Digitalizando las cadenas de suministro

La digitalización en las cadenas de suministro abarca muchos aspectos, desde la optimización de todo un ecosistema hasta la mejora de la productividad de una tarea en específico, entender los elementos clave en cada una de esas situaciones es esencial para maximizar sus beneficios.

Compras no es, ni debe ser, la única área severamente afectada por la digitalización si lo que se busca es que estas nuevas tecnologías permitan a las cadenas generar nuevos valores para los clientes, los accionistas y la comunidad en general.

Bajo el nuevo modelo digital, las cadenas de suministro tendrán las siguientes características:

  • Planeación sincronizada. El objetivo será maximizar las eficiencias de toda la cadena
  • Clientes conectados en tiempo real. Esto facilitará el desarrollo, entrega y servicios de postventa.
  • Operaciones inteligentes. Las empresas trabajarán de forma ágil y proactiva.
  • Suministro sincronizado. La operación se basará en modelos predictivos.
  • “Fulfilment” dinámico. Se alcanzarán niveles de velocidad, entrega y satisfacción nunca definidos.

Basado en estas nuevas competencias, las cadenas digitales presentan estas ventajas:

  • Transparencia punta a punta. Los miembros de la cadena podrán ver lo que está pasando a lo largo de la cadena gracias al uso de nuevas tecnologías.
  • Operación proactiva. El sistema generará alertas predictivas y usará analítica avanzada para mantenerse en una agilidad permanente.
  • Optimización de los recursos. Los miembros de la cadena estarán en posibilidad de identificar y utilizar los trabajadores y equipos adecuados para hacer los trabajos, con el apoyo de inteligencia artificial, algoritmos de optimización.
  • Toma de decisiones con un enfoque holístico. Todas las decisiones serán analizadas para crear un aprendizaje continuo que permita mejorar las impactos a lo largo de la red.

El conocido enfoque de mejora basado en el Kaizen y el circulo de Planear – Hacer – Verificar y Actuar, será sustituido por un nuevo enfoque compuesto por cuatro nuevos elementos:

  • Identificar el comportamiento del entorno, los clientes, los proveedores y los recursos de las cadenas para tomar las mejores decisiones
  • Tomar acciones para ejecutar las decisiones.
  • Ejecutar las tareas junto con todos los socios de las cadenas de suministro basados en una visibilidad que permite compartir “una sola verdad”.
  • El ciclo de aprendizaje permite que el modelo aprenda y busque permanentemente el curso de acción que optimice los resultados con un enfoque multifuncional y multi empresa.

SI bien es cierto que todo este panorama suena espectacular para la optimización de los recursos y la mejora de los servicios al cliente, esto también tiene un lado oscuro cuando se cuestiona la capacidad real de una inteligencia artificial de disponer de los recursos de toda una cadena en un mundo incierto con información que no siempre es totalmente confiable.

Uno de los retos pendientes de los expertos en Inteligencia Artificial es enseñarles a los algoritmos algo del sentido común que tenemos los seres humanos.

El aprendizaje profundo se basa en que las máquinas aprendan por si solas, para esto se requiere de una inteligencia artificial alimentada por una inmensa cantidad de datos para poder encontrar patrones por si sola. Las máquinas no siguen claras reglas, simplemente examinan sus resultados y después de cientos de simulaciones logran mejorar su capacidad de decidir y empiezan a generar ciertos rasgos de sentido común, sin embargo, cuando se introducen ciertos cambios en el perfil de los datos, que para un ser humano sería fácil de identificar y adaptar un nuevo patrón de comportamiento, la inteligencia artificial requiere nuevamente de cientos de interacciones para encontrar algún patrón de comportamiento. Las nuevas inteligencias tienen aun muchas limitantes para tener una rápida adaptación.

Considerando estas limitantes, la colaboración entre las inteligencias artificiales y las personas sigue siendo un elemento clave para maximizar los beneficios de la digitalización.

Sin embargo, no todos los impactos de la digitalización son a gran nivel, una aplicación de gran utilidad en las cadenas es para medir el desempeño del personal y lo equipos en la producción. Para que se tenga un adecuado modelo para la gestión del desempeño se requieren 5 elementos:

  • Datos correctos
  • Fuente correcta
  • Tiempo y lugar correcto
  • Persona correcta para tomar decisiones
  • Que permita tomar la decisión correcta

La información provendrá de múltiples fuentes, deberá ir a las personas con la autoridad adecuada para la toma de decisiones y la generación de una comunicación oportuna a los afectados.

Nuevamente no es la cantidad de información generada, es su calidad, su oportunidad y las acciones que se generan como consecuencia de su análisis lo que contribuirá a mejorar la productividad de las operaciones.

Para mayor detalle, les recomiendo consultar. “Digital Capabilities Model for Supply Networks” publicado por Deloitte, “How to Teach Artificial Intelligence Some Common Sense”  escrito por Clive Thompson , “The digital difference in measuring production performance” escrito por Ellot y Wang y publicado por McKinsey & Company,

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.