El 2020 y su impacto en el futuro

El 2020 incrementó la incertidumbre y la complejidad en la gestión de las cadenas de suministro. Aprender, adaptarse y corregir rápidamente son tres elementos clave para rediseñar las organizaciones ante una nueva realidad.

Las cadenas de suministro se caracterizan por trabajar en ambientes dinámicos donde se presentan diferentes tipos de riesgos .Sin embargo, nunca se había presentado un evento a escala mundial como lo que significó el COVID-19 durante el año 2020. A pesar de la severidad de la pandemia, las áreas de abastecimiento, toda la de cadena de suministro en general, no se pueden dar el lujo de dejar de poner atención a otros riesgos y señales de emergencia que ocurren en el mercado, el mensaje es simple, en el entorno actual no todo es COVID-19.

Un buen sistema de gestión de riesgo cuenta con un sólido conjunto de indicadores que le permiten rastrear la evolución de las diferentes amenazas y oportunidades del mercado. Durante el 2020 muchos indicadores como la estabilidad del empleo, la salud financiera de las organizaciones, el transporte de materiales o las relaciones entre las organizaciones se vieron fuertemente afectados y seguramente lo continuarán siendo durante muchos meses más.

Cuando exista de nuevo una estabilidad financiera en el mercado, los riesgos para los miembros de una cadena de suministro se incrementan ya que seguramente la crisis dejará fuertes impactos negativos sobre la capacidad de producir y adquirir bienes y servicios necesarios para la correcta operación de una cadena de suministro. Seguramente el futuro cercano traerá un reacomodo dentro de muchas industrias en donde las adquisiciones y fusiones será una solución al debilitamiento financiero de las empresas.

En esta tabla se muestra la evolución de los indicadores de riesgo del 2019 y del 2020, y como se puede observar, solo 3 de ellos se mantuvieron en la misma posición:

2019 2020
1.   Estructura de propiedad 1.    Estructura de propiedad
2.   Estabilidad de los empleados clave 2.    Estabilidad de los empleados clave
3.   Multas de los socios de negocios 3.    Desastres en las ubicaciones
4.   Problemas en el campo 4.    Problemas con enfermedades pandémicas
5.   Desastres en las ubicaciones 5.    Multas de los socios de negocios
6.   Terremotos 6.    Problemas en el campo
7.   Inundaciones 7.    Desastres en el sitio de un socio de negocios
8.   Tormentas 8.    Tormentas
9.   Problemas con la energía eléctrica 9.    Disputas industriales en el sitio del socio
10.       Desastres en el sitio de un socio de negocios 10.  Problemas con la energía eléctrica

 

En un comparativo de enero a mayo del 2019 – 2020, se encontraron las siguientes variaciones:

  • Se incrementaron 2.5 veces los desastres en los sitios de los socios comerciales.
  • Se incrementó en dos veces los desastres en las ubicaciones.
  • Creció 1.4 veces las disputas industriales en los sitios de los socios de negocio.
  • Se incrementó 1.5 veces la inestabilidad en las posiciones de empleados claves.

Con relación a las categorías que más impactaron a las organizaciones, se mantuvo básicamente el mismo orden que durante 2019 y sólo apareció en el cuarto lugar los efectos del COVID-19:

  1. Inestabilidad financiera de proveedores.
  2. Estabilidad de empleados claves.
  3. Eventos locales.
  4. Rompimientos causados por la pandemia.
  5. Aspectos legales y regulatorios.
  6. Amenazas naturales.
  7. Desastres en el sitio del proveedor.

Junto con todo lo anterior, también se presentó un incremento de 1.8 veces la ciberseguridad y de 1.7 riesgo asociados con las prácticas laborales y el respeto a los derechos humanos, lo que nos viene a confirmar la clara necesidad de mantener sistemas de monitoreo y atención al riesgo más allá de los eventos puntuales que pueden ocurrir.

En general, la recuperación de la crisis y la continuidad de la cadena de suministro se basará en 4 grandes pilares:

  1. El asegurar las fuentes de suministro. El objetivo fundamental es asegurar que no se presentarán impactos negativos en la capacidad de la empresa para satisfacer sus compromisos con los clientes.
  2. Evolucionar el paradigma del suministro. Mejorar los programas para estar mejor equipados y expandir los procesos de gestión de la relación con proveedores.
  3. Mejorar la gestión de la red de suministro. Extender la capacidad de la organización para entender la dependencia colaboración con la red del suministro.
  4. Convertirse en una empresa consciente del riesgo. Contar con un sólido sistema de gestión del riesgo para sobrevivir y prosperar.

En la nueva realidad se requiere encontrar un balance entre lo que funcionaba antes y lo nuevo que se debe hacer ante la nueva normalidad. En el caso de las cadenas de suministro, se debe poner atención a los siguientes puntos:

  1. Evolucionar de una estructura de reportes en línea y silo, a un trabajo en redes y como equipo.
  2. De operar bajo el principio de “just in time” a una mezcla de “just in time” con “Just in case”. Rediseñar las cadenas para incluir la resiliencia y la agilidad como valores clave de la operación, además se deberán recortar las cadenas para tener socios más cercanos.
  3. De pensar en el cierre del trimestre a trabajar con los socios para construir un mejor futuro
  4. De pensar en la sostenibilidad como un mandato legal a convertirlo en parte de la estrategia como una ventaja competitiva que promueve la cooperación, la innovación y la transparencia.
  5. Del comercio en línea a la economía libre de contacto. Muchos cambios llegaron para quedarse y se requiere acelerar la transición hacia la digitalización y la automatización.
  6. De simplemente retornar a retornar y Reimaginar la forma en que se operará dentro del ecosistema.

Existen cuatro áreas para enfocarse en el corto plazo:

  • Recuperar los ingresos
  • Reconstruir las operaciones
  • Repensar la organización
  • Adoptar aceleradamente soluciones digitales

Después del 2020 el mundo es otro y tendemos que cambiar nuestra forma de gestionarlo.

Para mayor información consultar “Riskmethods 2020 Risk Report: The Year That Changed Everything” así como “From thinking about the next normal to making it work: What to stop, start, and accelerate” escrito por  Kevin Sneader y Shubham Singhal.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.