Mejorando la categoría de transporte

Los cambios ocasionados por el Omnicanal, requieren que el transporte cambie radicalmente su operación y que por lo mismo se modifiquen los criterios para la selección de este tipo de servicios.

Para algunas organizaciones, el transporte y la logística no son áreas que requieren estar alineadas con las estrategias o las metas del negocio, hay poco entendimiento del impacto de estas funciones sobre la operación en general del negocio y la capacidad de la empresa de tener clientes satisfechos.

En el nuevo mundo, la demanda por bajos costos y entregas inmediatas ha demandado nuevos modelos de trabajo para las cadenas de suministro. Esto requiere de una nueva operación de toda la cadena de suministro, que se enfoque en mayor visibilidad y control de todas las entidades y procesos.

Para que el transporte pueda maximizar sus contribuciones de valor a la cadena de suministro, es necesario que sea considerado desde la recepción de la orden, para asegurar la adecuada planeación y programación de todas las tareas que deben ocurrir en el almacén y en los procesos de embarque asociados con la preparación del pedido, y todos los documentos que lo acompañan, que serán generados por múltiples áreas como comercial, finanzas y calidad.

Se estima que las empresas, dependiendo de su giro, gastan entre el 3% y el 7% de su venta en transportación, por lo que es esencial que la tarea se realice con el menor costo posible y la mayor alineación con las estrategias y objetivos del negocio. Para esta tarea es indispensable el apoyo en tecnología como los Sistemas de Gestión del Transporte, TMS, que según algunos estimados, puede ayudar a reducir el costo del transporte en un 8% en promedio.

Pero el objetivo de implementar un TMS va más allá de los ahorros que la plataforma puede ofrecer, busca mejorar la toma de decisiones con información en tiempo real que beneficien tres área claves, la reducción de riesgo, un mejor control operativo y la mejora de la eficiencia general de la organización. La entrega de productos conlleva el riesgo de perder un cliente cuando no se cumplen los compromisos contraídos. El transporte es una categoría que presenta importantes restricciones en ciertas temporadas del año debido a condiciones climáticas o de picos de demanda, por lo cual requiere de una planeación a mediano plazo que garantice el flujo continuo de medios de transporte al menor costo posible.

El oportuno acceso a datos internos y del mercado, son clave para la operación de cualquier área, pero esto tiene gran relevancia en el transporte cuando se suman presiones comerciales como la reducción de costo, la mejora del servicio y una operación sostenible que busca reducir el impacto negativo del transporte en el medio ambiente.

Cuando el cliente espera entregas el mismo día, los procesos manuales tradicionales no funcionan, no podemos esperar que se contacte vía telefónica a diferentes proveedores de transporte para verificar tarifas y disponibilidad y a partir de ahí decidir la mejor opción de entrega para cada pedido, estos procesos deben ser automatizados y optimizados para mantenerse competitivo.

La entrega es algo tan importante que puede ser definida como el “nuevo momento de verdad”, que es cuando el cliente juzga la calidad del servicio que toda la empresa le brinda. El primer momento es cuando el cliente encuentra la solución a nuestros problemas, generalmente en la red y en un tiempo de entre 3 y 7 segundos, a partir de ahí, el segundo momento relevante es la complejidad que enfrenta el cliente para adquirir el producto, pero todo esto tendrá sentido real cuando la entrega sea completada de acuerdo a las condiciones prometidas y el cliente reconozca el valor de la marca, o posiblemente se le pierda para siempre.

Es claro que el transporte ha sido otra de las áreas impactadas por el efecto Amazon, por una nueva forma de hacer negocio que coloca al cliente en el centro de la experiencia y se enfoca en satisfacer sus necesidades y expectativas. El impacto de esto va más allá del punto de venta, requiere de una transformación total como lo declaró P&G en 2018, al invertir billones de dólares para rediseñar su red de manufactura, almacenes y oficinas para poder entregar el 80% de sus productos en 24 horas en cualquier tienda.

Confirmando nuestra idea inicial, un estudio de la empresa Adelante SCM, a ejecutivos de transporte, identificó que 57% lo ven como un centro de costo y solo 34% lo consideran un arma competitiva.

El transporte es un elemento vital en la búsqueda de mantener el balance perfecto entre 3 variables clave del negocio, el tiempo de respuesta, la calidad de la experiencia del cliente y todo esto bajo una adecuada rentabilidad financiera.

La tecnología asociada al transporte debe aportar como valor:

  • Visibilidad global punta a punta de las operaciones
  • Flexibilidad para expandir los medios de transporte y optimizarlos
  • Construir una red digital que conecte a los socios de negocio
  • Una red que rápidamente se adapte a las oportunidades del mercado

Cuando el transporte se opera basado en la experiencia del cliente, se fomenta la integración de las redes, se utilizan entregas directas basadas en claros análisis de inventarios, se flexibilizan los servicios y se buscan nuevas formas de generar valor para el consumidor final.

Un estudio de la empresa Descartes, identificó como los tres principales retos actuales:

  • La reducción de costos, 88%
  • Lograr un mejor desempeño de entregas a tiempo, 50%
  • Reducir los tiempos de entrega 42%

Para esto, se debe lograr considerando la escasez de operadores, 65%, los clientes más demandantes, 33% y los costos de los consumibles, 33%.

Las áreas en la que los transportistas están centrando sus esfuerzos de mejora son:

  • Planeación de rutas
  • Despacho y rastreo
  • Manejo de citas para entregas
  • Desempeño de los operadores

La categoría seguirá evolucionando por lo que hay que estar atentos a los cambios y trabajar de cerca con los proveedores en el desarrollo de sus nuevas competencias debe ser una tarea de alta prioridad en los proyectos de compras.

Para mayor detalle les invito a consultar los siguientes documentos: The business case for transportation management, publicado por Transplace, Delivery: “The new moment of truth” y “2019 Fleet Management Benchmark Survey”, ambos publicado por Descartes

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.