La digitalización como herramienta para mejorar el desempeño

La digitalización es un elemento esencial en el futuro de las cadenas, por lo cual es urgente entender sus ventajas, limitantes y potencial para integrarla lo más rápido posible en las estrategias y operaciones del suministro

Durante toda la historia de la administración han aparecido modas, algunas han logrado sobrevivir y son parte integral del corazón de la administración actual, mientras que otras han ido desapareciendo, ya que solo eran coyunturales o resultado de una agresiva campaña mediática. Esto, sin lugar a dudas, ha generado una resistencia natural hacia las nuevas grandes ideas que prometen mejoras sustanciales en las organizaciones.

Si a lo anterior le sumamos las serias dificultades que tradicionalmente tienen las empresas para la integración de nuevas tecnologías de procesos administrativos, cuando se escucha hablar de la digitalización de los negocios, son muchos los que se muestran escépticos sobre el verdadero impacto que esta moda puede traer en los negocios.

La buena noticia es que la digitalización es algo más que una moda, es la nueva forma de trabajar en un mundo de alta incertidumbre y demandas, la mala noticia es que su adopción es algo altamente complejo y demanda no solo de inversiones en tecnología, sino también de nuevos talentos, marcos de pensamiento y visión del negocio.

Digital transformation: Raising Supply-chain performance to new levels”, es un artículo escrito  por E. Geizing, X. Huang, P, Samai e I, Silva y publicado por McKinsey en donde afirman que la integración de las aplicaciones digitales a la operación ayudará a tener mejoras significativas sostenibles en el desempeño de las cadenas.

Un estudio de la firma McKinsey identificó que la cadena de suministro era el área de menor integración a la digitalización de las organizaciones con solamente un 43% de las empresas analizadas a pesar de que la digitalización del área puede implicar un incremento del 3.2% de las utilidades antes de impuestos e intereses y un crecimiento de los ingresos de alrededor del 2.3%

El modelo tradicional de cambio, implicaba analizar el estado presente, definir un estado futuro y crear un camino para cerrar las brechas, desafortunadamente, esta fórmula ya no funciona así en la era digital, partiendo de que la visión del futuro es y será poco clara por lo que implicará muchos cambios a lo largo del camino. La evaluación de la situación actual debe poner énfasis en la integración entre las operaciones y la tecnología así como en el talento y la estructura que fomenta la innovación y la mejora continua.

El inicio de la digitalización de las cadenas se remonta al uso de los MRPII y los ERPS, que se enfocaron en mejorar los procesos transaccionales, apoyar la planeación y ejecución de las operaciones básicas y aportar datos para mejorar las decisiones. Pero estas tecnologías no se preocuparon por dar al área las capacidades de transformarse mediante el análisis multifuncional de los datos, los recursos para identificar el origen de los problemas de desempeño, ni tampoco herramientas avanzadas de planeación para atender a los cambios de la demanda con un enfoque preventivo.

Las nuevas tecnologías tienen un enfoque hacia la optimización de los ecosistemas, con el apoyo de herramientas analíticas que permiten manejar una gran cantidad de datos estructurados y no estructurados para poder aplicar inteligencia artificial y recomendar acciones preventivas y correctivas.

El cambio no solo está en la tecnología de la información, se introduce en la forma en que los individuos, los equipos y las organizaciones comparten información para colaborar en la atención a las oportunidades del mercado. El mantener un frágil balance del suministro con la demanda implica una elevada colaboración al interior y al exterior de la organización.

Las capacidades técnicas que el mundo digital demanda de las organizaciones considera:

  • Mejorar la toma de decisiones mediante sistemas que aporten recomendaciones para cada situación.
  • Automatización de las operaciones para que el personal se pueda enfocar en actividades de mayor valor agregado
  • Mejorar la experiencia punta a punta del cliente aportando gran transparencia a la operación.
  • Fortalecimiento de los modelos de negocio mediante una constante innovación
  • Desarrollo del talento humano para poder convertir las necesidades del negocio en aplicaciones digitales.

El análisis de brechas de los recursos actuales para alcanzar los objetivos futuros implica revisar al menos la forma en que la empresa gestiona sus datos y los analiza, la infraestructura de hardware y software con la que opera, el talento digital de su personal y la idoneidad de sus procesos.

El cambio no será inmediato y requerirá de inversiones financieras, pero el alineamiento con la visión de largo plazo permitirá una transformación dinámica que maximizará el valor que las nuevas tecnologías pueden aportar a la competitividad del negocio.

Pero cuando hablamos de nuevas tecnologías, existen muchas verdades, medias verdades y mentiras que complican tomar las correctas decisiones sobre los resultados que pueden producir. Específicamente, éste es el caso de la Inteligencia artificial, IA,  que es aún un área en desarrollo pero que tiene un gran potencial.

Tenemos que aceptar que la IA afectará muchas áreas de nuestra vida y trabajo, pero no abarcará todas ellas, aportará reducciones de costos en los procesos, pero para alcanzar el nivel de “machine learning” se requiere una gran cantidad de datos de elevada calidad antes de pensar en el diseño de algoritmos o involucrarse en proyectos que no siempre aportarán los resultados adecuados.

Aceptemos también que las nuevas tecnologías modificarán el panorama laboral y causarán grandes beneficios, así como también algunos impactos negativos, pero al final, es la decisión de las personas lo que determina el tamaño y tipo de consecuencias. Estas nuevas tecnologías están aquí para  liberar a las personas de trabajos rutinarios y aburridos, pero se requerirá de adquirir nuevos conocimientos y habilidades para poder agregar valor en este nuevo mundo.

Entendamos que al final las tecnologías se generalizarán,  por lo que estarán más accesibles y reducirán su costo de adquisición e implantación. La IA aportará grandes ventajas en  la detección de patrones y generación de resultados predecibles, pero esto requerirá del apoyo de las personas  para validar la calidad de los hallazgos.

Para mayor información consultar Truths, Half-Truths and Lies about Artificial Intelligence

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.