Fortaleciendo las cadenas de suministro

Actuar oportunamente en el fortalecimiento de las cadenas de suministro permite un mejor aprovechamiento de las oportunidades y disminuir la probabilidad y el impacto de los eventos inesperados

Se dice que el que no aprende de sus errores está condenado a repetirlos, es por eso por lo que resulta interesante revisar algunos artículos publicados hace varios años que a la luz de los eventos actuales retoman su actualidad y nos hacen ver que retrasar algunas decisiones lleva implícito un alto costo para las organizaciones

En un artículo llamado “10 Supply Chain Gotchas, and How to Avoid Them” publicado el 2015 por Phill Britt encontramos algunas lecciones importantes que debimos haber atendido en el pasado pero que tal vez es momento de atender con la prioridad que se merece.

La falta de transparencia en las cadenas de suministro es el primer error, ya que los miembros operan sin tener una visibilidad de lo que ocurre y esto expone a las organizaciones a sorpresas y a interrupciones como las ocurridas en los últimos meses. Es necesario que las organizaciones conozcan dónde se originan sus materias primas, dónde se ubican los proveedores de sus diferentes componentes por dónde viajar y donde se encuentran las mayores ineficiencias que deben ser atendidas para reducir los riesgos cómo mejorar los costos y garantizar una mejor operación.

Hoy aceptamos que los datos son posiblemente el recurso más valioso de la organización, la velocidad con la que se genera información a lo largo de nuestra cadena de suministro demanda de sistemas que permitan su captura como almacenamiento como procesamiento y utilización para mejorar las tomas de decisiones punto de información puede incluir disponibilidad, precios, ubicación geográfica, resultados de pruebas, situación financiera del proveedor y muchos más que pueden ser utilizados en decisiones operativas como tácticas y estrategias. Es necesario que la empresa tenga claridad sobre qué datos utilizará para mejorar la calidad de sus decisiones en la búsqueda del logro de sus objetivos estratégicos.

Existe una falta de planeación que considere posibles interrupciones en la operación, la pandemia vino a descubrir que si no tenemos un modelo en operación que sea capaz de atender riesgos previstos e imprevistos y no estamos invirtiendo en fortalecer la resiliencia de nuestra organización se tiene una alta exposición a múltiples eventos que ponen en riesgo no sólo la propia operación sino la continuidad de toda la cadena de suministro a la cual se pertenece.

Trabajar con demasiados proveedores representa un problema para la empresa al incrementar la complejidad de sus procesos de planeación como ejecución y mitigación de riesgo. Sabemos que la complejidad es una variable que complica la gestión de las cadenas de suministro y que en muchas ocasiones genera más problemas que los que resuelve como hacen embargo, esto no implica que eran el extremo de depender exclusivamente de un proveedor que coloca la empresa en una posición frágil ante la existencia de algún evento inesperado que interrumpe la operación de las cadenas.

Es sabido que cualquier idea llevada al extremo puede ser peligrosa y esto se aplica también para la filosofía bajo la cual muchas organizaciones se han colocado en posiciones de extrema dependencia y fragilidad en la cual una pequeña interrupción tiene consecuencias fatales sobre toda la cadena. Todos los ahorros logrados gracias a la simplificación de las operaciones y los procesos asociados se pueden perder por una sola interrupción que ocasione pérdidas millonarias. Convertirse en una empresa limpia no implica correr riesgos innecesarios no exponerse de una manera irracional a los cambios del entorno como implica tomar en cuenta lo que ocurre alrededor de la operación y garantizar su correcta operación con la mayor velocidad sin exponerse innecesariamente a pérdidas. Se debe buscar mantener un balance entre la eficiencia y la resiliencia.

Falta de controles adecuados ante posibles ataques físicos o cibernéticos. La alta dependencia de la operación física con el procesamiento de los datos demanda que la protección de éstos sea una prioridad para la alta dirección punto al igual que la solidez de una cadena de suministro está marcada por su eslabón más débil, la seguridad informática de toda la cadena depende de la solidez del socio que el ecosistema que pone la menor atención al tema. De manera similar debe ser adoptado con relación al manejo de la seguridad física de los productos ante el crecimiento de los controles aduanales que buscan evitar actos terroristas en un mundo globalizado. El apego a normas como CTPAT y OEA permite a las organizaciones facilitar el flujo de materiales y demostrar a sus socios de cadena la importancia que colocan este tema.

Las empresas tienen que adaptar su operación para la famosa bimodalidad que implica poder responder a las demandas del comercio físico, así como también al del comercio electrónico. Cada uno de estos escenarios tiene retos particulares y requieren de una elevada calidad en el procesamiento de la información que conduzca a responder de manera eficiente y efectiva a las peticiones de los clientes, en particular cómo se debe poner especial atención al manejo de las devoluciones generadas a través de los canales de Comercio electrónico.

La cadena de suministro es uno de los medios más importantes para que la organización pueda ejecutar sus estrategias, cuando las estrategias de cadena se encuentran desalineadas con los objetivos estratégicos de la organización se generan costos y retrasos innecesarios, pero esto es aún más evidente cuando la selección a la tecnología para operar dentro de las cadenas no se hace de forma adecuada y se vuelve un obstáculo en lugar de un facilitador para la ejecución de las operaciones. Recordemos que la selección de la tecnología no es una decisión operativa como debe ser vista como una decisión estratégica debido al impacto que tiene sobre la operación del negocio.

Cuando la relación con los proveedores se basa en simplemente obtener el menor precio se está desaprovechando múltiples competencias que estos pueden aportar a la eficiencia y la efectividad de la operación. Considerar las competencias de los proveedores en un nivel de compromiso para generar mejores soluciones y eficiente a las interrelaciones entre las empresas debe ser considerado un factor de peso sobre la decisión de la selección. Enfocar a los proveedores estratégicos bajo una estrategia de colaboración y crecimiento conjunto garantiza nunca recibimiento sólido y prepara la cadena para enfrentar cualquier posible interrupción.

Resulta muy atractivo pensar en una operación en donde los socios de negocios se alinean claramente con una estrategia y buscan en todo momento tomar las mejores decisiones para el colectivo y no de forma individual. Sin embargo, para que esto ocurra es necesario que este concepto simplemente de manera interna y las áreas funcionales trabajen como una red y no como una serie de islas en las que cada una de ellas busca alcanzar sus propios objetivos sin tomar en cuenta el impacto final sobre el total del negocio. Construir operaciones internas ágiles que sepan explotar la visibilidad, la colaboración enfoque al cliente que se logra al colaborar con los proveedores y los clientes es la clave para lograr una empresa resiliente que logra alcanzar sus objetivos estratégicos.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.