Mitos y realidades en suministros

Los mitos son parte de cada profesión y organización, evolucionan y curiosamente también se reciclan con el tiempo, pero si no se analizan y desechan adecuadamente, pueden inhibir el crecimiento de las funciones generando costos y obstáculos innecesarios.

Alrededor de toda profesión existen mitos que se van construyendo con el tiempo y que se vuelven parte de las creencias cotidianas, por lo cual es conveniente darles cada cierto tiempo una revisada y cuestionar su validez.

Iniciaremos analizando 6 mitos con relación al trabajo dentro de la  cadena de suministro y explicando la realidad detrás de la creencia :

  • La gestión de la cadena de suministro es algo aburrido: Desafortunadamente la cadena de suministro carece de glamour de otras áreas de la organización, como pudieran ser mercadotecnia o finanzas, sin embargo, en los últimos años se ha comprendido el rol estratégico de la cadena de suministro dentro del negocio su rol crítico así como el contacto permanente con otras de las funciones esenciales como ventas o finanzas. Lo que es claro, es que los que trabajan en la cadena de suministro saben que cada día se presenta una nueva sorpresa y que permanentemente tienen que estar aprendiendo un poco de todo para enfrentar a los nuevos retos.
  • Se necesitan estudios de ingeniería para ser parte de la cadena de suministro. La amplitud de los temas tratados en la gestión cotidiana de la cadena de suministro demanda de muchos tipos de especialidades y diferentes tipos de liderazgo. El creciente uso de la analítica, demanda expertos en análisis numérico, como el que proviene de los matemáticos o los actuarios, la necesidad de desarrollar ampliamente una inteligencia emocional para interactuar al interior y al exterior de la organización da cabida a personas con formación humanista. Tal vez lo que más requiere el área es de líderes comprometidos capaces de entender el impacto de sus decisiones sobre los resultados del negocio.
  • Las nuevas cadenas de suministro confían más en la automatización que en el uso de personas. Si bien es cierto que una gran cantidad de tareas repetitivas que se hacen cotidianamente en el área serán ejecutadas en el futuro cercano por sistemas autónomos, la flexibilidad y adaptabilidad de los seres humanos es crítica cuando se habla de cadenas de suministro en constante cambio. La eficiencia que proporciona la tecnología debe ser explotada al máximo, pero la capacidad de analizar situaciones complejas es aún del dominio de los seres humanos y siguen siendo un elemento crítico
  • En la cadena de suministro lo que importan son los datos y no las conductas. El adecuado manejo de los datos permitirá a los colaboradores de la cadena de suministro tomar decisiones informadas, los datos nos permiten tener una mejor imagen de las cosas, pero no siempre son capaces de contarnos la historia que hay detrás de la información, y es ahí donde la capacidad para manejar la complejidad y desarrollar la creatividad abre un lugar a las personas. El profesional en cadena de suministro siempre quiere saber más, pero necesita entender que pasa detrás de los datos y eso sólo se consigue con la experiencia. Los datos permitirán hacer un mejor uso de la ciencia, pero considerando que la cadena de suministro no es un proceso exacto, se requiere también del arte que proporcionan las mentes analíticas y disciplinadas.
  • Reducir el costo es la primera tarea de cualquier cadena de suministro. El enfoque esencial de una cadena de suministro gira alrededor de dos conceptos fundamentales, reducir el desperdicio y mejorar la eficiencia, por lo cual, en algunas situaciones incrementar los costos podría tener sentido si esto impacta favorablemente en los resultados del negocio en el mediano y largo plazo. Los incrementos en costos en muchas ocasiones ayudan a resolver problemas mayores y esto permite a la empresa lograr una mayor satisfacción de sus clientes. El costo sólo deberá ser una variable en conjunto con las mejoras de la eficiencia y la satisfacción de los clientes.
  • Las empresas contratan conocimiento. Si bien es cierto que las organizaciones desean contar con personal altamente preparado, tenemos que reconocer que, para las posiciones iniciales, lo que se busca es potencial y compromiso. El área requiere desarrollar nuevos talentos que tengan amplias habilidades para aprender, de comunicación y que mantengan una actitud positiva para hace enfrentar a escenarios inciertos que demandan de tolerancia, innovación y gestión de riesgos.

Específicamente en el tema de las compras, algunas organizaciones han recurrido a formar organizaciones de grupos de compra, GPOs, con la cual buscan mejorar el gasto y la exposición al riesgo de sus organizaciones, sin embargo, estos grupos enfrentan algunas barreras construidas en base a mitos que se conforman dentro y fuera de las organizaciones, específicamente analizaremos y daremos respuesta a 5 de ellos:

  1. Las necesidades y metas de mi organización sus únicas por lo cual no pueden ser satisfechas mediante el trabajo en una GPO. Cuando una de estas organizaciones es constituida de forma adecuada, se trabaja dentro de un marco flexible que permite a los miembros disfrutar los beneficios generales, sin perder la capacidad de negociar algunas opciones específicas acordes a sus necesidades.
  2. Nuestro equipo puede lograr grandes ahorros en algunas categorías de manera independiente. Si bien esto puede ser cierto, el participar en un grupo permite crear otro tipo de valores que complementan los ahorros en costo. La forma en la que se construyen relaciones con los proveedores, asegura un mejor desempeño y la entrega de un valor sostenible, además el tiempo que se ahorra trabajando en grupo puede ser invertido en otras acciones de mayor importancia.
  3. El trabajar dentro de un GPO le quitará al área de compras relevancia dentro de su organización. Esto generalmente es lo contrario, el grupo se convierte en una extensión de la organización y esto le permite ampliar su grado de control y mejorar su relevancia, las mejoras en la eficiencia y la efectividad de la operación se ven reflejadas directamente en el costo total de propiedad, menores tarifas y en el mantenimiento y mejora de la calidad
  4. La única forma de garantizar que se recibirá un ahorro es organizando individualmente un proceso de licitación. Claramente participar en un grupo incrementa el poder de compra, lo que se traduce en mejoras en precios, entregas y gestión del riesgo. La combinación del conocimiento de los miembros hace que mejore la decisión de compra el enfoque en los costos se transforma en una permanente búsqueda de valor
  5. Lograr ahorros es importante, pero trabajar con los proveedores líderes en el mercado es más importante como trabajar en un grupo sólo traerá proveedores de bajo costo que no cumplen nuestros estándares. La filosofía que se debe construir dentro del grupo de compras es hacia el costo total, trabajando exclusivamente con socios de negocios que sean capaces de proveer la calidad adecuada al menor precio. El enfoque de negociación debe ser de socios de negocios donde se trabaja colaborativamente con los proveedores para impulsar procesos de mejora continua e innovación.

Cuestionar nuestros paradigmas y replantear los mitos debe ser un trabajo permanente en un mundo que demanda nuevas formas de trabajo y nuevos niveles de desempeño.

Para mayor información les recomiendo consultar “5 supply chain myths-busted” escrito por Tamara Chapman,  así como también “GPO myths busted”, publicado por OMNIA Partners.}

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.