Mejorando la planeación y los inventarios

Ante la incertidumbre de la demanda, cada vez es más compleja la planeación de los productos así como la disposición de los productos terminados que se acumulan en los almacenes y los puntos de venta si poder ser desplazados por diferentes motivos.

El ebook “Six capabilities every manufacturer needs”,  publicado por Logility, atiende un tema relevante para la eficiencia de las cadenas de suministro, el uso de sistemas integrales de planeación.

Basado en un estudio de Aberdeen, el ebook nos presenta los 3 retos más importantes  para la administración de las cadenas de suministro:

  • El crecimiento de los costos de la cadena, 61%
  • Las demandas del cliente por entregas más rápidas y precisas, 60%
  • El incremento en la volatilidad de la demanda, 59%

La primera capacidad que tiene de desarrollar la empresa es la segmentación de la demanda en base al volumen y la volatilidad de la demanda. Las estrategias básicas son:

  • Bajo volumen – Alta volatilidad: Debido a lo difícil de predecir se debe resolver con estrategias de inventario.
  • Bajo volumen – Bajo volatilidad. Apoyarse en modelos estadísticos para estimar la demanda.
  • Alto volumen – Alta volatilidad. Mejorar los procesos colaborativos de planeación.
  • Alto volumen – Baja volatilidad. Utilizar un pronóstico base y soportarlo con promociones.

La segunda capacidad es mejorar la capacidad de la empresa de pronosticar el ciclo de vida de los productos. El método de pronóstico a utilizar en las diferentes fases del ciclo de vida es diferente por lo cual es importante entender la etapa de madurez de cada producto.

El trabajar en una planeación basada en escenarios es la tercera capacidad relevante.  Poder planear bajo la premisa de “qué pasaría si”, permite evaluar el impacto de las decisiones y preparar estrategias contingentes para evitar riesgos y responder más oportunamente que la competencia a los cambios del mercado.

La cuarta capacidad se enfoca en la operación de un proceso de planeación de ventas y operaciones S&OP, o de su hermana la planeación integral del negocio, IBP, ya que ambos procesos ayudan a sincronizar la operación de las áreas clave del negocio y alinear los esfuerzos para la ejecución de las estrategias y las decisiones relevantes como: Contratar personal, comprar nuevos equipos, construir nuevas instalaciones, desarrollar nuevas alianzas, lanzar nuevos productos o atender nuevos mercados.

Fortalecer el proceso de la administración maestra de datos, es la quinta capacidad ya que los nuevos modelos de planeación y avanzada y optimización requieren de una muy elevada calidad y consistencia de los datos.

A partir de una mayor calidad en la recolección y gestión de los datos, las empresas pueden adquirir la sexta capacidad que es el uso de analítica avanzada como un soporte para poder reducir los costos y al mismo tiempo satisfacer las demandas cada vez más exigentes de los clientes.

Mejorar la planeación no es una ventaja competitiva, es un requisito para poder sobrevivir en un mercado global altamente competitivo y es un elemento clave para mejorar el trabajo colaborativo con los proveedores y el desarrollo de estrategias de suministro efectivas.

Otro tema relevante en las cadenas de suministro modernas son los inventarios que no han sido posible vender y que impactan fuertemente en el flujo de efectivo, al servicio al cliente y la correcta operación de los almacenes. Para este tema, la publicación “Unsaleables 101” publicada por FMI, GMA y Chep, resulta de gran interés por su propuesta de mejores prácticas para atender este problema relevante.

Se estima que en el mercado de los CPGs (Consumer Packaged Goods), alrededor del 1.2% de los productos nunca llegan al consumidor final por estar dañados, expirados o descontinuados, lo que puede representar aproximadamente unos 15 billones de dólares al año.

Las mejores prácticas para atender este tema se pueden dividir en tres grandes grupos y algunas de las mejores prácticas que se están utilizando son:

  • Prácticas colaborativas
    • Planeación y revisión con los socios comerciales
      • Notificar con suficiente tiempo cuando un producto se descontinuará para dar tiempo de ajustar los patrones de compra.
      • Otorgar créditos a los clientes por productos que llegan dañados.
      • Apoyarse en terceros para medir los productos con potencial de no ser vendidos y definir acciones.
      • Pedir a los clientes retroalimentación sobre productos y empaques de productos que pueden ocasionar que se vuelvan en difícil de vender.
    • Gestión de la vida de anaquel.
      • Durante el desarrollo del producto se debe validar la verdadera vida de anaquel de los nuevos productos.
      • Cumplir con las prácticas de FIFO al embarcar los productos.
      • Tener procesos para revisar las caducidades de productos en el almacén.
      • Usar incentivos financieros para manejar los “no vendibles” en almacenes y piso de venta.
      • Aplicar descuentos a productos con corta vida de anaquel.
    • Prácticas de manufactura
      • Validar el desempeño del empaque y la unidad de carga.
        • Los empaques deben ser probados a lo largo de todos los movimientos que ocurren dentro de la cadena de suministro.
        • Evaluar y actualizar periódicamente los métodos de paletización, estabilidad de carga, carga y emplayado.
        • Monitorear los daños en las entregas con clientes seleccionados.
      • Etiquetado de los paquetes
        • Marcar claramente en el exterior del empaque las fechas de caducidad.
        • Mostrar información en varias caras del empaque.
      • Prácticas en los mayoristas y detallistas
        • Recepción
          • Indicar con claridad la forma de sujetar los empaques y como interpretar los símbolos mostrados en los empaques.
          • Verificar y registrar fechas de caducidad en el momento de la entrada del producto.
          • Separar producto dañado en la entrega.
        • Compartir datos a nivel UPC y POS
          • Alinearse con estándares como los generados por GS1.
          • Realizar auditorías a los resultados de las promociones y compartirlas con los socios comerciales.
          • Notificar a los puntos de venta cuando reciben material con corto tiempo de vida de anaquel.
          • Apoyarse en la información del POS, y no en la historia, para determinar cantidades a promocionar.
        • Rotación y exhibición
          • Ser flexible en los mínimos de compra para nuevos productos en diferentes niveles de la cadena de distribución.
          • Claras instrucciones en el armado de los exhibidores de promoción.
          • Tener una cuenta contable para daños causados durante la distribución.
          • Contar con un proceso para verificar que las cantidades adecuadas de productos son exhibidas para la promoción y asegurase que no se dejen dentro del almacén o se exhiban demasiado tarde en relación a su promoción.
          • Evaluar el adecuado manejo de los exhibidores.
          • Conocer la velocidad con la que se mueven los productos en las diferentes ubicaciones y actuar acorde a esto.

Como se puede observar, las acciones son de diferentes alcances y complejidades pero el atenderlas oportunamente hace la diferencia en la calidad del inventario de productos terminados.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.