¿Se han cumplido las tendencias en las Cadenas de Suministro?

Revisemos como 10 tendencias identificadas en el 2013 se han cumplido dentro de las cadenas de suministro aun tomando en cuenta los efectos de la Pandemia.

Revisando algunos archivos, tropecé con un artículo llamado “10 Supply Chain Trends for the Next 10 years” escrito por Sumantra  Sengupta, en el ya para muchos lejano 2013, y decidí revisar qué tan certeras eran sus 10 predicciones ocho años después.

El autor de nuestro artículo habla de que fue inspirado después de revisar un libro llamado “Corporation 2020” así como también por el proyecto del MIT llamado SCM2020, estas dos menciones al año 2020 lo hicieron más atractivo para su revisión.

La primera tendencia es que las cadenas del servicio se volverían más importantes que las cadenas de productos. El autor afirma que los servicios de preventa y postventa asociadas con las actividades de la cadena de suministro será un gran diferenciador para las empresas exitosas, sobre aquellas que se centren únicamente en el producto. Creo que esta tendencia es clara en el mercado y que las organizaciones se centran hoy en vender experiencias o soluciones y no solamente productos, que los nuevos consumidores evalúan muchos aspectos más allá de sólo el producto al considerar los servicios como a la garantía, la velocidad de respuesta o las opciones para adquirir el producto.

Las compañías necesitarán reportar ampliamente sus externalidades en la cadena de suministro fue planteada como la segunda tendencia y se refería a que las empresas necesitarán reportar claramente sus impactos de sostenibilidad como puede ser la huella de carbono. El artículo afirma que los consumidores demandarán transparencia sobre estos impactos como lo hacen hoy sobre los contenidos de los productos. Si bien no hemos llegado al extremo de que las empresas publiquen su impacto ambiental generado al producir cada producto en la etiqueta de éste, la tendencia es clara y la sociedad demanda cada vez más transparencia en los impactos sociales como ambientales y económicos de las organizaciones.

Las cadenas de suministro se deben diseñar para servir a la base de la pirámide. Considerando que la mayor parte de la población se encuentra ahí. Hace sentido que las organizaciones se enfoquen en este sector bajo un enfoque diferente basado en el uso de costos objetivos que le permiten ser atractivo para esa población. Realmente me resulta difícil evaluar esta predicción, aunque creo que las empresas están mejorando radicalmente su segmentación de mercado y existen empresas dedicadas exclusivamente a atender las necesidades de la base de la pirámide.

La cuarta tendencia se refería a reconocimiento en el trabajo y que los trabajadores se convertirían en recursos globales. Partiendo de la base de que gran parte del trabajo realizado por el personal de cadena de suministro se enfoca en el análisis, la planeación, la adquisición o el adquirir servicios, estas tareas pueden ser realizadas en cualquier geografía sin necesidad de estar exactamente en el lugar donde se realizan las actividades. Este fenómeno ya venía creciendo apoyado por las nuevas tecnologías que permiten manejar mayor cantidad de información en tiempo real pero claramente fue impulsada por las restricciones ocasionados por la pandemia del Covid-19.

La gestión de la cadena de suministro tendrá una certificación estándar similar a la que se usa con los contadores. Esta es posiblemente la tendencia que menos ha avanzado de las 10 mencionadas por el autor. Dentro de su visión, las asociaciones que promueven el conocimiento en cadena de suministro estandarizarían la base de conocimiento y los profesionales del área tendrían que realizar una serie de exámenes para obtener una licencia que les permitiría trabajar en el área.

Los cortos ciclos de vida de los productos determinarán el número y la naturaleza de las cadenas de suministro. Ya desde el 2013 se identificaba que los ciclos de vida de los productos serían cada vez más cortos, por lo tanto, el cambio permanente en los productos demanda el realineamiento constante de las cadenas de suministro y esto fuerza que las empresas tengan tantas cadenas de suministro como productos diferentes en su ciclo de vida tengan en su portafolio. Creo que la tendencia es clara y muchas organizaciones han recurrido a la tercerización de parte de las operaciones para poder responder a esta multiplicación de cadenas de suministro.

Alineada con la tendencia anterior, se planteaba que la microsegmentación será la clave para el éxito. Todos los esfuerzos que actualmente se realizan en aplicaciones como los CRMs o el análisis de las redes sociales conduce al sueño dorado de crear una relación 1 a 1 o los llamados micro segmentos. A partir de la idea que las cadenas de suministro son guiadas por la demanda y de que la entrega directo al consumidor ha modificado las redes tradicionales de comercialización al consumidor final, podemos considerar que esta tendencia se está cumpliendo.

La octava tendencia definida por Sengupta hablaba de que la tecnología para apoyar la gestión de las cadenas de suministro sería consumida principalmente bajo el modelo de software como servicio, SaaS, que implica que las organizaciones sólo pagan por los recursos que utiliza y se eliminan los gastos asociados con implementación como el mantenimiento o la infraestructura asociada. En el mercado existen cada vez más ofertas basadas en estos modelos sin embargo creo que aún no es la solución más utilizada y esto es posiblemente resultado del crecimiento de nuevas tecnologías para las cuales aún no se han definido ciertos estándares de operación específicamente soluciones tipo IoT o blockchain.

La novena tendencia se refiere a que las organizaciones harán mucho mejor uso de la información contenida en las redes sociales. La idea básica del autor es que las empresas ganadoras serían capaces de recibir, procesar y actuar en base a la información que se analice dentro de las redes sociales. Las grandes mejoras en el manejo de datos no estructurados y el poder del consumidor a través de las redes sociales resulta ser hoy un elemento clave para el éxito de las organizaciones.

La inteligencia artificial será parte de las actividades cotidianas de las cadenas de suministro fue la décima tendencia identificada por Sengupta en el 2013 y que prácticamente 8 años después podemos decir que está en proceso de convertirse en una realidad y que seguramente para el 2023 esto será totalmente cierto. Ya desde esa época, se visualizaba que los principales obstáculos para el crecimiento de la inteligencia artificial radicarían en los algoritmos en la retención del conocimiento.

Estas 10 tendencias fueron en su momento validadas con ejecutivos de cadena de suministro los cuales marcaron como las más relevantes las siguientes:

  • La evolución de las cadenas de productos a cadenas de servicios
  • La necesidad de adaptar las cadenas al ciclo de vida de los productos
  • La microsegmentación del mercado

Estas 3 tendencias recibieron una calificación mayor al 80% y creo que sin lugar a dudas han resultado ser las 3 de mayor crecimiento y utilidad en la evolución de las cadenas actuales.

Las 3 tendencias fueron calificadas como las más complejas en su ejecución fueron:

  • La evolución de las cadenas de productos a cadenas de servicio
  • La necesidad de adaptar las cadenas al ciclo de vida de los productos
  • La traducción de la inteligencia artificial

Resulta interesante identificar que dos de las tendencias más relevantes eran también las dos más complejas para su implementación y a pesar de esto, las organizaciones se han movido en esa dirección lo mismo que está ocurriendo con esta rápida adopción de la inteligencia artificial.

Para que este comentario no se quede ubicado en el pasado, un artículo publicado por CPO Raising llamado “Which future of work transformations will become permanent in a post-pandemic world?”  estima que la flexibilidad será el valor fundamental en el trabajo del futuro como resultado de la transformación hacia el trabajo remoto generada por el covid-19 y esto se alinea con la cuarta predicción de nuestro análisis. Esta flexibilidad implica:

  • Las empresas deberán adaptar el talento que se requiere para cada nueva iniciativa, esto implica una correcta selección de los participantes, así como también la forma en que interactuarán entre ellos y realizaron el trabajo
  • Las preocupaciones por la salud y la seguridad del trabajador se mantendrán presentes y los tradicionales horarios de trabajo tendrán que ser modificados para ser sustituidos por un enfoque hacia los resultados y los tiempos de respuesta, más que la cantidad de horas dedicadas al trabajo.
  • La mayoría de los trabajos podrán ser realizados de forma remota a través de plataformas digitales, pero deberán estar ligadas a indicadores claros de productividad que garanticen que las organizaciones están cumpliendo con sus objetivos dentro de los tiempos y costos planteados.

El futuro del trabajo en general es aún incierto, la forma en que los profesionales de la cadena suministro trabajarán no es la excepción, pero es claro que el incremento de velocidad en la adopción de nuevas tecnologías ocasionados por la pandemia, como los RPAs, será un catalizador para nuevas formas de trabajo y alcanzar nuevos niveles de productividad laboral.

Discuss this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.