Inteligencia Artificial en Abastecimientos

AI artificial intelligence

La Inteligencia artificial cambiará los abastecimientos como los conocemos hoy, por lo cual debemos entender que es, como funciona y lo que puede hacer por las organizaciones.

Las nuevas tecnologías demandan que todos aprendamos nuevos conceptos y formas de trabajar, esto no es la excepción cuando hablamos del tema de la Inteligencia artificial. Afortunadamente, la empresa Sievo realizó una publicación llamada “AI in Procurement” que nos ayuda a entender un poco más del tema y sus implicaciones en abastecimientos.

Para iniciar haré referencia a una referencia que tiene el documento y que dimensiona la importancia del tema: “Espero que la IA cambie el 100% de los trabajos en los próximos cinco a diez años” Ginni Romety, CEO de IBM, 2019.

El término de inteligencia artificial se usó por primera vez en 1956, por lo cual la idea no es algo nuevo, pero ha sido el crecimiento de las capacidades de almacenaje y procesamiento de las computadoras las que han impulsado su desarrollo.

Una breve definición de IA es simple, “algoritmo Exhibiendo cualquier conducta considerada inteligente”. Es una rama de la ciencia de la computación que facilita a la máquina a presentar conductas tipo humanas.

Dentro de la inteligencia artificial podemos incluir algunas herramientas como el Machine Learning (algoritmos que detectan patrones y automáticamente mejoran la experiencia), el procesamiento de lenguaje natural (algoritmos que pueden interpretar, transformar y generar lenguaje humano) y el aprendizaje profundo (i tipo de método de machine Learning donde las redes neuronales artificiales avanzadas progresivamente mejorar la habilidad de desempeñar una tarea). La diferencia radical entre estas tres se basa en cómo la máquina aprende.

Algunos de los beneficios de la IA son:

  • Minimizar el trabajo manual
  • Incrementar la eficiencia
  • Mejorar los pronósticos
  • Acelerar los tiempos de respuesta
  • Mejorar la exactitud
  • Mejorar el estilo de vida
  • Reducir los costos

Sin embargo, para alcanzar todo esto se deben superar algunos retos importantes como:

  • La imperfección. Si bien la inteligencia artificial es más rápida y precisa que los humanos no pueden asegurar un resultado perfecto desde la primera vez y requiere de un ciclo de aprendizaje que algunos no están dispuestos a considerar.
  • Falta de confianza en la tecnología. Debido a que algunos modelos de IA no pueden ser comprendidos en su totalidad por la mente humana, esto genera desconfianza en la calidad de sus decisiones.
  • Sesgo humano. Las decisiones dependen directamente de los datos alimentados por el ser humano, lo que puede ocasionar un sesgo en las decisiones.

El nivel de riesgo al que expone la IA a la organización depende de las aplicaciones en las que se utilice por lo que se recomienda mantenerlo bajo e irlo creciendo conforme se logra un mayor aprendizaje.

Tengamos presente que la inteligencia artificial puede hacer mancuerna con el ser humano, en donde éste aporta su habilidad para resolver problemas y su entendimiento del contexto de la situación y la máquina aporta su velocidad para tomar decisiones, su bajo costo de operación y su disponibilidad de 7x 24.

Al aplicar la IA en el tema de compras podemos centrarlo en las siguientes funciones:

  • Gestión del riesgo de proveedores. Para monitorear e identificar riesgos potenciales
  • Revisar, aprobar y colocar órdenes de compra automáticamente
  • Cuentas por pagar. Automatizar la revisión y el pago de las facturas de proveedores
  • Análisis de gasto. Para mejorar y acelerar la revisión del gasto de la organización
  • Información de los proveedores. Crear y mantener información precisa de los proveedores
  • Suministros estratégicos. Gestionar, guiar y automatizar los procesos de suministro.
  • Para analizar y consolidar la información contenida en los contratos.

Llevada al extremo, se puede pensar que la IA puede alcanzar en compras los siguientes cuatro aspectos:

  • Automatización total del proceso
  • Automatización de la creación de valor
  • Total transparencia en el gasto
  • Un ecosistema ágil de proveedores

La IA transformará los procesos de abastecimiento en todo tipo de empresas, no está limitada solo a las grandes corporaciones. Todos los procesos se verán afectados en mayor o menor medida y se debe aceptar que existe un cierto riesgo asociado con el uso de esta tecnología.

Para maximizar el impacto positivo de la IA se requiere contar con una cultura de aprendizaje y en donde la toma de decisiones sea basada en datos duros. Es seguro que algunas posiciones desaparecerán, otras se modificarán, pero se requerirán crear nuevas, asociadas a la gestión de datos, el mundo digital así como para ejercer un nuevo tipo de liderazgo multiempresas.

Existen cuatro preguntas básicas antes de considerar implementar la IA:

  • ¿Tenemos la cantidad y calidad de datos adecuada?
  • ¿Cómo podemos demostrar sus beneficios?
  • ¿Debemos desarrollar o comprar las aplicaciones IA?
  • ¿Cómo será la relación hombre – máquina en el trabajo?

El camino a la IA se puede manejar en 3 fases:

  • Identificar casos de uso para proyectos piloto aplicando mejores prácticas y evaluando posibles socios y proveedores
  • A 6 meses. Iniciar proyectos piloto con enfoque en los desarrollos, ajustar de acuerdo a lo que se va aprendiendo y ajustar la estrategia.
  • De 3 a 5 años. Revisar los resultados y la estrategia para mantenerla alineada con las estrategias corporativas y hacer las inversiones requeridas en las personas y la tecnología.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.