Liderazgo compartido en la gestión de cadenas

Cuando hablamos de liderazgo en la cadena de suministro y el objetivo fundamental es optimizar todo el rendimiento de la cadena resulta complicado entender quién debe ejercer ese rol, ya que implicaría que el resto de los miembros de la cadena se sometieron a sus decisiones y esto no es lo que se pretende cuando se construye una relación colaborativa de largo plazo.

Ante este reto, es posible que tengamos que pensar en un enfoque diferente basado en un liderazgo compartido en donde los socios de una cadena compartan las responsabilidades de liderazgo.

El liderazgo Compartido involucra la participación de múltiples sliders que, dependiendo de su conocimiento, habilidades y destrezas asuman el rol conforme aparecen nuevos retos y requerimientos. mientras que el liderazgo formal enfatiza la necesidad de claros roles y responsabilidades, así como una línea de mando, liderazgo compartido enfatiza los roles informales y la dinámica para ejercer la influencia de múltiples individuos. El liderazgo se centra en una capacidad de influir por lo que cada persona es capaz de hacerlo clave es como desatar el potencial de la forma apropiada.

Liderazgo compartido no significa que cada quien haga lo que quiere, al contrario, el rol del líder es más crítico cuando se utiliza este enfoque. Algunos estudios demuestran que los equipos de bajo desempeño generalmente son administrados por un líder único dominante, mientras que los equipos de alto desempeño muestran un liderazgo más compartido entre los miembros del equipo. De hecho, las investigaciones muestran que todos los miembros un equipo de alto desempeño se involucran más e influirá sus contrapartes.

La implementación de un liderazgo compartido se puede lograr en 7 pasos:

  • Seleccionar a las personas adecuadas. Se requiere contar con personas que tengan la adecuada orientación para este tipo de posiciones, no es tanto una serie de conocimientos, habilidades o talentos, muchas de estas cosas se pueden aprender, se requiere tener el carácter adecuado. El aspecto más importante se refiere a dejar los egos a un lado y trabajar por el interés común.
  • Identificar los conocimientos, habilidades y talentos necesarios. Los individuos que ocupen estas posiciones deben estar adecuadamente preparados en el aspecto técnico a lo que hay que sumar una gran capacidad de escuchar al resto para ejercer el liderazgo. Se requiere ser respetuoso de las ideas y perspectivas de otros, así como estar dispuesto a compartir el liderazgo. La idea es sentirse confortable ejerciendo el liderazgo y siguiendo a otros, para lo que se requiere una mente abierta.
  • Crear una visión común. Cuando se comparten las metas se deben tener propósitos comunes con una sólida visión. La visión fomenta el sentido de pertenencia, el compromiso y la persistencia. La visión se debe crear de forma compartida y no imponerla desde la alta dirección.
  • Enfocarse en los valores centrales, con énfasis en el respeto mutuo y la confianza.  Recordemos que diferentes organizaciones pueden basarse en valores diversos por lo que unificar valores centrales ayudan a dar identidad al grupo. La ciencia demuestra que la confianza está ligada al éxito económico de las naciones y sociedades. La comunicación abierta es esencial para el libre flujo de ideas.
  • Tener claridad de los conocimientos, habilidades y talentos de cada miembro del grupo. Los miembros del equipo deben de saber a quien recurrir para que ejerza su liderazgo en situaciones particulares. Esto se conoce como “sistema de memoria transitiva” e indica el grado en el que una persona está consciente de quien tiene las mejores aptitudes para un tema en particular. Esto es esencial para que el líder del momento ceda la posición al más apto.
  • Adoptar la mejora continua. El enfoque principal debe ser sobre el aprendizaje más que sobre el desempeño inmediato. Atender el aprendizaje permite a la cadena absorber las variaciones del entorno, así como la rotación de personal. El aprendizaje no se abarca a los líderes, sino a todos los miembros de la cadena. Apoyando esto, las evaluaciones deben ser del tipo 360°. La evaluación no solo se centra en el desempeño, atiende el tema de aprendizaje y promueve el desarrollo permanente.
  • Recompensas compartidas. Para promover el trabajo en equipo se debe utilizar un modelo de ganancias compartidas que a partir de una línea base de productividad comparte las ganancias en productividad entre los participantes. La productividad es algo que está más en control de los miembros de la cadena de suministro que la utilidad, por lo cual es un mejor referente de desempeño.

Prácticamente cada persona es capaz de asumir responsabilidades de liderazgo y contribuir a las mejoras de una cadena, motivar esto con el conocimiento más relevante facilita su desarrollo. El liderazgo puede ser ejercido por clientes, proveedores y otros miembros de la cadena.

Desarrollar un liderazgo compartido en la cadena otorga una ventaja ya que es prácticamente imposible de copiar por la competencia. La pregunta que queda en el aire es ¿está tu organización lista para adoptar este nuevo modelo?

Para mayor detalle, y evaluar que tan listos estamos para este modelo, les recomiendo revisar “Supply chain management is NOT ENOUGH” escrito por Craig L. Pearce y Christina L. Wassenaar, publicado en Supply Chain Management Review, Julio/Agosto del 2020.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.