocio que se plantearon obtener. La pregunta permanente es si el esfuerzo está haciendo retribuido con el Valor que se busca.

Otra forma de reducir la incertidumbre es experimentar con los datos que sí tienen en tiempo real para validar la calidad de las decisiones tomadas y poder implementar acciones correctivas de forma inmediata.

Como ya se comentó, la digitalización debe ser un esfuerzo enfocado  que evite acciones discretas ya que éstas están interconectadas. Para facilitar esto, es importante tener un portafolio de iniciativas digitales que garantice su adecuada implantación así como el aceptar que será necesario hacer grandes cambios que llevan asociados un alto esfuerzo en múltiples áreas.

Evaluar diferentes escenarios, ayuda a una mejor selección del camino más adecuado para la transformación.

No existe forma de garantizar el resultado de una transformación digital. Sin embargo, manteniendo una mentalidad y prueba y aprendizaje y validando lo que se está elaborando, los resultados buscados serán dos elementos esenciales para soportar el esfuerzo.

Para reforzar estas ideas, IndustryWeek publicó un e-book llamado “The Road to Digitization: Finding the Smart Path to Digital Transformation”, en donde refuerza la idea de que el camino de la digitalización está lleno de pruebas y retos pero ofrece como recompensa niveles jamás alcanzados de excelencia en la operación.

La transformación digital no sólo se refiere a la tecnología, sino la capacidad que ofrece para crear nuevos planes de negocios, nuevos procesos para evitar nuevos mercados así como la simplificación de los procesos.

En el caso particular de la transformación digital en la manufactura existen elecciones claves a considerar:

  • El liderazgo y el talento son facilitadores importantes de la transformación.
  • Las inversiones bien planeadas en tecnología producen grandes retornos. Para esto es necesario cuantificar los retornos, invertir en tecnología y seguir con actividades del negocio y buscar apoyos para acelerar el aprendizaje.
  • Las acciones deliberadas son claves para mover la estrategia digital en la dirección correcta. Esto implica tener un mapa de rutas de transformación claro, apoyado en las competencias, con un alto enfoque en proteger la seguridad de información.

Para el caso específico de la digitalización en abastecimiento, Marcell Vollmer  escribió un post llamado “Going Digital? Key Factors to Consider When Evaluating a Procurement Solution”, en donde plantea una serie de preguntas que deben ser respondidas durante el proceso de evaluación de soluciones digitales específicas para el área.

La primera pregunta se refiere a ¿cómo se puede implementar una estrategia que permita enfocarse en la innovación de los proveedores, la presión del riesgo y la presión de una cadena de suministros sostenible? Las formas digitales deberán automatizar las tareas transaccionales liberando tiempo para que el comprador realice actividades estratégicas.

¿Cuáles son los beneficios de enfocarse en la colaboración entre los compradores y los proveedores? Las nuevas tecnologías digitales permitirán conectar a los stakeholders con los datos claves de la operación para mejorar su visibilidad en operaciones interconectadas con los proveedores. Esta transparencia en la información permitirá tomar mejores decisiones para agilizar la operación y mejorar la satisfacción del cliente.

¿La tecnología a utilizar es intuitiva y demanda de pocos entrenamientos para los compradores novatos y experimentados? Algunas de las aplicaciones disponibles son profundamente confusas para su utilización aún para gente con experiencia.

¿Qué tan bien se integra esta tecnología con las plataformas actualmente utilizadas? Si el nuevo sistema tiene dificultades para conectarse con el ERP otros sistemas que se utilizan a lo largo de la organización su implantación y uso será complicado.

¿Cuánto tiempo se requiere para su implementación? Es conveniente que la implantación ocurra en el menor tiempo posible pero siempre considerando los límites reales de la organización y del proveedor.

Finalmente, una pregunta que no puede faltar que es ¿Cuánto costará esta tecnología? El costo deberá ser comparado con los beneficios que se pueden obtener, para ser evaluado como una inversión.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.