La importancia de la resiliencia

La resiliencia se ha vuelto una variable clave para construir cadenas de suministro competitivas.

Un estudio realizado por el Instituto de continuidad del negocio, BCI, encontró que el 50% de las empresas tienen planes insuficientes para cubrir impactos en su cadena de suministro originados por el COVID-19, esto implica que las organizaciones no están preparadas para reaccionar rápidamente y lograr una mitigación del impacto, el estudio también identificó que 85% de estas empresas están interesadas en desarrollar que poner en operación estrategias nuevas o que mejoren sus planes preexistentes.

Dentro de la cadena de suministro hablamos mucho de la visibilidad, pero generalmente nos referimos a la capacidad de conocer el comportamiento de la demanda real, sin embargo, conocer exactamente quiénes son y dónde se encuentran los proveedores es un tema fundamental para la continuidad de la operación. Si bien todo esto puede ser controlado mediante una hoja de cálculo, esto no permite un mantenimiento y un acceso en vivo de lo que está ocurriendo en los mercados en tiempo real.

Ante la imposibilidad práctica de llegar a la evaluación de los proveedores tier 2 y tier 3, las empresas tienen que asegurarse que sus proveedores y los proveedores de sus proveedores evalúan adecuadamente sus fuentes de suministro y cuentan con sistemas de monitoreo que permiten identificar activamente las posibilidades de interrupción de la cadena junto con un sistema proactivo de comunicación para el resto del ecosistema.

Conforme una organización entiende más las capacidades de su red de proveduría, puede tomar mucho mejores decisiones en todos los aspectos relevantes como disponibilidad, sostenibilidad, costo y capacidad de innovación, y esto se traduce en una mayor resiliencia.

Para entender de mejor forma la importancia de fortalecer la resiliencia de la organización tenemos que considerar estos 3 aspectos:

  • Las organizaciones ponen demasiado énfasis en aspectos que ocurrirán en el corto plazo y de bajo impacto.
  • La mejora de la resiliencia no tiene que implicar necesariamente un sobrecosto para la organización.
  • Si la organización no se vuelve más resiliente y tiene un mejor control sobre sus regulaciones y restricciones seguramente será castigada directa o indirectamente por el mercado.

Las últimas décadas han ofrecido una alta estabilidad para las organizaciones por lo cual el ambiente de negocio era relativamente previsible y los esfuerzos se concentraban en la búsqueda de la eficiencia. Cuando el enfoque se centra en la eficiencia se busca trabajar en los límites es decir, el menor costo, el menor tiempo de entrega, la menor redundancia ya que ante un ambiente estable todo esto puede ser clasificado como desperdicio. Modificar la visión de la organización hacia un ambiente más volátil implica la revisión de las estrategias y la estructura de toda la cadena de suministro.

Existen algunos mitos alrededor de la resiliencia que deben de ser aclarados para entender claramente los beneficios que ésta ofrece a la organización.

La resiliencia no elimina la volatilidad, debemos separar la volatilidad, que es una fluctuación predecible a lo largo del tiempo, del riesgo verdadero que se puede entender como un cambio adverso en una trayectoria y qué es lo que realmente daña a las organizaciones.

Tratar de entender la residencia a través de su impacto en la hoja de balance concentrándose en aspectos como apalancamiento y liquidez, la dimensión financiera, limita en gran medida las acciones que deben de tomarse para proteger otras 4 dimensiones relevantes para el negocio que son:

  • El impacto estratégico, que se refiere al comportamiento de la demanda como el ingreso y la utilidad a través de los diferentes flujos del negocio.
  • El impacto operacional, que incluye aspectos como la concentración y redundancia de proveedores.
  • El impacto tecnológico, que se refiere a la disponibilidad de las nuevas tecnologías, así como a la ciberseguridad.
  • El impacto organizacional enfocado principalmente a qué tan preparada está la organización para enfrentar crisis de una manera ágil.

Generalmente los impactos qué ocurre en el mercado son multi variables que requieren ser atendidos de forma simultánea

Otro fenómeno muy común que ocurre en las organizaciones es pensar que la resiliencia que funcionó en el pasado garantiza que está será adecuada en el futuro. La empresa debe evolucionar en su forma de responder a los diferentes escenarios que se presentan tomando en cuenta las 5 dimensiones antes mencionadas.

Construir la residencia del futuro no requiere sacrificar los resultados del presente. La resiliencia debe ser vista como una inversión que tiene asociado un costo de oportunidad por lo cual debe ser un elemento más a considerar dentro de las estrategias y las inversiones a la organización.

Construir resiliencia no es un proceso binario o “blanco o negro”, son una serie de decisiones que se pueden ubicar dentro del área gris y tienen por lo tanto asociado un riesgo. Desarrollar el nivel adecuado resiliencia demanda una combinación de visión de largo plazo, profundo entendimiento de la compañía y su industria y una alta dosis de creatividad.

Los siguientes 3 pasos ayudarán la organización a mantener a su resiliencia en una permanente evolución:

  • Evaluar las exposiciones al riesgo este la organización en base a datos sólidos que permitan conocer las mayores vulnerabilidades. Evaluar la posición de la empresa con relación a sus principales competidores y realizar modelos que permitan conocer los límites hasta los cuales puede ser estresada la operación
  • tener claridad sobre el nivel de riesgo que la organización está dispuesto a aceptar. Es necesario que toda la organización estoy de acuerdo sobre la tolerancia al riesgo que la empresa aceptará para tener una mejor definición de los planes de inversiones que deben ser realizados
  • Definir un claro plan para la construcción de la resiliencia basado en aprovechar las oportunidades del corto plazo con las inversiones de alta rentabilidad en el largo, texto demanda que los inversionistas entiendan la dirección que lleva la organización y estén dispuestos a soportar los esfuerzos requeridos.

Podemos afirmar que la volatilidad continuará en los mercados y como siempre presentará amenazas y oportunidades, sólo las organizaciones que construyan una resiliencia adecuada a sus mercados eran capaces de maximizar los beneficios y minimizar los riesgos asociados.

Para mayor detalle, consultar “Resilience and recovery: how to get back to normal faster” publicado por Avetta e ISM así como “Getting Business Resilience Right” publicado por Bain & Company.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.