Definiendo el rumbo de la digitalización

Entender claramente que es la digitalización de la cadena, los diferentes tipos de tecnología que la soportan y definir un claro camino para su implantación son tres elementos clave para lograr éxito de forma rápida en este complejo proceso de transformación.

Las nuevas tecnologías han pavimentado el camino para construir plataformas de colaboración que recolectan datos en tiempo real, pueden utilizar analítica predictiva y operan bajo los principios de blockchain. Todo esto facilita el compartir información y el trabajo entre equipos multifuncionales que pueden codesarrollar soluciones multiempresas. Una colaboración sin fricción acelera los tiempos ciclos de desarrollo y acelera la generación de soluciones generando mayor valor para el negocio.

Los líderes de las áreas de cadena de suministro ven  la digitalización como un mandato para mantenerse competitivos pero resulta complicado separar la realidad de las modas cuando se necesita desarrollar una estrategia.

Se pueden reconocer tres grandes tendencias:

  • EL big data. Toda la información generada en el punto de venta, por los dispositivos y partes con RFID así como dentro de los ERPs requiere ser almacenado y clasificado para que se integre con todos los otros datos no estructurados que provienen de la redes sociales, los blogs o las cámaras de vigilancia.
  • Los avances en el poder de las computadoras. Cada vez se puede procesar mayor cantidad de datos en menos tempo y más rápido, lo que abre nuevas posibilidades de análisis.
  • La robótica. En esta área el desarrollo ha sido tanto en la parte de hardware como en el software, específicamente en los RPAs que están absorbiendo una gran cantidad de actividades manuales y transaccionales a un menor costo incrementando su confiabilidad.

Una cadena de suministro digital es percibida de diferentes formas por las organizaciones y sus protagonistas, lo que dificulta el definir claras estrategias y sus planes asociados. Podemos hacer una definición muy simple aceptando que una cadena digital hace el máximo uso de las tecnologías digitales para planear y ejecutar transacciones, comunicaciones y acciones.

Dentro de esta simple definición se acepan los conceptos de desmaterialización, automatización e inteligencia artificial.

Las cadenas de suministro digitales sienten, analizan, predicen y responden a los cambios en el ambiente de operación. Para esto requieren de tecnologías, estructuras organizaciones y habilidades que capturen los datos y los conviertan en información para analizarlo y adaptarse.

Los atributos de una cadena digital se pueden resumir en cuatro:

  • La digitalización. Que permite sentir, capturar y estandarizar los datos.
  • La conexión. Que combina filtra, estructura y reporta los datos en forma de información.
  • La inteligencia. Que es capaz de visualizar, diagnosticar, predecir, prescribir y comprender la información para darnos una visión.
  • La adaptación. Que alerta, empata, orquesta, automatiza y actúa en función de todo lo anterior.

Para cumplir estos atributos, se deben seleccionar las tecnologías adecuadas que pueden ser agrupadas en función de sus aportaciones:

  • Tecnologías analíticas y de toma de decisión. Que proveen el poder, la inteligencia y el manejo de datos para tomar rápidas decisiones de alta calidad. En estos grupos se pueden incluir los APS, TMS, WMS, MES, YMS, OMS, sistemas de gestión de la demanda o aplicaciones de analítica avanzada y machine Learning.
  • Tecnologías de procesamiento. Que se enfocan en automatizar transacciones y se encuentran disponibles en todo momento procesando con alta velocidad, consistencia y bajo costo. Aquí se incluyen los Cobots, las impresoras aditivas, los vehículos autónomos y los sistemas de almacenamiento tipo ASRS
  • Tecnologías de comunicación. Que permiten conectar con gran precisión y velocidad mediante diferentes flujos de información. En este grupo podemos incluir a los sensores, los escáneres, los RFID, los celulares, los satélites, el EDI o la GDSN.
  • Plataformas tecnológicas de integración. Que son las responsables de combinar, comunicar, dar visibilidad, rastrear y apoyar la toma de decisiones. Aquí se pueden mencionar de forma destacada a la computación en la nube, el blockchain, los wereables, la realidad virtual y aumentada, los GPS, los ERPs, los PLMs y otros sistemas de integración como los CRM, SRM y CPFR.

Para entender la madurez digital de una cadena de suministro, resulta útil realizar las siguientes preguntas:

  • ¿Tenemos un roadmap definido y un proceso para mantenerlo actualizado?
  • ¿Para cuantos procesos centrales hemos logrado su digitalización, conexión inteligencia y adaptabilidad?
  • ¿Cuántas de nuestras iniciativas están integradas en esfuerzos amplios y cuantas se enfocan en solucionar problemas?
  • ¿En qué extensión han sido identificados y atendidos los facilitadores y retos de esta transformación?

Con relación a la pregunta 4, las empresas han encontrado sus principales retos en las áreas de cultura, talento y estructura organizacional que limitan la transformación tecnológica.

Mejorar la visibilidad, tener la información requerida en el tiempo adecuado, es uno de los objetivos claves de la trasformación. La visibilidad se aplica a los procesos de negocio, a la disponibilidad de productos, al comportamiento de la demanda y al suministro así como a la planeación de la organización.

Se puede hablar de ocho aspectos relevantes de la visibilidad:

  • La demanda
  • Los indicadores de desempeño
  • Las disrupciones
  • Las amenazas potenciales
  • El comportamiento de los mercados
  • El estado de los inventarios
  • La capacidad de los procesos
  • El estado de los activos

La visibilidad es la base para poder avanzar en la inteligencia, mediante la aplicación de mejores algoritmos. Cuando se combina la visibilidad con la automatización se mejora la eficiencia y la experiencia del cliente, y cuando se tiene una clara visión y una adecuada automatización es posible operar con agilidad para personalizar la experiencia del cliente.

La nueva normalidad es un ambiente operativo lleno de incertidumbre constantes sin resolver, el contar con cadenas digitalizadas, conectadas, inteligentes y adaptativas podrán navegar adecuadamente bajo estas condiciones.

Para mayor información consultar: “Digital procurement. The benefits go far beyond efficiency” escrito por Coleman Radell y David Schannon, así como  “Digital Supply Chain Transformation: Visualizing the Possibilities”. Nada Sanders y Morgan Swink.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.