Nuevos planes de Categorías

Los cambios en los mercados ocasionados por el Covid-19 presentan nuevas amenazas y oportunidades a las diferentes categorías de compras por lo cual se requieren ajustar sus planes asociados para adaptarlos a la nueva realidad.

En “Why it’s time to rewrite category plans” CASME, los especialistas en Compras Indirectas, nos hacen reflexionar sobre la necesidad de revisar los planes de categorías de compras ante los cambios en los mercados.

Mucho se ha hablado de como el COVID-19 aceleró muchos de los procesos que ya se venían gestando en la administración de las cadenas de suministro y en especial en los abastecimientos, todo esto abre una ventana de oportunidad para invertir con mayor celeridad en la transformación de la tecnología y la gente del área.

Algunos de los factores más relevantes a considerar dentro de este cambio son:

  • Los proveedores enfrentan grandes retos, algunos, la minoría, para responder a una demanda en exceso y otros, los más, para sobrevivir ante una caída del consumo.
  • En algunas categorías de la empresa las demandas se han disparado, EPP, y en otras han desaparecido, viajes.
  • Los flujos de efectivo se han desbalanceado en la mayoría de las organizaciones.
  • Los clientes esperan un apoyo inusitado por parte de los proveedores.

La incertidumbre que rodea el fin de la pandemia y la consolidación de una nueva realidad tampoco ayuda a mejorar la calidad de los pronósticos y todos los planes asociados, por lo que tenemos que usar las lecciones que nos ha dejado esta crisis y enfocarnos en la resiliencia y la flexibilidad como herramientas esenciales para sobrevivir.

Algunos aspectos que los líderes de categoría deben considerar para mejorar la calidad de sus planes en el presente y para el futuro cercano son:

  1. Mayor involucramiento con los interesados. La crisis ha motivado que las organizaciones conozcan más a detalle los retos y las necesidades de otras áreas de la organización con las que se interactúa cotidianamente. Hacer más con menos, responder a necesidades inesperadas o desarrollar nuevas soluciones a viejos problemas son experiencias que acercan a los miembros de una organización. Cuando el comprador habla el lenguaje de sus clientes y de las áreas de soporte, aumenta su influencia y credibilidad. Mapear a los afectados y entender su nivel de poder e influencia permite construir una tierra en común que fortalece el trabajo en equipo.
  2. Reclasificación de los proveedores. La clasificación de los proveedores seguramente ha sido alterada por los cambios en la demanda y las opciones de suministro, los gastos cambian y los riesgos asociados evolucionan por lo que la criticidad se modifica. Se debe conocer claramente la ubicación de los sitios de suministro y las opciones disponibles para ajustar los planes de categoría acorde a la nueva disponibilidad. El mapeo debe abarcar más allá de los proveedores directo y llegar hasta el punto en donde se pone en riesgo la continuidad del suministro de los bienes y servicios estratégicos.
  3. Apoyar a los proveedores. La supervivencia de la empresa depende de la de sus proveedores críticos, por lo cual entender claramente su posición financiera y su desempeño es esencial. Se deben revisar los flujos financieros de los proveedores y considerar esto en las decisiones de pago, así como también revisar si se deben relajar ciertas exigencias durante una etapa de recuperación, siempre y cuando no se afecte el valor generado.
  4. Consolidar proveedores. Una opción es el consolidar proveedores en zonas de menor riesgo, esto además ayuda a reducir los costos logísticos y los tiempos de entrega. Este aspecto debe ser evaluado considerando el peligro asociado con concentrar el suministro en pocas fuentes.
  5. Colaborar con la competencia. Bajo ciertas condiciones, resulta favorable trabajar con empresas competidoras para enfrentar enemigos comunes. Las categorías de indirectos presentan menos conflictos para esta sugerencia.
  6. Entender el riesgo. El rol crítico de compras para la continuidad del negocio ha ayudado a que la empresa entienda mejor el impacto del área en este tema, así como en el de la sostenibilidad. Se debe buscar la resiliencia en todos los aspectos de la organización.
  7. Usar la gestión de la relación con los proveedores. El SRM es una herramienta clave para crear una adecuada comunicación entre los proveedores y los usuarios. Los programas de gestión de la relación con los proveedores se volverán más frecuentes y con una más robusta segmentación.
  8. Comprometerse con la sostenibilidad. No apegarse a la sostenibilidad es un gran riesgo para las empresas, por lo que todas las compras deben atender temas relativos a la logística, las instalaciones, los aspectos de las relaciones laborales, la seguridad de los datos y los requerimientos legales. Analizar opciones de suministro locales para reducir riesgos y contribuir a la comunidad es otra gran oportunidad propia de estos tiempos.
  9. Analizar adecuadamente el costo con relación a la calidad y la oportunidad en la entrega. La presión por reducir costos será muy grande debido a los recortes en los presupuestos, pero es claro que no se debe poner en riesgo la calidad y los tiempos de entrega.
  10. Investigar, investigar e investigar. La turbulencia de los mercados demanda estar al tanto de todos los movimientos de los mercados para identificar faltantes y de los proveedores para identificar oportunamente insolvencias. También debemos entender los movimientos de los consumos y entender nuestra posición ante los proveedores para lograr un trato de cliente preferido.

Los compradores deben destacarse en este momento contando con estrategias de categorías realistas y adecuadas para el valor que demanda en diferentes momentos la organización.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.