Impacto social del suministro

El uso de herramientas como el “impact sourcing” y la economía circular permiten a suministros maximizar sus contribuciones hacia la sostenibilidad y en particular hacia la sociedad.

Cuando uno piensa que conoce todos los términos de su profesión, aparecen algunos nuevos que nos demandan investigar su significado y evaluar su validez. En este caso el término es “Impact sourcing”

Este término es muy interesante ya que se refiere a el uso de personas que se encuentran en condiciones socio económicamente desfavorables para integrarlos en procesos productivos. Su mayor aplicación es en servicios tercerizados como los centros de atención, call centers, en donde la mayor cantidad de los colaboradores tienen un buen manejo verbal y un soporte académico, pero existen oportunidades laborales en áreas que demandan pocas habilidades como el escaneo de documentos, la captura de datos, el etiquetado en videos o la verificación y limpieza de datos.

“Impact sourcing” se centra en ser incluyente con la gente que se encuentra en la base de la pirámide y ofrecerle oportunidades laborales y de crecimiento. Bajo este enfoque se tienen al menos 5 impactos favorables:

  • Las empresas dan preferencia a proveedores que participan en programas de inclusión
  • La compañía tiene acceso a nuevos talentos y da oportunidades a personas que generalmente desarrollan una mayor lealtad hacia su empresa. Se estima entre 15% y 40% menos deserción laboral.
  • El trabajador recibe acceso a un nuevo nivel de ingreso económico y desarrollo personal. Los ingresos pueden crecer entre 40% y 200%
  • Se beneficia a la familia del contratado, entre 3 y 4 miembros. Esto tiene a mejor la relación familiar y el nivel educativo y de salud de los niños
  • Se tiene un impacto directo sobre la comunidad del trabajador.

Asumir un compromiso con el “Impact Sourcing” permite a las empresas:

  • Disminuir costos
  • Participar activamente en la promoción de la diversidad
  • Mejorar su competitividad en el mercado doméstico
  • Se logra cumplir los objetivos de responsabilidad social corporativa

Un claro ejemplo de la importancia de construir y operar cadenas sostenibles se encuentra en la industria de los alimentos, en donde las empresas deben trabajar de cerca con los agricultores o granjeros para garantizar la disponibilidad y el cumplimiento a las regulaciones y las demandas de la sociedad.

Para mejorar la sostenibilidad se requiere invertir en visibilidad y rastreabilidad para poder saber el origen de cada uno de los vegetales o frutas, pero esto ya no es tan fácil en la fabricación de un cosmético que requiere de unos 54 ingredientes.

La certificación de productos, como el café permite saber que el producto ha sido auditado y cumple con los estándares ambientales, sociales y económicos que demanda la sociedad. Apoyarse en entidades certificadoras aporta un punto de vista neutral, pero genera costos que impactan mucho en productos de alto volumen y bajo margen.

Empresas como Mondelez han creado alianzas con sus proveedores de Cocoa para ayudarlos a lidiar con situaciones como el cambio climático, equidad de género, pobreza o trabajo infantil en sus comunidades. Se han realizado inversiones de $400 millones de dólares en 10 años para apoyar a 200,000 productores, y esto solo abarca 43% de sus suministros, por lo que espera alcanzar a la totalidad para 2025.

La cadena de suministro de Mondelez representa el mayor contribuidor de la empresa en su huella de carbón punta a punta sobre todo con su consumo de cocoa y aceite de palma que tiene severo impacto en la deforestación del planeta.

Aún con todo el esfuerzo enfocado en la mejora de la producción de los ingredientes, existe una gran oportunidad en la gran cantidad de desperdicio que se genera en la producción, transformación y distribución de alimentos, esto incluye además los empaques utilizados para el manejo y comercialización de los productos que utiliza una gran cantidad de plásticos.

Obviamente el mejor enfoque para la eliminación del desperdicio es el de la economía circular, en donde el suministro se vuelve un elemento clave, considerando que el principio fundamental es generar valor al asegurar que ningún material es desperdiciado durante la fabricación y uso de un producto.

La economía circular implica reciclar, reutilizar o encontrar un nuevo propósito a los materiales para ahorrar dinero y/o generar nuevos ingresos para una organización. Una definición del concepto sería “una cadena que repara y regenera por diseño, en la cual se impulsa el mantener los productos, componentes y materiales en su máximo provecho todo el tiempo, distinguiendo entre los ciclos técnicos y biológicos. Lograrla no solo demanda un cambio cultural y de forma de pensar, requiere de una muy buena planeación de alto nivel y una visión holística de toda la cadena.

El uso y reuso de los materiales permite reducir costos y abrir nuevas oportunidades de mercado y esto irá creciendo conforme madure la economía circular en sustitución de la lineal. Las áreas de compras tendrán gran influencia en esto al trabajar en la selección y desarrollo de proveedores bajo el enfoque circular. Las mayores responsabilidades en compras sostenibles son:

  • Colaborar con los proveedores para diseñar e implementar su sistema de documentación y seguimiento de los atributos ambientales de sus productos.
  • Reportar las acciones en favor del ambiente que realiza el área y evaluar su efectividad.
  • Identificar oportunidades para educar a los usuarios finales acerca de los impactos de sus selecciones de productos.

Debemos reconocer el papel clave de los proveedores para alcanzar cero desperdicios y reducir la emisión de carbón. Todo inicia con una visión común y la realización de talleres de trabajo para identificar y atender oportunidades. Soportar las iniciativas con un adecuado sistema de reporteo facilita el logro de resultados.  No se trata de poner cambios a las prácticas de los proveedores, es trabajar con ellos como socios para atender las oportunidades.

 

Para mayor información consultar: la página del Global Impact Souircing Coalition, el artíclo de Sue Dorfler en la revisata del ISM de Agosto del 2019,  llamado “A focus o sustainability” y otro artículo de ISM llamado “Full Circle” escrito por Lisa Arnseth.

 

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.